EL LOCAL SIEMPRE CORRE CON VENTAJA


La competición más antigua de selecciones en el mundo vuelve a tener sede en Brasil luego de 30 años. Para eso se debe repasar un poco la historia del torneo, cómo le fue a la Selección cuando le tocó jugar allí en cada una las cuatro ediciones previas en tierras verdeamarelas.

Por Joaquín Vargas Camiletti (@Joaco_Camiletti)

La Copa América cumplió 100 años en 2016 y se festejó con una edición especial en los Estados Unidos, que vio consagrarse bicampeona a Chile luego de vencer a Argentina 4-2 por penales. En 2015 el resultado fue igual, la Roja derrotó como local al conjunto entonces del Tata Martino y levantó su primer trofeo continental (4-1 desde los 12 pasos). Este formato de competición en dos años consecutivos parece haberse convertido en costumbre, ya que este año se jugará la copa correspondiente en Brasil y el siguiente se llevará a cabo otra, en una sede compartida entre Argentina y Colombia.

Este desorden fue siempre muy común para el certamen, antes conocido como Sudamericano que se jugaba cuando se podía y quería. Alguien que conoce un poco de historia del fútbol mundial y latinoamericano sabe que Brasil no fue siempre lo que mostró en la década del 60 en adelante, hasta el año que la verdeamarela consiguió su primera Copa del Mundo (Suecia 1958), ya se habían jugado un total de 25 Sudamericanos, que se repartieron casi todos entre Argentina y Uruguay (11 y nueve respectivamente), hubo tres para Brasil y uno para Perú y Paraguay.

El ahora pentacampeón mundial había conseguido títulos hasta ese entonces y todos tenían un factor común: fueron como locales. Bajo el nombre ya de Copa América se jugó una en 1989 en territorio brasileño, también ganada por los dueños de casa.

Sudamericano 1919:

Fue la tercera edición de la competencia, se jugó en Río de Janeiro, el campeón fue Brasil y evitó el tricampeonato uruguayo (habían ganado en 1916 y 1917, venciendo a Argentina en ambas finales). El torneo estaba programado para 1918, pero una epidemia de gripe azotó la ciudad carioca postergó su realización.

Los países participantes fueron cuatro: Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. En la fase regular la Selección finalizó tercera habiendo ganado solamente un partido y perdiendo otros dos. Eso llevó a la eliminación. La final la disputaron los orientales contra los locales, en la que se impusieron los últimos por 1-0.

Sudamericano 1922:

Fue la sexta edición del torneo, nuevamente se jugó en Río y el campeón volvió a ser el local. En un principio el campeonato se iba a jugar en Chile, pero los brasileños pidieron ser sede para conmemorar el centenario por su independencia. Esta vez Paraguay se sumaría a los cuatro participantes anteriores. Argentina finalizó cuarta, ganándole a Chile por 4-0 y a Paraguay por 2-0. Para definir a los finalistas hubo que pasar por una peculiar situación, ya que hubo un triple empate entre Paraguay, Brasil y Uruguay. Entonces la organización decidió que se jugaría un triangular entre los equipos para decidir al campeón; los charrúas se negarían rotundamente y se retirarían del torneo en modo de protesta contra el árbitro brasilero Pedro Santos por su desempeño en el partido contra Paraguay. Esto dejó como resultado la final entre los otros dos equipos, final que Brasil ganaría por 3-0. El goleador del torneo fue Juan Francia, con paso por Rosario Central y Newell’s, tras convertir cuatro tantos.

Campeonato Sudamericano 1949:

Fue la edición número 21 del máximo torneo entre selecciones en América del Sur, se jugó en Brasil, participaron ocho equipos: Uruguay, Paraguay, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Chile y los locales. Argentina se negó a participar debido a sus diferencias con la dirigencia del fútbol brasilero. El problema fue por la localía del Mundial de 1950, que se jugó en territorio brasileño, cuando debía haberse jugado en nuestro país. Los brasileños cortaron una racha de 27 años sin títulos internacionales. De los 135 goles que se convirtieron en todo el torneo, Brasil anotó 46 de ellos, con resultados aplastantes como 9-1 a Ecuador, 10-1 a Bolivia, 5-0 a Colombia, 7-1 a Perú y 5-1 a Uruguay en el desempate por el primer puesto. La revelación del certamen fue el conjunto guaraní que llegó a terminar la última fecha con los mismos puntos que los locales, ganándoles en el último encuentro por 2-1. Esto llevaría a un partido final en el que Brasil vapulearía 7-0 a la albirroja.

Copa América 1989:

La primera vez que se celebró el torneo en territorio brasilero bajo el nuevo nombre. El local buscaba cortar otra mala racha en casa. Los diez países miembros de Conmebol participaron y se jugó una fase regular compuesta por dos grupos, cada uno por cinco países, tras la cual los mejores dos avanzaban a la fase final, que también sería todos contra todos.

Argentina finalizó tercera, Brasil fue el campeón y Uruguay el subcampeón. El goleador fue Bebeto con seis tantos (aunque Romario supo convertir tres goles en la fase final). La mayor curiosidad fue que la Selección quedó en el tercer lugar habiendo convertido nada más dos goles en siete partidos disputados. 1-0 Chile y 1-0 Uruguay en la fase regular. En la fase final perdió con Brasil y Uruguay por sendos 2-0 y empató sin goles ante Paraguay dejando en claro que las acogedoras tierras brasileñas nunca fueron territorio propicio para la celeste y blanca.

Leave a Comment


Your email address will not be published.