Luego de empatar por 2-2 durante el partido y el suplementario, Croacia se impuso a Rusia por penales y se metió en semifinales de un Mundial por segunda vez en su historia.

Por Jorge Baldino (@indioBaldino10)

Las cámaras enfocan a Davor Zuker: se lo ve feliz al goleador del Mundial de Francia 1998, en el que convirtió 6 tantos. En ese torneo, Croacia logró su mejor clasificación histórica en una Copa del Mundo: salió tercero. Ahora, el ex delantero mira los partidos desde el palco, en su rol de Presidente de la Federación de Fútbol de Croacia.

El equipo balcánico comenzó abajo en el marcador, luego del gran gol del ruso Denís Chéryshev a los 31 minutos de la primera etapa, aunque 8 minutos después pudo empatar el marcador por el tanto convertido por Andrej Kramarić, de cabeza. El trámite del partido siguió siendo muy parejo durante el segundo tiempo y no tuvo demasiadas opciones de gol, salvo un disparo de Iván Perišić que dio en el palo y recorrió toda la línea, sin que nadie la pueda empujar.

Croacia se puso en ventaja a los 10 minutos del primer tiempo suplementario, de la mano de uno de los jugadores más regulares del torneo: el defensor Domagoj Vida, quien de cabeza decretó el 2-1 y parecía ponerle fin al resultado. Pero el local, con mucho coraje y el empuje de su gente, llegó al empate a solo 5 minutos del final del partido, gracias al cabezazo (¡otro más!) de su lateral derecho Mario Fernandes brasileño nacionalizado ruso.

En la tanda de penales apareció nuevamente, al igual que contra Dinamarca en octavos de final, la figura del arquero croata, Danijel Subašić, que le atajó el suyo a Fiódor Smól. También erraron Fernández y Mateo Kovasic. El último disparo lo ejecutó Iván Rakitić, con la calidad que lo caracteriza, para poner cifras finales y decretar el 4-3 que le dio el pasaje a las semifinales.

Croacia jugará el miércoles 11 contra Inglaterra en el Estadio Olímpico Luzhnikí, en Moscu, una de las semifinales de esta Copa del Mundo Rusia 2018. De ganar, se convertirá en su mejor participación en los mundiales. Y Zuker seguirá feliz.

Your email address will not be published.