CELEBRARON EN LA DERROTA


En sus cuatro presentaciones previas, los Socceroos sólo superaron la ronda inicial en Alemania 2006, cuando fueron eliminados por Italia tras una polémica decisión. Igual, la derrota se festejó ya que fue ante quien sería, al final, el campeón del certamen.

Por Marcos Chaile y Juan Ferreyra

El fútbol no ha sido a lo largo de la historia una de las virtudes en la cultura deportiva de Australia. En los últimos años recién ha despertado interés en los habitantes de este país. Quizás sea porque la liga de dicha federación es una de las más nuevas del mundo; tan solo tiene 14 años de existencia. Se puede decir que la A-League se encuentra en proceso de maduración.
Quien poco a poco logra crecer es la selección de fútbol masculina. Un seleccionado que se adaptó perfectamente a un cambio de confederación y que aspira a superarse en cada certamen que participa.
A lo largo de la historia de los mundiales, iniciada en el año 1930, los Socceroos tuvieron cuatro participaciones en este certamen de élite. En Rusia será la quinta vez que digan presente en un Mundial. En Alemania 1974 y 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014 han escrito su breve historia mundialista por el momento.
El año 2006 fue especial. En esa ocasión, el conjunto australiano logró el pase hacia los octavos de final, instancia en la cual quedó eliminado por la selección que un par de semanas después gritaría campeón: Italia. La Azzurra logró imponerse con un gol en los últimos instantes del partido, a través de un polémico penal sancionado por el árbitro español Luis Medina Cantelejo y convertido por Francesco Totti.
Y como en todos lados siempre hay un argentino; en esta oportunidad no ocurrirá la excepción. Pablo Cardozo es un ex futbolista que realizó gran parte de su carrera en Australia. Debutó en el Sydney Olympic FC en 1990 y finalizó su carrera en el año 2010 defendiendo los colores del Fraser Park FC. Incluso fue jugador internacional para la selección australiana entre el 2000 y 2002. “Ser jugador de la selección de cualquier país es un honor. Es llegar a lo más alto de tu carrera y ser considerado uno de los mejores en tu puesto”, destaca.
Con respecto a la histórica participación en Alemania expresa: “La selección del 2006 fue la más fuerte que hubo en toda la historia del futbol australiano ya que la mayoría de los jugadores estaban en equipos grandes de Europa y eran de gran renombre como Harry Kewell o Mark Viduka”. Luego agrega que “fue una eliminación muy dolorosa para la gente por haber quedado afuera por un penal muy dudoso; pero después se dieron cuenta que habían perdido ante el mejor, el equipo que finalmente terminó siendo campeón”. Finalmente expresa: “La alegría siempre es disputar la Copa del Mundo, obviamente no se aspira a ganarla. Todos estaban contentos y sorprendidos porque se superaron los objetivos propuestos”.
El proceso de Australia a los Mundiales estuvo marcado por los diversos cambios en cuanto a la clasificación. Cuando disputó su primer campeonato en 1974 debió pasar por eliminatorias conjuntas entre la Confederación Asiática de Fútbol y la Confederación de Fútbol de Oceanía. Allí, consiguió el boleto al superar en un desempate a Corea del Sur 1-0 tras igualar en los juegos anteriores (0-0 y 2-2).
Tras no superar los repechajes de 1986, 1994, 1998 y 2002 ante Escocia, Argentina, Irán y Uruguay, respectivamente; los Socceroos se clasificaron al Mundial tras derrotar a sus verdugos de la clasificación pasada por 4-2 en los tiros desde los doce pasos. Australia volvía a un campeonato tras 32 años en el mismo país donde habían disputado su primer y único certamen.
Una modificación sustancial iba a darse para Sudáfrica 2010: el cambio de Confederación. Los australianos abandonaron Oceanía para pasar a competir con las selecciones de Asia. El futbolista Matías Córdoba, exArgentinos y con paso por Perth Glory, contó los motivos que llevaron a esta decisión: “Lo hicieron para tener una mayor competencia y eso de habla de las ganas de progresar que tenían”. Además, agregó: “El crecimiento se estancó porque los jugadores se van a Europa y la Liga perdió valor y eso lo sufre la selección”.
No tuvo problemas para clasificarse en su primera eliminatoria asiática, ya que consiguió el boleto tres fechas antes de la finalización de la fase de grupos al igualar 0-0 ante Qatar. Para Brasil 2014, la historia fue más exigente y logró el pase en la última jornada al vencer 1-0 a Irak y finalizó segundo en su zona, por detrás de Japón. Finalmente, la actuación más sufrida desde que está en Asia la tuvo para ser parte de Rusia 2018: primero debió disputar una eliminatoria ante Siria en el duelo de terceros y tras esto, en el repechaje venció a Honduras para acceder a quinto Mundial, cuarto de manera consecutiva.

Your email address will not be published.