35 AÑOS DESPUÉS


Te van a mandar a la guerra. Si, te van a mandar aunque seas un chico.
Te van a mandar a la guerra, aunque no sepas usar un fusil.
Te van a arrebatar de tu casa y de tu familia. Quizá no los vuelvas a ver, ni ellos a vos.

Por Estefanía Villalba

Te van a mandar a tierras heladas, heladas de verdad. Pero sin el abrigo apropiado, sin comida, y sin un uniforme para cambiarte ese, que está mojado hace días.

Quizá, además del frío y el hambre, de las armas que no funcionan, de haber visto la muerte más cruda, de estar en las peores condiciones físicas y mentales, del terror de la guerra… quizá te maltraten un poco -un poco más-. Sí, los que tienen tu mismo uniforme y dicen defender a la misma Patria. Quizá te dejen estaqueado en el suelo helado, para demostrar no sé muy bien qué. Quizá te escondan la escasa comida que llega, quizá te obliguen a decir en las cartas que estás bien.

Y cuando vuelvas… si corriste con esa suerte, te van a ser indiferentes. Te van a ocultar, te van a esconder. No te van a ayudar, ni a darte la asistencia que necesitas. Y ahí, vas a ver a la muerte de cerca, otra vez. La tuya o la de un compañero, más de 400 veces.

Pero va a haber personas, muchas personas, que te van a reconocer como un héroe. Que te van a dar las gracias, porque siendo un pibe defendiste nuestro suelo y nuestra bandera, con orgullo y con valor (regresando o no). Y te van a pedir perdón, por todo lo que tuviste que pasar. Que van a levantar monumentos, van a nombrar calles, van a pintar paredes que hablen de vos, apoyando la lucha, porque esto sigue.

Estas personas, 35 años después de la Guerra, te decimos: perdón y gracias.

35 años después.

Your email address will not be published.