DE LA MANO DE HAREIDE


Con un nuevo DT, tras un ciclo de 15 años de Morten Olsen, Dinamarca consiguió sellar el pasaje al Mundial tras imponerse en el repechaje a Irlanda y volver a la máxima competencia planetaria luego de su ausencia en Brasil 2014.

Por Nicolás Lafuente y Marcos Méndez

Dinamarca quedó en el segundo puesto de su Grupo E con 20 puntos, luego de ganar tres partidos, empatar dos y perder en otros tres encuentros. Por lo tanto, debió disputar la llave de repechaje de la clasificación europea ante Irlanda para obtener su lugar en el Mundial de Rusia 2018. El conjunto danés clasificó a la máxima competencia de fútbol luego igualar en cero en el encuentro de ida de local y tras ganar 5-1 en el partido de vuelta, en Dublín. Shane Duffy puso en ventaja a los irlandeses a los seis minutos del primer tiempo, no obstante, los daneses dieron vuelta el resultado con Andreas Christensen, que marcó a la media hora de juego, lo siguió Christian Eriksen convirtiendo un “hat-trick” mientras que Nicklas Bendtner, gracias a un penal, selló el resultado final y así le dio a su seleccionado el quinto Mundial a disputar. El conjunto nórdico regresará a la Copa del Mundo integrando el Grupo C junto a Francia, Australia y Perú.
El entrenador Age Hareide tomó las riendas de este combinado el 1 de marzo del 2016 para sustituir a Morten Olsen, quien estuvo al mando del equipo durante 15 años y, que además entre otras cosas, no consiguió clasificar a la Eurocopa de Francia 2016. Hareide es el único director técnico en conseguir tres títulos de Ligas europeas en tres países escandinavos: Noruega, su país natal, Suecia y Dinamarca. El conjunto “Vikingo” ocupa el puesto 12º en el Ranking FIFA. Christian Eriksen, la principal figura del equipo y capitán ha representado a su país en 75 encuentros y ha anotado 25 goles.
Actualmente el volante ofensivo milita en la Premier League Inglesa donde defiende los colores del Tottenham. El jugador danés de 26 años convirtió en estas eliminatorias 11 goles en los 12 partidos que disputó. Por otro lado, el combinado europeo cuenta bajo el arco con la presencia del arquero Kasper Schmeichel, lugar que heredó de su padre, Peter. Con un sistema de juego basado en 4-3-3 recurre a ofensivas veloces y directas de la mano de Thomas Delaney en el centro de la cancha junto a Daniel Wass y el centrodelantero Nicolai Jorgensen que complementan el accionar de Christian Eriksen.
El seleccionado escandinavo cuenta con poca experiencia en participaciones mundialistas. Su debut fue en el Mundial de México 1986, donde solo clasificó a los octavos de final. Sin embargo, 12 años más tarde, dijeron presente en lo que fue Francia 1998 en el cual lograron llegar hasta cuartos de final, la mejor actuación de Dinamarca en su historia este certamen. En Japón-Corea 2002 con un rendimiento regular alcanzaron los octavos de final. Su última presencia en esta competición fue en continente africano, en Sudáfrica 2010, dejándole un sabor amargo ya que el conjunto europeo ni siquiera logró pasar la primera ronda.

Your email address will not be published.