BUENOS AIRES ENMASCARADA


NUEVA FIESTA TEMÁTICA

 

En pleno barrio de Balvanera, una fiesta propuso un viaje directo al Renacimiento. Más de 400 personas disfrutaron de una noche en la que los miriñaques reemplazaron a los jeans.

 

Por: Germán Mercurio (@GermanMercurio) y Stephanie Zucarelli (@StephZuca)

 

Hay un día especial en la noche porteña, donde el tiempo y el espacio retroceden sin necesidad de una máquina. Se trata de la “Noche de máscaras”, organizada por Obturia Producciones, un evento en el que más de 400 personas se transportan a otras dimensiones y son partícipes del clima renacentista que envuelve el lugar.

La última edición comenzó con un clara consigna: “El rey ha muerto y no hay ningún heredero al trono”. La “Gala del Bufón” giró entorno a una obra que caracterizó esa  problemática: ¿quién sería el próximo rey?

La intriga sobrepasó el escenario. Entre los participantes se colaron enmascarados que permanecían pasivos y en vigilia hasta el comienzo del espectáculo. Sin embargo, lentamente el tema contagió a todos. Empezaron a bailar al ritmo de la música de época, caminar con otro porte y hasta cambiar su manera de hablar. Todo esto, combinado en un escenario ideal: el Teatro del Colegio San José. El edificio fue construido en 1858, fusionando un estilo neogótico y neoclásico.  Gracias a ello, el panorama general daba al espectador una sensación de haber sido introducido a una película de época.

Esto no es ninguna improvisación: el evento tuvo una preparación exhaustiva por parte del staff desde hace tres meses. “El 90 % de mi equipo son amigos. Muchos son artistas, maquilladores, peinadores, actores. En cada edición la gente se va sumando”, comentó Victoria Fretes, la principal responsable de la realización de estas galas.

Las “noches” que presenta la productora buscan crear una comunión entre el público y una puesta en escena que culminan en un cuadro donde la gente se olvida del año en el que vive. “Todo surgió cuando realicé una muestra de fotos con una producción de máscaras venecianas”, explicó Victoria. “La mascarada sale de un lado muy loco de mi cabeza. Mi idea es transportar a la gente y encerrarla en un mundo mágico, poder hacerlos partícipes de mi locura”.

No exagera. El público se compromete con la idea de la fiesta. “Me pasó que después de salir de presentar que gente del público muy caracterizada me diga ‘buen discurso my lord’. Las personas se compenetran mucho”, comentó Ignacio Linares, presentador y asistente de dirección.

En la entrada suelen haber personas repartiendo moños y cintas rojas. La iniciativa, que se difunde vía el grupo de Facebook, sirve para que la gente que concurre sola tenga la posibilidad de detectar a otra gente en la misma situación y forme pareja de baile, charlar, o pasar la fiesta en compañía.

 

Fiestas renacentistas 1

 

 Aunque este entusiasmo y seguimiento por parte del público también se le puede atribuir a la productora. Vía la red social, impulsan publicaciones que informan sobre la vestimenta, costumbres y bailes que se desarrollan durante la noche. “La vez pasada practiqué la coreografía que habían subido al grupo”, contó María Lino, una de las personas que concurre a las galas desde la segunda edición.   

 A partir del anuncio de estas distintas noches –con una anticipación de cuatro o cinco meses-, los fanáticos arman o alquilan sus vestimentas, moldean sus personalidades y se ponen la máscara para toda la noche. “Esto es lo que nos parece interesante del evento. Es una puesta en escena muy lograda y todos se sumergen en ese mundo”, acotó Romina Trupa, encargada de la dirección general del espectáculo. 

“El año que viene tenemos pensado en seguir realizando las mascaradas pero con una historia con cierta continuidad”, adelantó Victoria Fretes. Siempre rondando el renacimiento y el romanticismo, Obturia se encarga de aglutinar diferentes agrupaciones artísticas de artes medievales y modernas para moldear una historia que le da sentido a los distintos eventos. “En la primera gala, nos fuimos para el mundo de Alicia en el País de las Maravillas. Esta vez, fue el renacimiento y una obra dramática de quién ocuparía el trono”, agrega sin dar más pistas. Como en sus noches, dejó la intriga por conocer las historias que vienen.

