Japón y Bélgica se verán las caras por segunda vez en un Mundial tras haber igualado 2-2 el 4 de junio de 2002 en Saitama, por la primera ronda de Corea-Japón. En amistosos, hay una leve ventaja nipona.

Por Brian Pagano

La historia futbolística entre Japón y Bélgica tiene menos de 20 años de antigüedad. El primer cruce, amistoso, fue el 3 de junio de 1999, en Tokio, un empate sin goles.

Tres años y un día más tarde volvieron a cruzarse en otra ciudad japonesa, Saitama, por la primera fecha del Mundial de Corea-Japon. El resultado final fue 2-2 con goles de Takayuki Sukuzi y Junichi Inamoto para los locales y Marc Wilmots y Peter Van Der Heyden para los europeos.

Después de ese cruce mundialista volvieron a encontrar en tres partidos más: el 31 de mayo de 2009, también en el Saitana Stadium, los Samuráis Azules se despacharon con una goleada por 4-0. El 19 de noviembre de 2013, en Bruselas, los asiáticos no sintieron la presión de jugar como visitantes y se impusieron por 3-2.

La última vez que se vieron en la cancha fue el 14 de noviembre de 2017, en Brujas. Esta vez hubo triunfo local, por 1-0, con gol de Romelu Lukaku.

Your email address will not be published.