CUANDO NADIE SABÍA QUIÉN ERA MESSI


Casi nadie del plantel lo conocía. Nadie lo había visto jugar. Para muchos, era sólo un rumor que un joven argentino la estaba rompiendo en Barcelona. Fue así, desde el anonimato y entre supuestos, que Lionel Messi ocupó un lugar en el banco de suplentes en un mundial sin que nadie levante la voz para reclamar por quien sería el mejor jugador del mundo.

Por Arturo Aras y Javier Iaria

Un amistoso entre Argentina y Paraguay diagramado por Hugo Tocalli significó el patentamiento. En junio de 2004, el entrenador del seleccionado argentino sub 20 armó el partido para que Lionel Messi, que había cumplido 17 años hacía una semana, no pudiera ser nacionalizado para jugar para España. Esa primera vez de la Pulga con la camiseta albiceleste no fue una coronación, pues ingresó en el segundo tiempo y con el partido seis a cero a favor. Sin embargo, se las ingenió para dejar su marca: eludió a tres rivales, incluido el arquero, antes de convertir el séptimo gol del triunfo que acabaría ocho a cero.
“Llegó como un desconocido, ninguno de nosotros lo conocía antes del partido contra Paraguay”, confesó Patricio Pérez, ex Vélez, compañero de Messi en aquella Selección sub 20. Y reveló sus primeras impresiones: “Era tranquilo, callado, pero al verlo jugar nos dimos cuenta que era distinto”.
Una impresión similar a la de Pérez tuvieron tantos otros al escucharlo en la mesa de una concentración, entre ellos, Sergio Agüero. Al Kun le llamó la atención que hablara de ropa de Estados Unidos, pero no le preguntó quién era. Fue Lautaro Formica, el lateral derecho de aquella selección juvenil, le explicó por lo bajo quién era y dónde jugaba.
A pesar de demostrar mucho en los pocos minutos de su debut, Messi no fue considerado titular indiscutible por Tocalli, que lo incluyó alternadamente en la alineación inicial y el banco de suplentes. En el Sudamericano sub 20, Argentina finalizó tercera y clasificó para el Mundial de Holanda 2005. El rosarino aportó cuanto pudo, sobre todo contra Brasil, ante quien entró a los 20 minutos del segundo tiempo con el partido en desventaja por un gol y asistió un tanto y convirtió otro para remontar el resultado.
En el certamen de Holanda, el DT de la sub 20 era Francisco Ferraro. Aquella vez, todo el plantel esperaba que Messi jugara desde el arranque, pero no fue así. El entrenador lo mandó al banco en el debut y Argentina cayó contra Estados Unidos. “Sabíamos que teníamos una joya, pero antes del Mundial no sabíamos adónde podía llegar”, dijo Pérez respecto a las expectativas de la delegación. Por su parte, Kun Agüero dijo: “A todos nos parecía raro que Messi arranque en el banco de suplentes”.
En el segundo partido, Ferraro puso al crack del Barcelona desde el arranque y Argentina le ganó 2-0 a Egipto con un gol de Messi. Desde entonces, la Selección ganó todos los encuentros. “No pensábamos que iba a llegar a ese nivel”, se sinceró Pérez. “Por suerte para nosotros, lo pudo conseguir”, agregó.
La obtención del título siendo el mejor jugador y el goleador del equipo fue un punto de quiebre para Messi en su camino por la Selección Argentina, pero Pérez asegura que su calidad ya había quedado ratificada antes del cierre el torneo, frente a España, en cuartos de final: “Estaba hasta tres segundos adelantados, ahí terminó por confirmar que iba a ser crack en serio”.
Tras las victorias ante Brasil y Nigeria, ambas por 2-1, Argentina salió campeón. Desde aquel certamen, ni sus compañeros ni nadie en el mundo desconocería a Lionel Messi.

Your email address will not be published.