BÉLGICA SE PUSO LOS PANTALONES LARGOS


El equipo sensación de esta Copa eliminó a Brasil al derrotarlo 2 a 1 y reafirmó que aspira a grandes objetivos. Luego de un partidazo, el Mundial sufrió un corte geográfico: los cuatro semifinalistas serán europeos.

Por Nazareno Rodríguez

Bélgica podrá seguir en su carrera por convertirse en miembro del selecto club de los ocho: si gana el Mundial será un integrante que sume a la lista que encabeza Brasil. El pentacampeón, en cambio, abandonó la posibilidad de aumentar su hegemonía. Un error de cálculo entre Fernandinho y Gabriel Jesús tras un córner de Chadli, que jugaba como titular por primera vez en este Mundial, quebraba el partido. El jugador del Manchester City impactaría la pelota con su hombro derecho luego de un centro desde la izquierda del jugador del West Bromwich, dejando sin chances a Allison.

Brasil llegaba como uno de los candidatos para llevarse la Copa, además de ser el último representante de América Latina en Rusia. Bélgica lo hacía ya sin el mote de revelación pero sí con la certeza de que sería la última oportunidad de lograr un buen Mundial con su mejor generación de futbolistas en el mismo equipo.

El conjunto sudamericano sufrió la baja de Casemiro por acumulación de tarjetas dándole lugar a Fernandinho, que sin suerte marcaba un gol en contra a los 13 minutos. Marcelo volvía a la titularidad luego del espasmo en la espalda ante Serbia y de quedar en el banco frente a México.

Bélgica dejó a Mertens en el banco para sumar a Fellaini al mediocampo y a Chadli, que tras el gol en el último minuto frente a Japón en los octavos, le ganaba la pelea a Carrasco en el carril izquierdo. Así el DT Martínez buscaba liberar a De Bruyne para el armado de juego. El hecho de liberar al 7 belga surtía efecto, que tras una contra comandada por Lukaku y un pase en el momento justo, remataba cruzado y seco para marcar el segundo gol del partido.

Brasil, fiel a su estilo, jugó un partido por las bandas con Marcelo llegando al fondo por la izquierda y Willian por la derecha. Gabriel Jesús aparecía como la referencia en el área y acompañaban por atrás Coutinho y Paulinho. Neymar, de a ratos, lograba el mano a mano ante Meunier, compañero en el PSG.

Los belgas apostaron a la contra con Hazard y Lukaku como opción de pase y De Bruyne llevando la pelota. Los tres centrales jugaron mano a mano ante los delanteros brasileños, a los que controlaron durante gran parte del partido.

Renato Augusto entró para suplir a Paulinho y para darle esperanzas a Brasil. Tras una jugada individual de Coutinho y luego un pase exquisito entre los dos centrales belgas, el recién ingresado anotaba de cabeza el descuento para la verdeamerelha. Unos minutos después tendría otra chance llegando solo frente al arco, pero el remate se iba desviado y los belgas respiraban.

El duelo de los 10 quedaría para Hazard, que se hizo cargo de la pelota durante los 90 minutos además de sacarse de encima a cuanto brasileño se cruzara, consiguiendo faltas en el último cuarto del partido que le dio más de un respiro al equipo europeo. Neymar continuó en su faceta de jugador que pasó más tiempo en el piso que eludiendo rivales, a excepción de la última jugada clara del partido en la que Courtois voló hacia el palo izquierdo y le quitó el empate, además del sueño del sexto Mundial a todo Brasil.

Your email address will not be published.