EL EQUIPO EN EL “VESTUARIO”


Faltaban pocos días para la asunción de la presidencia de la Nación cuando Mauricio Macri presentó a su gabinete en un escenario que ya le resultaba conocido, el jardín botánico. Rodeado de verde se deshizo en halagos para su equipo, los definió como “el mejor de los últimos 50 años”.

Por Laura Molina y Vedia y Maia Campbell

Una de las designaciones más sorprendentes fue la del rabino Sergio Bergman al frente de la cartera de Medioambiente y Desarrollo Sustentable. Él mismo a los pocos días declaró no tener expertise en la materia: “Para mí es un enorme desafío. No tengo demasiado conocimiento técnico en el área de medio ambiente, es más sentido común”.

De cara a las próximas elecciones legislativas en las que la administración Macri recibirá el aval o el rechazo de los ciudadanos, muchos de los hombres y -pocas- mujeres (hay más egresados del cardenal Newman en el gabinete que ministras) tienen -o deberían tener- su gestión bajo escrutinio público.

Alfonso Prat Gay y Susana Malcorra fueron parte de la foto en el jardín botánico pero no figuran actualmente en el organigrama del gabinete nacional ¿No estuvieron realmente a la altura del mejor equipo? ¿El presidente Macri y sus asesores no analizaron lo suficiente si los mencionados serían efectivos en el cargo? ¿Hicieron ese análisis de manera errónea?  ¿O  en realidad no son el mejor equipo y reproducen las mismas prácticas de nepotismo que criticó Macri cuando declaró en relación a Delfina Rossi:“No tengo a los pibes del PRO en cargos como directores del Banco Ciudad, a mi sobrina de 26 años para que gane 80 mil pesos por mes”?

El jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, ciertamente otorgó cargos directivos con sueldos de ese estilo para sus familiares. Su apellido aparece en la Secretaría de la presidencia de la Nación, en los ministerios de Producción, Educación, Cultura, Modernización, Agroindustria, Energía, Relaciones Exteriores y en el Anses.

Miguel Braun, su primo, fue beneficiado con la Secretaría de Comercio -un área clave dentro del Ministerio de Producción- pese a la existencia de un claro conflicto de intereses ya que su familia se vincula con esta dependencia desde el otro lado del mostrador: su tío es el presidente de la cadena de supermercados La Anónima y vicepresidente de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), que nuclea a las principales cadenas del sector. Nicolás, primo de Peña, es director de Mercaderías de La Anónima; y Federico, también primo, tiene un asiento en el directorio del supermercado familiar y del grupo financiero Galicia, además de haber formado parte de la repartija de cargos como Subdirector Ejecutivo de Administración en el Anses.

Mariano Miguel Bosch, tío segundo del secretario de Comercio, fue designado vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) –organismo que está bajo la órbita del Ministerio de Agroindustria– siendo a la vez dueño de Cresta Roja.

Otro familiar del Jefe de Gabinete al que le otorgaron un puesto en el Ministerio de Producción es Andrés Peña, hermano de Marcos, nombrado Subsecretario de Desarrollo Institucional Productivo.

Julian Peña, otro de sus hermanos, es socio de Marcos Patrón Costas, hijo de Virginia Blaquier, la prima de Luis María Blaquier, sobrino del dueño de Ledesma y hasta hace poco a cargo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses. Además trabaja con Guillermo Valeriano Guevara Lynch, primo segundo del abogado Mariano Ramos Vértiz, quien es vicepresidente de la Administradora de Recursos Humanos Ferroviarios, empresa con participación estatal mayoritaria.

Otro beneficiado fue el marido de la prima de Marcos Peña, Mónica Braun, Eduardo Nicolas Martelli que fue nombrado Secretario de Modernización Administrativa en el Ministerio de Modernización.

Mónica es la tía de Armando Carlos Braun, primo político de Emilio Basavilbaso, Director Ejecutivo del ANSES.

Los lazos del Jefe de Gabinete llegan también al Ministerio de Educación a través de Max Gulmanelli, casado con otra prima del Jefe de Gabinete, Paula Hume Braun. Gulmanelli viene de la gestión educativa en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y antes fue coordinadora general de Hogares de la Fundación Felices los Niños del sacerdote pedófilo Julio Grassi.

