DONAR ÓRGANOS ES SALVAR VIDAS, NO ES SÓLO UN SLOGAN


Hernán Sachero recibió un trasplante renal en 2011, es campeón de natación en los Juegos Mundiales para Trasplantados con un total de 13 medallas, desde su lugar como atleta fomenta la importancia de la donación de órganos.

Por Paola Fernández Mayorales (@Paocfm87)

La vida da segundas oportunidades y de eso sabe Hernán Sachero. Nadar, competir, ganar medallas y dar charlas de concientización es la forma en la que él agradece. En 2008 fue diagnosticado con una insuficiencia renal crónica (IRC). El 25 de abril de 2011, a los 33 años, su vida cambió radicalmente cuando fue trasplantado de un riñón, donado por su hermana menor Vanina ,su ángel, como él la define.

Oriundo de la localidad bonaerense de Burzaco, la vida de Hernán siempre estuvo ligada al deporte. Desde muy chico practicaba natación y waterpolo en el Burzaco Fútbol Club de su ciudad natal.

“A los 30 años pesaba 110 kilos y mi vida no era muy saludable, nada que ver a lo que es ahora. Si bien hacía actividad física, era un 30% actividad física y un 70% eran excesos -alcohol, cigarrillos, comida-. Vivía más de noche que de día. Llegó un momento que no estaba bien ni física ni anímicamente. Siempre cansado y de mal humor”, contó Hernán.

En ese contexto es cuando se realizó un chequeo general y fue diagnosticado con IRC producto de un síndrome urémico hemolítico (SUH)que padeció de pequeño. El SUH es una de las principales causas de insuficiencia renal en los niños.

“De chico no me hicieron controles y la enfermedad se despertó de grande con algunos síntomas como la retención de líquidos, se me hinchaban las manos”, recordó Hernán. Y agregó “Me realizaron unos estudios de sangre y orina, los llevé a mi médico y directamente me internaron. Tenía un riñón atrofiado completamente y el otro estaba funcionando a un 30% de su capacidad, estaba como una pasa de uva”.

Tras recibir la noticia de su condición cual baldazo de agua fría y en lugar de preguntarse a sí mismo “¿Por qué a mí?”, Hernán optó por informarse y recurrió a distintos nefrólogos (médicos especialistas en la función renal)para evaluar cuáles eran las opciones que tenía para comenzar a tratarse. Entre ellas se encontraba la opción de recibir un trasplante de un donante vivo.

Así fue como toda su familia se puso a disposición para realizarse los estudios de compatibilidad genética. De todos ellos, su hermana menor, Vanina Sachero, era la indicada para el trasplante y fue quien decidió donarle un riñón a su hermano. Previo a la operación quiso ser madre y tres meses después de dar a luz a su hija Maite, los hermanos Sachero se internaron en el quirófano.

“Vani es mi ángel, le agradezco a fondo lo que hizo, de hecho todo lo que hago día a día es por y para ella y está re orgullosa de lo que hago. Es devolverle un poquito lo que ella me dió, que no tiene precio, es un acto de amor único”, relató con alegría Hernán.

Luego de la operación, Hernán quería zambullirse de inmediato en una pileta olímpica y fue durante los 6 meses que duró sus post-operatorio donde conoció la Asociación Deportistas Trasplantados de la República Argentina (ADETRA).Actualmente es el vicepresidente y junto a otros deportistas trabaja en la difusión y concientización sobre la donación de órganos.

“Luego del trasplante ya quería volver al agua y mi médico me autorizó 6 meses después. En ese periodo me puse en contacto con Carlos Lirio (team manager de ADETRA) y empecé a conocer un mundo nuevo que me abrió un panorama hermoso en sentido que el deporte estaba muy presente en la temática y en el 2012 comencé a competir con otros trasplantados”, explicó Hernán.

Después de sumarse a ADETRA como un miembro más, Hernán tuvo la oportunidad de participar en tres ocasiones junto a la Selección Argentina de los Juegos Mundiales para Trasplantados, Sudáfrica 2013, Argentina 2015 y España 2017  donde obtuvo grandes resultados: un total de 13 medallas, entre ellas, medalla de oro y bronce en los 100 metros pecho que es su especialidad.

Con respecto a los Juegos celebrados en la ciudad de Mar del Plata en 2015, Hernán remarcó la importancia de que Argentina haya albergado a estos juegos y destacó de que el país es pionero en la difusión del mensaje.

El objetivo de los Juegos Mundiales para trasplantados es promover la donación de órganos, tejidos y células. Miles de personas que participan intentan demostrar que por medio del deporte se puede mantener una buena calidad de vida.

Fuera del agua, este atleta brinda charlas informativas en universidades y colegios donde cuenta su historia, el proceso del trasplante y que donar órganos, es dar vida.

Your email address will not be published.