ANDRÉS BURGO: “LOS MEDIOS QUIEREN HACER PERIODISMO SIN PERIODISTAS”


Desde la adolescencia su vida estuvo marcada River Plate, y su labor periodística lo acercó aún más al equipo de sus amores. Autor de la “Final de nuestras vidas”, “Ser de River”, “El partido” y “El último Maradona”, no se describe como maradoniano y explica: “La vida del Diego es “tan rica” que ofrece mil cosas para escribir, y como periodista deportivo era obvio que en algún momento iba a ir por ahí”. Además, da su visión sobre el rol empresarial en los medios, las autoridades del fútbol argentino y el impacto en la sociedad.

Por Agustín Palmisciano

¿Cómo surgieron las posibilidades de escribir sobre dos etapas distintas de la historia de River?

Fueron dos casualidades, el primer libro no iba a ser sobre el descenso, tenía contrato firmado para escribirlo y llega el descenso pero al principio iba a ser sobre las tribunas y en “La final de nuestras vidas” me llamaron un jueves de la editorial Planeta cuando ya se sabía que los dos equipos estaban en la final. La idea era un libro en conjunto con alguien de Boca y había que sacarlo enseguida, dije que no porque si Boca llegaba a dar la vuelta olímpica en cancha de River yo quedaba como el verdugo, ya había hecho escrito sobre el descenso y ahora un libro sobre la consagración de Boca, no lo hacía ni loco, pero sí dije que lo hacía si River ganaba.

¿Cómo era el día a día lidiando con tu rol de periodista y de hincha de cara a escribir un libro y con todo lo que pasó en el medio?

Era insoportable, yo no quiero que se vuelva a jugar ese partido y me pregunto si en este país se puede vivir un partido así de otra manera, lo único que espero es que no se vuelva como el Clásico de Rosario, aunque con los hechos que se dieron en la previa del partido es como que ya está pasando. Pero no digo que no se vuelva a jugar como chicana porque River ganó sino porque es insoportable, lo viví como un hombre de las cavernas y hacer el libro me sirvió para salir de ese lugar del hincha y tenía que ir avanzando. No sabía si el libro iba a salir pero tampoco podía esperar a que termine el partido para escribirlo y eso me ayudaba a tener la cabeza ocupada en otra cosa, era hacer algo sobre el mismo tema, pero desde un lugar periodístico.

¿De qué trata el libro que estás trabajando ahora?

Es sobre la relación con mi viejo y la estructura paternidad y equipo de fútbol. River es parte central de mi vida y  el libro va a ser de porque soy hincha, que es para mí y porque quiero que mi hijo sea del mismo equipo aunque da lo mismo que sea de River o de Boca, el nombre del club es absolutamente colateral, lo que quiero transmitir es la pasión por un equipo de fútbol como para otros puede ser la música u otro tema. Yo fui descubriendo ese sentimiento cuando empecé a ir a la cancha y vi esa cuestión colectiva del hincha, al principio una derrota era algo individual y cuando empecé a ir a la cancha me di cuenta que era algo que nos pasaba a todos. En la adolescencia, como le pasa a mucha gente, no la pasé particularmente bien y ahí es como se me permitió encontrar otro tipo de sustento que además me unió mucho a mi viejo, él era como los padres de antes, mucho no me hablaba y era bastante estricto, siendo un buen tipo era lejano, de esos que no abrazaban, que no te decía cosas lindas, como que les daba pudor, y River fue un punto que tuvimos en común y va por ahí. Obviamente que después necesitamos buenos dirigentes, jugadores y cuerpo técnico, eso hace a la historia del club, pero la parte del hincha va por otro lado.

¿Gallardo es el técnico más importante de la historia del club?

No soy quien para decir que lo sea pero hay una cuestión que no quiero omitir, River tuvo a la máquina (1942), el equipo más influyente de la historia del club porque tuvo influencia en el resto del mundo. Por ejemplo Guardiola habló de ese equipo y obviamente con el actual no pasa por un montón de cosas que exceden a Gallardo. Es posible que ese haya sido el mejor equipo pero el actual es el más ganador, tampoco me quiero olvidar del equipo del 86, un equipazo que duró poco, un año. Igualmente este es espectacular, es posible que sea el mejor momento de River, es muy posible, sí.

¿Modifica en algo el presente de Boca en este River actual?

No, yo no me fijo. Por supuesto que ganarle la final a Boca es como dijo Gallardo: “No hay más que esto”. Ahora bien, si ellos ganan o pierden un campeonato es obvio que prefiero un resultado determinado pero en este caso es tal la grandeza actual de River que es independiente de eso.

foto_1_5

¿Cómo evaluas el presente de la AFA?

