EL EPISODIO DE LOS CACHIRULES


Se cumplen 30 años de la sanción a México por jugar con al menos cuatro jugadores mayores en la división sub 20, incluyéndolos en la lista del Pre-Mundial de Guatemala 1988, rumbo al Mundial de Arabia Saudita 1989. La selección mayor tampoco pudo participar en los Juegos Olímpicos de 1988 y el Mundial de 1990.

Por Sol Ruiz

“Todos los equipos lo hacían en ese tiempo”, dijo Aurelio Rivera, uno de los cuatro implicados en el espectáculo, al que la prensa le descubrió el acta modificada que le hizo la Federación Mexicana de Fútbol. “Los de Guyana tenían arriba de 23 años”.
El nombre “cachirules” deriva de un personaje de televisión: “Cachirulo”, creado para el público infantil. Llamar al equipo de esa forma aludía al hecho de que al igual que Alonso, quien interpretaba en Cachirulo, los futbolistas implicados en el escándalo fingían asimismo ser mucho más jóvenes de lo que en realidad eran.
La FIFA mandó una advertencia a todos los equipos, pero los directivos mexicanos jamás creyeron que fuera cierta o que fuera a cumplirse, pero como dice el dicho: “El que avisa, no traiciona”. El sufrimiento del fútbol nacional duró 730 días, de 1988 a 1990. El equipo dirigido por Francisco Avilán fue castigado por dos años, eliminado del Mundial y varios dirigentes fueron inhabilitados de por vida, entre ellos Rafael Del Castillo y Rafael Lebrija Saavedra. Sin embargo, los dirigentes viajaron a Zúrich para apelar la sanción (ya que tenían la influencia de Guillermo Cañedo en la FIFA), pero solo regresaron con una sanción mayor. El castigo fue aplicado también para las selecciones nacionales, por lo que México no pudo jugar en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y perdió su participación en la Copa del Mundo de Italia 1990.
“Les dijeron que debían aprender bien sus fechas de nacimiento y lugar, porque casi todos los que pusieron en las actas eran poblados remotos. La FIFA mandó a inspectores que cuestionaban a uno por uno sobre sus datos”, dijo José Antonio Noriega, uno de los tres jugadores de los 18 de esa selección que daba la edad reglamentaria.
El objetivo de México era clasificarse como sea. Y lo hicieron, ganando los tres primeros partidos con 16 goles a favor y solo uno en contra.
“Todos estaban conscientes de lo que sucedía. A lo mejor Del Castillo no fue el ejecutor, pero en una reunión antes del viaje a Centroamérica, explotó diciendo que le hicieran como quisieran, pero se tenía que calificar”, dijo Miguel Ángel Ramírez, periodista que investigó el caso, refiriéndose al presidente de la Femexfut. De esa forma, el técnico Francisco Avilán, y el asesor y representante en el viaje, Gerardo Gallegos, decidieron hacer el papeleo falso.
Gerardo Jiménez fue el autor del gol con el que México venció a Guatemala y se clasificó a Arabia Saudita. Su acta estaba alterada por dos años, lo mismo que la de José de la Fuente; la de José Luis Mata estaba cambiada por cuatro años y la de Aurelio Rivera por cinco. Ellos fueron a los que la prensa les descubrió el engaño. El término de “cachirules” los siguió en todos los ámbitos. “Nunca me sobrepuse a esa palabra. Es algo que te estigmatiza para siempre, nos cambió la vida, porque la gente piensa que eres un tramposo para todo. Hasta para comprar en la tienda te miraban feo. La Federación nos partió la vida en dos”, dijo Gerardo Jiménez, quien tuvo una modesta carrera en el futbol.

Your email address will not be published.