EL 50% DE LOS CASOS DE DENGUE SE PRESENTA EN LAS VILLAS DE LA ZONA SUR


Los vecinos de las villas 21-24 y Zavaleta son los más afectados en los últimos meses. Desde la comuna no emitieron ningún comunicado oficial que de un panorama sobre la situación.

Por Emilia Rojas (@rojasemii_)

Dentro de Capital Federal se confirmaron 66 casos autóctonos de dengue, de los cuales la mitad se dieron en los barrios de la Villa 21-24 y Villa Zavaleta, en Barracas. Desde el Ministerio de Salud de la ciudad informaron que varios de los infectados son personas que viajaron a Formosa, Corrientes y a países como Paraguay, Brasil y México. Los datos se difundieron a través de los Boletines Epidemiológicos del Ministerio luego de que el Asesor Tutelar ante la Cámara de Apelaciones, Gustavo Moreno, solicitara un informe oficial en los meses pasados.

La titular de la conducción ejecutiva de los Derechos Sociales de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, Livia Ritondo, expresó su preocupación y dijo: “Estamos trabajando junto a los vecinos, en comunidad brindando información sobre el mosquito y la prevención. Trabajamos sobre una guía de la Defensoría para llevar estas tareas”.

Las Villas  21-24 y Villa Zabaleta están ubicadas en la comuna 4 de la Ciudad de Buenos Aires. Juntas rozan los 90 mil habitantes y sus vecinos vienen reclamando la urbanización hace más de 20 años. En el mes de mayo un nuevo brote de dengue sacudió al barrio y hubo por lo menos 37 casos confirmados por el Ministerio de Salud porteño y las autoridades del Hospital Penna, en dónde se atendieron los infectados por la enfermedad.

No es novedad que los vecinos de las villas atraviesen y convivan con estos problemas. Hay dos grandes focos infecciosos dentro de estos barrios, el primero es la cercanía con el Riachuelo, donde los residuos, la basura y la contaminación del agua son propicios para que los mosquitos depositen y generen sus criaderos. El segundo se debe a la problemática de la falta de agua potable y de la infraestructura necesaria que permita que esta llegue a todo el barrio de manera fluida y limpia. Y para hacerle frente a este conflicto, las casas se llenan y abastecen mediante tachos y tambores que acumulan agua, durante días y hasta semanas, por la escasez y las dificultades para conseguirla.

Las lluvias otoñales agudizan aún más el nivel del problema ya que los caños cloacales no abastecen a todos los habitantes. Las inundaciones, la subida del Riachuelo y la acumulación de agua estancada en ciertas zonas y lugares con difícil acceso son una de las causas principales de los infectados por el mosquito.

Los vecinos trabajan en la concientización mediante recorridas y encuentros en los comedores y ONG´s de los barrios, pero denuncian que desde el gobierno no responden a los pedidos de jornadas y tareas de desinfección, aún después de que se confirmaran los casos que llevan por lo menos ya cinco meses.

La Gerencia de Epidemiología del Ministerio de Salud porteño fue consultada por Eter Digital frente a los altos números de infecciones, pero no  emitieron respuesta alguna.

María Zubieta, referente del comedor María Teresa de Calcuta y de la Cooperativa de trabajo y limpieza del barrio Loma Alegre, comentó que los primeros casos de dengue aparecieron en febrero, cuando un vecino acudió al hospital y fue diagnosticado con la enfermedad. “Tenemos bronca por el abandono del Estado frente a esto, ya llamamos a la Secretaría de Hábitat e Inclusión y a la Unidad de Gestión e Intervención Social para iniciar el descacharreo con mayores herramientas pero no tuvimos respuestas”, agregó.

Frente a esta situación, y a pesar de lo que dicen organismos estatales, los vecinos se agrupan para realizar las tareas de desinfección dentro de una mesa que brinda información sobre los procesos y métodos de prevención. “Participamos de una mesa de salud de la 21-24, junto a los Centros de Salud y Atención Comunitaria y otras organizaciones, pero el trabajo a pulmón no alcanza frente a la falta de recursos. Cuando las cloacas se tapan, desbordan y empiezan las lluvias las enfermedades son más recurrentes”, aclaró la referente del comedor.

Maria Victoria Colombo, miembro de la Junta Comunal por el Frente para la Victoria (FPV) comunicó que desde la comuna 4 no se emitió ninguna información ni comunicado oficial sobre los casos confirmados en estos dos barrios. “Desde el 2016 se viene trabajando desde un comité de prevención del dengue y viene funcionando esporádicamente aunque con dificultades, porque el recurso del personal es escaso”, dijo la comunera Colombo.

Your email address will not be published.