Hay algunas cosas que me están gustando, aparecen equipos que juegan bien como Vélez, Atlético Tucumán, Defensa y Justicia, Tigre y Argentinos pero también hay que ver qué pasa con los técnicos, Beccasece firmó con Independiente y hay que ver cómo le va en un equipo grande, en Chile no le fue bien, también está Almirón que le fue bien en equipos denominados chicos y no en equipos grandes.

Al mismo tiempo daría la impresión que en Selecciones juveniles se están acomodando ciertas cosas, perdieron el mundial sub-20 con Mali, en lo personal creo que no mereció perder pero más allá de eso da la impresión que algunas cosas se están acomodando.

Después está lo que no me gustan, que el técnico de la Selección sea Scaloni, que “Chiqui” Tapia y el resto de los dirigentes cambien los reglamentos de los torneos en medio de los torneos me parece absurdo, con eso es imposible darle seriedad a estos dirigentes.

¿Se percibe cada vez más el poder económico en el fútbol?

Sí, eso es en el mundo, pero a la vez cada tanto algún equipo chico le gana a uno grande. Por ejemplo Tigre, se fue a la B y salió campeón en una final contra Boca que debe tener 20 veces menos presupuesto. El fútbol sigue siendo interesante por eso. Hoy los jugadores son los últimos referentes de la sociedad y si no se les paga se van a otro club.

¿Hay una disputa de clases en el fútbol donde cada vez accede menos gente a los estadios?

Esto pasa en todos lados, sí. Yo empecé a ir a la cancha en una época donde era el último lugar donde no imperaba la ley, era salvaje, en los 80s era realmente salvaje. Ahora en River y en Boca es una mierda ir a la cancha. Más allá del desastre económico actual, antes el tipo que tenía unos mangos podía ir a la cancha una vez cada tanto. Ahora hay un sistema en el cual te convertís en rehén de pagar todo el tiempo una cuota o un abono aunque vayas a un sector popular del estadio. Además tenes que estar bancarizado, yo entiendo en River que a Pratto y a Gallardo se les tenga que pagar contratos en dólares altísimos y que si no se les paga se van a otro club, ahora al mismo tiempo eso provocó que se achique la igualdad social. El fútbol ya no es igualdad social, hoy es un espectáculo como ir al cine o al teatro y los que pueden pagarlo son pocos.

foto_2_6¿Cómo evalúas el rol del periodismo?

El periodismo es la Unión Soviética de las profesiones, los medios quieren hacer periodismo sin periodistas, aunque hay excepciones, no les gusta contratar a los que hacemos periodismo y las redacciones se achican cada vez más. Hoy son empresas periodísticas, lo entiendo, se fijan más en que el consumidor lea títulos cancheros, o cuantos clicks se hizo en una nota, se prioriza eso. Tengo la suerte de hablar desde la tranquilidad de que no me piden resultados y tampoco me desentiendo de eso. Entiendo la lógica empresarial, cuando ofrezco un libro no lo hago porque me interese a mí, sino porque justamente le va a interesar a la gente, una editorial, un diario o una revista necesitan plata . Después me parece que es todo muy expeditivo, por ejemplo esas son las cosas por las que uno termina aferrándose más a un equipo de fútbol porque  todo cambia, hasta tu laburo, la profesión que habías elegido y el equipo siempre queda, es inevitable.

¿Hay diferencias entre el periodista de gráfica, radio o televisión?

El fútbol pertenece a la Industria del entretenimiento, con lo cual en el periodismo podes informar, entretener y educar. Educar e informar no interesa y muchos canales y la web apuesta al entretenimiento. Es un show, no lo tomo como periodismo, no estoy levantando el dedo contra quienes lo hacen, pero lo entiendo de esa forma. No me indigno, no me enojo ni nada, las empresas buscan eso y espero que en algún momento vuelvan a otro momento sin ser inocente de que los tipos necesitan dinero, y más allá de que siguen apostando al click, las empresas siguen estando en déficit y tan bien no les va con eso.

¿Es la literatura el espacio que se encuentra hoy para hacer periodismo de información?

Para mí es así, yo me di cuenta que los medios no me van a contratar, lo tengo claro aunque pueden haber excepciones. Dicho eso los periodistas tenemos que encontrar un camino paralelo a eso, puede ser con productos audiovisuales, agente de prensa. Estoy encontrando un camino a través de los libros, lo estoy focalizando ahí y soy un periodista de gráfica y me gusta escribir. Para mí, más allá de escribir un libro, que es una situación que prácticamente te lleva a la paranoia con todo el esfuerzo que lleva, me permite encontrar una solución en épocas negras para el país y nuestra profesión.

Originalmente publicada en Globalonet

 

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.