COLOMBIA CONFÍA EN UN CAMPEÓN DE LA CHAMPIONS Y DEL MUNDO


El portugués Carlos Queiroz fue la mano derecha de Alex Ferguson en Manchester United en sus máximos triunfos y levantó dos Copas del Mundo Sub 20 guió a Cristiano Ronaldo para que llegara a los Red Devils y pasó por el banco de Real Madrid. Ahora aspira a llevar a los colombianos al segundo título de su historia en la Copa América.

Por Gastón Germone

Carlos Queiroz quedó en la historia de varios clubes más importantes del mundo. Pero ahora quiere más. Quiere conseguir un campeonato con una Selección. Es por eso que a sus 65 años aceptó el desafío de dirigir a Colombia y pone toda su energía, su voluntad y su experiencia. “Se acabó la fiesta” fue el último tuit del portugués. Está enfocadísimo.

Una de las palabras que más caracterizan al portugués es experiencia. Lleva 30 años dirigiendo. Pasó por Real Madrid, Sporting Lisboa, New York Red Bulls y Nagoya Grampus, de Japón. Pocos equipos, pero en su gran mayoría son de la élite del fútbol mundial.

Queiroz nació en Nampula, África Oriental Portuguesa, actualmente llamada Mozambique. Como arquero no se destacó. Solamente jugó en Ferroviario de Nampula, desde 1968 hasta 1974. Tras su retiro estuvo diez años alejado del fútbol. Sin embargo, decidió formar parte del cuerpo técnico de Mario Wilson, DT portugués, quien para ese entonces ya había dirigido a Benfica y a la Selección mayor de su país y había sido contratado por Estoril.

La experiencia obtenida fue tan satisfactoria que decidió lanzarse a dirigir a la Sub 20 de Portugal con los que hizo doblete en los Mundiales de Arabia Saudita 1989 y Portugal 1991. Luego pasó a dirigir la Mayor lusitana, entre 1991 y 1993, para pasar en los siguientes diez años por Sporting de Lisboa, MetroStars de EE.UU., Nagoya Grampus de Japón y las selecciones de Emiratos Árabes Unidos y Sudáfrica.

En 2002 arribó a uno de los clubes más exclusivos del mundo, el Manchester Unitedm en el primero de sus dos períodos como asistente principal de Alex Ferguson. El escocés lo eligió por diversos factores: tenía una capacidad para crear entrenamientos altamente intensos que daban muy buen resultado y manejaba varios idiomas, dato no menor para poder adquirir, hablar y negociar con clubes de todo el mundo.

“Carlos Queiroz fue el hombre que alentó a Sir Alex Ferguson a establecer una relación con Sporting CP, ya que creía que ayudaría a negociar con ellos los jugadores jóvenes que pasaron por su sistema. Queiroz había identificado a  Sporting como un club cuya formación de juveniles era excelente. Como resultado de su consejo, United ya estaba bien ubicado al comenzar las negociaciones para firmar a Cristiano Ronaldo en 2003”, confesó Kris Voakes, corresponsal del Manchester United en Goal Inglaterra.

En su libro “Leading”, Sir Alex explicó: “Cuando Carlos comenzó a ejecutar sesiones de entrenamiento, a un par de jugadores no les gustaron porque eran demasiado repetitivas. Paré un entrenamiento y les dije: ‘Cuando era jugador, deseaba haber sido entrenado por Carlos. Todas las cosas repetitivas en las que estamos trabajando se convertirán en algo natural el sábado, cuando no tengas tiempo para pensar'”.

Tras dos temporadas, Real Madrid le ofreció el cargo de entrenador para hacerse cargo de la nueva estrella, David Beckham, a quien había tenido en el plantel de los Red Devils. Sin embargo, le fue muy mal al Equipo Blanco: quedó cuarto en la Liga, fue eliminado en cuartos de final de la Champions League y cayó en la final de la Copa del Rey frente a Zaragoza. Duró sólo un año en el cargo y retornó a Manchester para ganarlo todo: Copa de la Liga (2005-06), Premier League (2006-07 y 2007-08) y UEFA Champions League (2007-08).

Estaba en su mejor momento ¿Podría haber algo más para aspirar después de eso? A mediados del 2008, aceptó dirigir de nuevo a la Selección de Portugal con vistas al Mundial de Sudáfrica 2010, en la que se despidió en octavos de final. Tras esto, dejó su cargo y se mantuvo unos meses fuera del fútbol.

En 2011, llegó un ofrecimiento para ser el director técnico de Irán y encabezar un proyecto a largo plazo. Este trabajo se prolongó hasta principios del 2019. Fueron 8 años en los que consiguió llegar a la fase de grupos del Mundial de Brasil 2014 (perdió por 1-0 con la Argentina en la segunda fecha) y Rusia 2018. En este último no exhibió cualidades técnicas pero sí una concentración táctica formidable: le ganó 1-0 a Marruecos, perdió 1-0 ante España y empató 1-1 ante su país natal en su mejor actuación global tras cinco presencias desde Argentina 1978.

Esta actuación lo catapultó para dirigir a la Selección de Colombia, tras la salida de José Pekerman en ese cargo, y se convirtió en el 13º entrenador extranjero número 13 que está a cargo del combinado Cafetero.

“Para mí es muy importante la confianza que han depositado en mí y voy a intentar hacer lo mejor para cuidar bien del patrimonio que ha desarrollado en los últimos años en Colombia el señor Pekerman. La misión que tengo es ver cómo y en dónde podemos mejorar. Si queremos tener más y mejores resultados excepcionales hay que ser excepcional. Innovar en las decisiones”, afirmó Queiroz, quien llegará a la Copa América con sólo tres partidos en el banco cafetero: dos victorias (1-0 a Japón y 3-0 a Panamá) y una derrota (2-1 frente a Corea del Sur).

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.