 

LOS AMIGOS DEL COLEGIO

Es de público conocimiento que muchos de los ministerios están en manos de egresados del colegio de varones al que asistio el presidente, el Cardenal Newman. En la cena anual de egresados del 2016, Mauricio Macri les dedicó unas palabras: “Está José Torello (asesor presidencial), está Jorge Triaca, está Alfonso (Prat-Gay) que creo que hoy no venía y está;  ‘Toto’ Caputo que no sé si vino…Y después hay de muchas camadas como Emilio (Basavilbaso, titular del Anses)… y el más peligroso de todos, el que hay que tener cuidado porque ahora que desarrollamos el expediente electrónico es el que firma todos los decretos y ni siquiera me consulta; es el secretario legal y técnico Pablo Clusellas.”

Luis Caputo, quedó a cargo del Ministerio de Finanzas, tras la salida de otro newman, Alfonso Prat Gay (ex Ministro de Hacienda y Finanzas quien además es cuñado de Agustina Braun, prima de Marcos Peña). Luis es primo hermano de Nicolás Caputo, amigo y hombre de confianza del presidente.

Toto Caputo, también tiene situaciones de conflicto de intereses dado que posee 2 millones de pesos en acciones de Edenor, a la que Macri le condonó su deuda con el Estado.

Caputo, como Marcos Peña, repartió designaciones entre sus allegados. Su primo político Mauricio Devoto (casado con María Paula Caputo) consiguió la Secretaria de Planificación Estratégica del Ministerio de Justicia.

El Jefe de Asesores de Mauricio Macri, también del Newman, José Torello, uno de los tantos del actual gobierno beneficiado con la compra de dólar futuro, es concuñado del hermano del ministro Caputo, Flavio.

Torello a su vez es hermano de Rafael, productor agropecuario de Junín, designado Jefe de la UDAI 2(Unidad de Atención Integral) del ANSES de Junín, además de esposo de la prima del ministro de Educación, Esteban Bullrich, sobrino segundo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

    El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ex funcionario del gobierno de Carlos Menem, también cursó sus estudios en el colegio irlandes. Su esposa Victoria Costoya también cuenta con un cargo en el gobierno, es Coordinadora de Asuntos Internacionales en el Ministerio de Desarrollo Social.

Otro matrimonio beneficiado con cargos públicos es el de  el Ministro de Trabajo, Jorge Triaca, también egresado del secundario del presidente y María Cecilia Loccisano, Subsecretaria de Coordinación Administrativa en el Ministerio de Salud.

 EL PEOR GOBIERNO DE LOS ÚLTIMOS 30 AÑOS

La ex Ministra de Trabajo en la gestión De La Rúa, reciclada al frente de la cartera de Seguridad, Patricia Bullrich no fue al Newman pero imita la práctica de sus egresados consiguiendo cargos públicos para amigos y familiares. Sin ir más lejos, su hijo Francisco Langieri Bullrich forma parte de la Secretaría País Digital del Ministerio de Modernización.

Por otro lado Santiago Bullrich, sobrino de Patricia, está al frente de las campañas en el área de comunicación digital del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Su sobrino segundo Esteban Bullrich, por ahora al frente del Ministerio de Educación y Deportes, encabeza la lista de precandidatos de Cambiemos por la Provincia de Buenos Aires pese a que hace pocos meses Mauricio Macri había descartado de lleno está posibilidad diciendo que no iba a sacar a uno de “los mejores ministros de educación de su cargo cuando sin educación no tenemos futuro. Yo no voy a mover a alguien que está haciendo una reforma histórica por una elección.”

Bullrich es uno de los políticos PRO que se vieron involucrados en el escándalo Panamá Papers como Mauricio y Jorge Macri, Néstor Grindetti, Darío Lopérfido y Gustavo Arribas, entre otros.

Otro reciclado del gobierno del “que se vayan todos” es Oscar Aguad, hasta hace poco Ministro de Comunicaciones que al tomar su cargo se sorprendió por “lo que viene en materia digital”:

“Lo que se va a poder hacer a través de Internet y vía digitalización, todo va a ser digital. Usted se va a sacar una radiografía en La Rioja y se la va a poder analizar un hombre en Boston y le va a poder diagnosticar el remedio que por otra aplicación lo va a comprar en la farmacia sin moverse de su casa.”

Con De La Rúa había sido interventor de Corrientes y terminó procesado por  la toma de un crédito de 60 millones de dólares para la provincia del que no se sabe su destino.

