EL ÁNGEL MALDITO


El relato recupera la historia del criminal Carlos Robledo Puch pero con un sello propio.

Por Juan Cruz Sorgente

La libertad puede estar a un revólver distancia. O al menos así lo cree “Carlitos”. La cámara lo sigue mientras fuma un pucho, salta una medianera y entra en una casa vacía. Al ritmo de “El extraño de pelo largo”, Lorenzo Ferro baila hacia la introducción de la última película del clan Ortega.

El film tiene la marca estética de Luis Ortega, en ningún momento busca ser fiel a los hechos históricos ni relatar punto por punto cómo fue la vida del múltiple asesino Carlos Robledo Puch. Por el contrario, toma toda la información y la decanta para ensalzar el aspecto juvenil, vándalo, inocente y criminalmente creativo de un pibe de 19 años que un día se fue de la casa para vivir como un pistolero.

Dentro del espectro de las “Road Movies” más que del policial negro o suspenso, la primer mitad de la película aborda sus comienzos como bandido en compañía de la familia Ibañez: el “Chino” Darín, Daniel Fanego y Mercedes Morán, aprovechan sus minutos en cámara para generar un clima de incomodidad que evoca constantemente a una información no revelada que solo se puede intuir.

Por otra parte, Cecilia Roth y Luis Gnecco son los padres de “Carlitos”. Su relación con la madre describe una época pasada: mientras él hace lo que quiere y deja rastros visibles de la vida en la que se está sumergiendo, ella pretende que nada ha pasado para no disturbar el micromundo que es su familia. Las milanesas con puré están a la orden del día. El padre, en cambio, demuestra con provocaciones en clave de dialecto que está al tanto de la cotidianeidad de su hijo, pero elige no hacer nada porque es más sencillo.

Párrafo aparte para la excelente banda de sonido con música argentina que cuenta con el cover “La casa del sol naciente”, de Palito Ortega, utilizada para musicalizar la escena en la que Ferro prende fuego un auto, usado para robar un camión de “La Serenísima”, en el medio de un descampado para no dejar rastros.

Your email address will not be published.