COSTA RICA, DEBUT TARDÍO Y LIDERAZGO REGIONAL


Aunque Costa Rica ostenta cuatro participaciones en la máxima competencia del fútbol, máxima cantidad entre todas las selecciones centroamericanas, le costó más de medio siglo lograr su primera clasificación: disputó su primera Mundial en 1990.

Por Matías Zylber y Tomás Walter

Italia fue el escenario del debut de Costa Rica en una Copa del Mundo. En ese entonces, había un plantel lleno de históricos, como el portador de la camiseta con el número 10 y actual entrenador, Oscar “Machillo” Ramírez. Aquella vez, los ticos perdieron con Brasil por la mínima diferencia, pero vencieron a Escocia y Suecia, y se clasificaron segundos del grupo C. En octavos de final, Checoeslovaquia lo despidió de la competencia al golearlo por 4-1, pero las expectativas de la primera vez habían sido superadas.
Después de quedarse afuera de Estados Unidos 1994 y Francia 1998, el cambio de siglo trajo buenas nuevas y el seleccionado tico accedió a Corea-Japón 2002, su segunda cita mundialista. Compartió grupo con Brasil, otra vez, Turquía y China. En el primer partido, superaron a los asiáticos; en el segundo, no se sacaron ventajas con los turcos; en el cierre del grupo, cayeron por 5-2 con la selección que ganaría el Mundial. Al cabo de la primera fase, quedaron eliminados por diferencia de gol. Esa vez, aunque no tuvo rivales europeos y se suponía que tendría mejores resultados gracias al sorteo, Costa Rica no logró igualar su mejor actuación.
Al clasificar para Alemania 2006 detrás de Estados Unidos y México, marcó otro hito: disputar dos mundiales de forma consecutiva. En escenarios teutones, Costa Rica padeció cada partido del grupo: perdieron por goleada con el local y Ecuador, y también cayó con Polonia en la última fecha. En esa edición, Paulo Wanchope, segundo máximo anotador tico en mundiales, le marcó un doblete a Alemania, y debutaron Christian Bolaños y Michael Umaña, con 17 y 19 años respectivamente, quienes jugarán en Rusia su tercera Copa del Mundo.

La selección tica no clasificó a Sudáfrica 2010 porque perdió el repechaje ante Uruguay: empató 1-1 la vuelta en el Centenario y había caído 1-0 en el Estadio Olímpico de Costa Rica. La reaparición se dio en continente propio, en Brasil 2014, donde registró su cuarta participación. La suerte no la acompañó en el sorteo: con Uruguay, Italia e Inglaterra compusieron el “grupo de la muerte”.
Aunque no eran candidatos a avanzar de ronda, los ticos demostraron, a base de esfuerzo y humildad, que el fútbol no siempre respeta los favoritismos: remontaron un resultado adverso frente a Uruguay en el debut, derrotaron al tetracampeón del mundo, Italia, e igualaron sin goles con Inglaterra. Así, accedieron a la siguiente fase como líderes del grupo, pese a ser los únicos del mismo que no tenían en su historia un título del mundo ganado.
En octavos de final, la Tricolor se animó a más: venció a Grecia por penales tras empatar 1-1 y se metió entre los ocho mejores de la Copa. En cuartos, se cruzaron con Holanda y la paridad volvió a ser protagonista: cero a cero en 120 minutos de juego, entre el tiempo reglamentario y los suplementarios. La despedida de Costa Rica se dio por la puntería holandesa en los penales.
Costa Rica cerró su mejor participación en mundiales con un lugar entre los ocho mejores y sin derrotas, pues cosechó dos triunfos y tres empates. Las principales figuras de su plantel fueron Keylor Navas, que tras la Copa fue transferido a Real Madrid, Bryan Ruiz y Joel Campbell; y su director técnico, que dejaría el cargo tras la gran performance, fue Jorge Luis Pinto.
Rusia 2018 será el quinto Mundial para los ticos, que se clasificaron en segundo lugar de la Concacaf detrás de México. Así como la historia se repitió y los volvió a situar en un grupo con Brasil, más Suiza y Serbia, ¿será otra vez la revelación de la Copa?

Your email address will not be published.