Aguad le dio el cargo de Presidente del Ente Nacional de Comunicaciones a Miguel de Godoy (Vocero Presidencial de  Fernando de la Rúa) y a Rodrigo de Loredo, su yerno, la presidencia de ARSAT.

El ministerio a su cargo duró poco: fue creado por el presidente Macri a pocos dìas de asumir, se llevó puesta la Ley de Comunicación Audiovisual, habilitó la fusión entre Clarín y Telecom y fue absorbido por el Ministerio de Modernización.

Ahora Aguad va a reemplazar a Julio Martínez  (precandidato a senador) en el Ministerio de Defensa. Aparentemente, al menos en este caso, lo importante es el cargo y no la cartera.

UN GOBIERNO DE CEOs

Con Macri se establecieron en el gobierno ex ejecutivos del sector privado y referentes corporativos. Según datos del Observatorios de Elites Argentinas de la Unsam del gabinete inicial de Mauricio Macri, considerando ministros, secretarios y subsecretarios, los funcionarios que presentan “trayectorias privadas puras” presentan una participaciòn mayor en determinadas dependencias:

“Si consideramos su distribución en el conjunto del gabinete, advertimos que este tipo de perfil se concentra especialmente en 7 carteras, que explican el 70,9% de los casos: Producción, Agroindustria, Energía, JGM, Trabajo, Desarrollo Social, Hacienda y Finanzas en ese orden.”

 

Un ejemplo modelo es Juan José Aranguren que accedió a su puesto como Ministro de Energía sin contar con ningún tipo de experiencia en la gestión pública. El ex CEO de Shell renunció  a su cargo seis meses antes de ocupar el actual, llevaba acumulados 37 años dentro de la petrolera.

En 2014 Aranguren había sido señalado por el ex Ministro de Economía, Axel Kicillof, por realizar maniobras financieras con el objetivo de provocar una megadevaluación en perjuicio del Estado argentino.

Una de las fértiles canteras de funcionarios es -obviamente- el grupo SOCMA y otras empresas fundadas por Franco Macri, padre del Presidente.

Entre los fieles empleados del grupo que acompañaron al presidente en su paso al sector público se encuentra Andrés Ibarra, actual Ministro de Modernización, que comenzó a trabajar en las empresas de la familia cuando tenía 22 años en la década de 1980, al obtener la beca Socma para estudiantes avanzados de Economía. Primero fue analista de proyectos, luego gerente de control de gestión de la constructora Sideco S.A., y en 1993 director financiero y comercial en el consorcio Autopistas del Sol.

En 1997 se convirtió en director comercial y de marketing de Correo Argentino, luego de su privatización.

En enero de 2004, bajo la presidencia de Macri en Boca Juniors, fue designado gerente general de la comisión directiva. Con el visto bueno de Mauricio Macri también en boca subió varios peldaños.

Cuando Macri arribó a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad en 2007, Ibarra inicia su actividad en el ámbito público como Subsecretario de Gestión Económico Financiera y Administración de Recursos en el Ministerio de Hacienda y luego como segundo en la Secretaría de Educación. En junio de 2010 fue puesto al frente de la Secretaría de Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda, y en diciembre de 2011 asumió como ministro de Modernización.

El 2 de diciembre del 2016 fue denunciado por “malversación de caudales públicos”, “abuso de autoridad” y “violación de los deberes de funcionario público” a raíz de un acuerdo con Corea del Sur, donde el funcionario adquirió maquinaria para llevar adelante un proyecto de voto electrónico que finalmente no fue aprobado por el Senado de la Nación.

La construcción discursiva es un pilar fundamental de CAMBIEMOS, la idea de “el mejor equipo de los últimos cincuenta años” fue un sintagma fundacional del equipo de gobierno que se conformó basado en una trama de relaciones de parentesco (fuertemente connotadas por pertenencia a una clase social), relaciones de amistad de la primera infancia y juventud, desempeño profesional en empresas privadas del establishment económico y afinidades electivas basadas en el club de fútbol y el campo de golf.

Las próximas elecciones de medio término serán un punto de inflexión para la actual administración Macri; el ciudadano con su voto calificará la gestión de gobierno a partir -no ya de promesas- de su propia experiencia. En el cuarto oscuro se medirá qué tan consolidado está el gobierno de Cambiemos en relación a la voluntad popular.

Your email address will not be published.