“CUANDO PRESENTÉ LA NOTA SOBRE LA PRIVATIZACIÓN DE ARSAT FUE LA PRIMERA VEZ QUE ME SENTÍ TENSO AL AIRE”


Economista y Periodista, Darío Gannio pertenece a una esfera de comunicadores “de la nueva escuela”. Con solo 30 años, cuenta con un extenso currículum. Actualmente conduce los miércoles de 12 a 13 “Control de daños”, un programa semanal en Radio Led que realiza junto a Nicolás Fiorentino. El resto de la semana se lo escucha en la columna económica de “El Destape”, por Radio 10.
Formó parte del equipo de El Destape en televisión, también como columnista económico, junto a Roberto Navarro (recientemente desvinculado de C5N).

Por Andrea Castellanos

– ¿Como fue tu formación como periodista y economista?

– Cuando terminé la secundaria estaba fanatizado con ambas cosas, pero principalmente quería saber mucho sobre algo, mas allá de entender como comunicarlo. Empecé economía en la Universidad de Buenos Aires, simultáneamente con la carrera de periodismo. De hecho, trabajo en los medios desde los 18 años. Durante un tiempo hacia las tres cosas en simultaneo. 

– Trabajas en radio y televisión a la vez, ¿en alguno de los dos medios te sentís mas cómodo?

– Me parece que son dos formatos muy distintos y me siento  cómodo en ambos,y hay otros  como por ejemplo en gráfica en el que siento comodidad también. Uno tiene distintas maneras de hablar dependiendo en donde lo haga.

– ¿Preferís alguno por sobre otro?

– Creo que tiene que ver con el momento de cada uno, y el contexto en que nos encontramos. Son dos cosas absolutamente distintas y cualquiera de las dos que no haga extrañaría mucho. Si dejara de trabajar en radio, probablemente a los  minutos estaría pensando en volver a hacerlo, y lo mismo con la televisión.

– ¿Podes destacar algún aspecto positivo de ambos?

– La tele tiene  una llegada al publico con mas impacto y la radio genera cercanía. Si se quiere, un “ida y vuelta” con el oyente.

– En cuanto al “impacto” que tiene la televisión con el publico en general, ¿que encontrás llamativo en ese formato?

– Lo que tiene que ver con la llegada a la gente, sobre todo con las redes sociales y demás es que te alertan un montón, notas cosas que quizás antes pasaban desapercibidas. Uno tiene que tener en cuenta siempre la rigurosidad del periodista, lo que confirma y lo que conforma  en cuanto al discurso. Las redes y ese “ida y vuelta” son solo una parte de la construcción de esa verdad.

– ¿Alguna vez sentiste presión por el impacto que podía llegar a generar alguna nota de algún tema en particular?

– La nota sobre la privatización de ARSAT,hace unos meses, fue impresionante. Fue la primera vez que me sentí, no nervioso,pero si tenso al aire, porque sabia que estábamos presentando algo muy importante. En menos de dos días hablaron el Presidente Macri y Cristina Kirchner sobre el tema, además de  tres ministros,y eso me demostró que algo que haces en un estudio donde hay como mucho 30 personas puede tener un efecto importante. Trabajamos bastante para eso y logramos algo muy lindo.

– ¿Te imaginaste que iba a tener tanta repercusión?

– El impacto de quienes mostrábamos ciertos aspectos críticos del gobierno se acrecentó y en ese sentido quedamos bastante solos realizándolo, porque no habían demasiados canales mostrando eso, y casi ningún programa transmitiendo ciertas cosas que ocurrían,con esto me refiero a dar a conocer hechos puntuales fuertes que estaban pasando en la economía y en la sociedad. La realidad es que al no  tener competencia en ese sentido, obviamente se nos puso a nosotros en un lugar muy importante.

– ¿Y en ese aspecto sumó presión que haya sido un proyecto en equipo?

– Si, sumado al esfuerzo de quienes trabajaban ahí y le ponían la espalda día a día, a los que sufrían y se acercaban a nosotros, mas la amistad que había en el grupo y el talento, que puede llegar a haber,  terminó siendo parte del cóctel que genero el impacto que hoy por hoy tiene el programa.

“No debe haber mejor estado que trabajar con amigos”

“El Destape” contó con un staff de periodistas jóvenes, con un rango de edades que no traspasó los treinta años. Un equipo fresco y dinámico, siempre se mostró con una química particular. Darìo Gannio cuenta que una de las grandes ventajas fue trabajar con amigos: “es de lo mejor que te puede pasar”, afirma.

Relata que con Pedro Rosemblat, tienen una amistad de años, previa a coincidir como compañeros de trabajo. “El conocerse es muy satisfactorio para alguien que tiene que estar frente a una pantalla”.

Gannio remarca varias veces que el ambiente de trabajo, en cuanto a lo que le toca actualmente, es el ideal.  Pondera los valores como la amistad, el compañerismo y trabajo en equipo. “Tiene que ver con la confianza, entender al otro y saber que le pasa”, comenta.

Your email address will not be published.