——————————————————————————————————————————————————————————————-  

UN DISEÑO FUERA DE ÉPOCA

Por Carolina Villagra (@carovfc_eter)

 

La noche viajó en el tiempo; se vistió con ropas de terciopelo, raso y telas de diferentes texturas. La diseñadora independiente, Rini, fue quien plasmó su arte en La Noche de Máscaras – La Gala del Bufón, y se encargó de confeccionar los trajes de los cinco protagonistas de la obra de la fiesta temática renacentista.

“Es la primera vez que Obturia- el estudio fotográfico que organiza la gala– me convoca como vestuarista en este evento. Me llevó tres meses hacer los trajes del Bufón, la Condesa, la Artista y el Caballero, que son los personajes principales”, contó Rini.

 

Fiestas renacentistas 2

 

Los disfraces más vistosos fueron los del Bufón, quien vistió un traje típico con mangas caídas de terciopelo con franjas amarillas y bordó, calzas al cuerpo, zapatos y gorro de arlequín en los mismos tonos. El otro fue el de la Condesa, que lució un vestido largo con corset negro, combinado con rojo sangre y una capa exuberante en los mismos colores. Todo confeccionado con tafeta y raso. 

“Los trajes son bastante costosos a nivel económico porque llevan mucha tela y trabajo. Yo tengo el taller en mi casa pero hay cosas que tuve que mandarlas a coser afuera porque no llegaba”, detalló la vestuarista. Además, en algunos casos, fue ella misma quien fabricó las telas para darle exclusividad y su propio sello artístico.

——————————————————————————————————————————————————————————————-  

LOS ENCARGADOS DE LA MUSICA

Por María Laura Guzman (@lolaguzmanok)

 

Una combinación perfecta entre lo onírico y lo real. En las fiestas renacentistas, el tiempo se detiene y la sensación de limbo atemporal comienza a apoderarse de la gente. Los vestuarios y el glamour nocturno se funden junto a la música, pensada exclusivamente para este evento.

DelusionGlitch es la banda formada por Emiliano Torti y Rodrigo Fernández, ambos músicos. Se conocieron hace tan sólo dos meses y decidieron crear sonidos especiales para esta clase de fiestas. “DelusionGlicth es una mix de música pop, clásico y electrónico. Sería algo así como una fusión de irrealidad y falla tecnológica, por eso la denominación glitch”, explica Torti.

Efectivamente, la propuesta del dúo es un viaje musical, que a través de la ruptura y la fusión de sonidos de diferentes géneros, lleva al público a transportarse a cualquier fiesta del siglo XVI. Esa es la premisa de Emiliano Torti y Rodrigo Fernández, que seguirán musicalizando los encuentros temáticos de las noches extravagantes de Buenos Aires. 

 Fiestas renacentistas

——————————————————————————————————————————————————————————————-

OTRAS FIESTAS QUE GANAN TERRENO

Por Martina María Bondone (@MarBondo)

 

Como ciudad cosmopolita, Buenos Aires alberga centenares de culturas y movimientos que saben convivir en las calles porteñas y convergen en las fiestas temáticas. Allí adolescentes y jóvenes rinden homenaje a sus gustos y formas de vida.

La Bizarren Miusic Parti empezó ocho años atrás como una fiesta de culto para aquellos que querían disfrutar la música popular de los ’80. “Ahora la gente se suma por curiosidad y se arma un ambiente especial, para divertirse sin hacer bardo y escuchar buena música, como Vilma Palma y Locomía”, cuenta Florencia Butta (30), quien concurre a cada edición de la Bizarren sin importar los cambios de locación que sufre el evento mensualmente.

Para Mónica Gardyn (25) el animé es un mundo totalmente diferente, considera que la gente ajena al movimiento muestra cierto recelo hacia él. Todos los años asiste al Animé Friends, el evento más grande de cultura japonesa en Argentina, donde se presentan artistas orientales además se encuentran cómics e historietas de manga que no se consiguen en el país.

La KPOP REVOLUTION es una fiesta dedicada a la música coreana, con competencias de baile, de disfraces y stands para la compra de artículos. Se realiza mensualmente y Carolina Gabaldón (27) no se pierde ninguno de los encuentros: “Desde chica he consumido la cultura oriental y me gusta asistir a eventos para disfrutar diferentes aspectos de la tradición de estos países”.

Your email address will not be published.