EL DESPERTAR DE LA FUERZA


En el Hipódromo Argentino de Palermo y con más de diez mil corredores, se realizó la segunda edición de la Star Wars Run.

Por María Soledad Fernández

star wars

La escena resulta cinematográfica: personajes caracterizados chocan sus sables luminosos y en posición de guerreros posan para las fotos. Arturito gira en círculos arriba del escenario, mientras la princesa Leia sonríe y un Chewbacca acalorado fuerza una pelea frente a un inamovible Darth Vader. Las luces encandilan, la inconfundible música suena a todo volumen, el actor Sebastián De Caro presenta el show y arenga con frases conocidas por todos. Las imágenes en la pantalla desenfrenan más a los fanáticos de una de las sagas más famosas del mundo. Una sola cosa divide a esas seis mil personas: remeras coloradas “Del lado de la oscuridad”, remeras azules “Del lado de la luz”. Una sola cosa las une: Todos tienen zapatillas.
El cartel de largada tendrá puntualmente encendidas las luces a las 19, hora en que fueron citados al Hipódromo Argentino de Palermo aquellos fanáticos y amantes de la saga “La Guerra de las galaxias”. Dispuestos y preparados para correr los 7 kilómetros de la “Star Wars Run”, una carrera nocturna que conmemora en nuestro país el festejo del lanzamiento del episodio número siete en todo el mundo.

El año pasado, a De Caro lo llevó a la pista su conocido fanatismo por las películas de George Lucas, por un lado, y su nueva pasión por correr, por el otro. Una pasión que se despertó como una nueva fuerza a sus 38 años, cuando cansado de los golpes que trae el fútbol decidió buscar una actividad que le provocara más placer y menos riesgo. Así, de manera progresiva y rigurosa, fue adaptando el tiempo y la distancia y aprendiendo de “Su maestro Jedi”, un amigo atleta con el que se entrena todos los días recorriendo diferentes postas de la Ciudad de Buenos Aires, y que según él relata, va “conquistando” con cada pisada.
Este año, De Caro es la imagen y la voz que conduce la “Star Wars Run”. Sobre este evento, el director dice que es una celebración que conjuga todo lo que tiene que ver con la mitología de La Guerra de las Galaxias, que mezcla un crossover interesante al celebrar la llegada del nuevo film y que es una “película-evento” que asocia el deporte, el arte y la vida sana en una perfecta vehiculización, ligando expansiones que no están vinculadas directamente, asociándolas.
Son las 9 y la pista explota. Desde el escenario De Caro relata el circuito, mientras la marea de corredores se acomoda y espera expectante la largada. Separados milimétricamente por el color de su camiseta, en la pista hay excitación, adrenalina, ansiedad y disfraces. Porque la “Star Wars Run” tiene a los fanáticos más rigurosos dispuestos a correr disfrazados de Anakin Skywalker o de Padawan, según la ocasión -o la fuerza- lo amerite.
Algunos personajes esperan en la largada mientras simulan una batalla de sables luminosos. Otros, uniformados de rojo o azul, se mezclan entre los atletas. La gente grita, la pantalla marca 10 y es el puntapié de la cuenta regresiva que De Caro seguirá hasta el 0. Arranca la carrera. Serán 7 kilómetros recorridos en tiempos diversos. Los más apasionados frenan en cada estación que haya un Obi Wan Kenobi subido a una tarima, dispuesto para una foto.
El mejor tiempo marca 23 minutos con 59 segundos. De Caro presenta al ganador junto con cinco atletas más que subirán al escenario para recibir sus medallas de la mano de sus ídolos.
El espectáculo termina, la gente empieza a dispersarse y antes de bajar del escenario Sebastián De Caro deja la promesa de correr en la próxima edición, acompañando esta nueva fuerza que lo encontró corredor sobre el final de sus 39 años. Antes, a fin de año, queda el objetivo de correr “los 40 a los 40”. Le quedan 7 meses para lograrlo.

Your email address will not be published.