CUANDO A BÉLGICA LE VA BIEN, A ARGENTINA LE VA MEJOR


Las mejores actuaciones mundialistas de los belgas se dieron en México 1986 y Brasil 2014. En Norteamérica, el equipo de Maradona lo eliminó en semifinales antes de ser campeón; y hace cuatro años, los dirigidos por Sabella los dejaron afuera en cuartos, antes de caer en la final frente a Alemania.

Por Mijal Menajovsky

Argentina se quedó con dos de los tres enfrentamientos que tuvo con Bélgica. Importantes, no solo porque se dieron en citas mundiales, sino porque en ambos, Bélgica llegaba con un rendimiento muy alto y buenos resultados que lo avalaban.
Se habían cumplido ocho años del título mundial que había conseguido Argentina en 1978 y, en México 1986, Carlos Bilardo, técnico argentino, quería repetir la historia con un plantel integrado por jugadores de renombre como Oscar Ruggeri, Jorge Valdano y, fundamentalmente, Diego Maradona.
Bélgica, que era revelación, había logrado llegar a la semifinal después de superar a España por penales de la mano de Enzo Scifo, su diez y figura. Era, para Argentina, el próximo rival por vencer para lograr el sueño mundialista.
Se esperaba un encuentro muy disputado, pero al entretiempo se fueron con el marcador en cero al vestuario. Maradona convirtió dos goles en el segundo tiempo y colocó a la Argentina en la final del mundial 1986 dejando atrás la ilusión de una selección belga que buscaba poco a poco crecer para convertirse en lo que años más tarde demuestra ser. Con una generación dorada de jugadores se colocaron entre los rivales con más fortalezas y mejor rendimiento.
En 2014, la historia volvió a repetirse. Esta vez, Lionel Messi, manejaba el juego en Argentina. Eden Hazard, entonces promesa belga, no generó riesgo para su rival, como se esperaba. Gonzalo Higuain convirtió para el equipo de Sabella en los últimos minutos de juego y coronó a una selección que estaba sufriendo cada paso que daba y lo llevó después de 24 años a jugar la semifinal de un Mundial. Con el triunfo, los argentinos terminaron por convertirse en el verdugo belga y lo dejaron afuera de las dos Copas Mundiales a las que los europeos habían llegado mejor.
En Rusia 2018, Bélgica forma parte del grupo G, con Inglaterra, Túnez y Panamá; Argentina, del D. junto a Nigeria, Islandia y Croacia. Solamente podrán cruzarse como en semifinales, como hace 32 años, en México. Aunque, claro, los belgas esperan otros resultados.

Your email address will not be published.