EL MAQUILLAJE DE LOS ALIMENTOS


Según un estudio que analizó más de mil productos, el 4% presentó alteraciones en su etiquetado. En algunos casos el consumidor ni siquiera se entera por desconocimiento.

Por Ricardo Salazar Barría (@rsalazarbarria)

Es casi natural ir al supermercado a comprar lo que se ofrece en sus góndolas, a veces solo por el color, por las figuras, simplemente porque hay que llevarlo o es lo que alcanza. Pero muy pocos se preguntan qué contiene el producto que compran o si cumple la legislación establecida.

Un estudio realizado por el Departamento de Tecnología Alimentaria de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) detectó errores en el etiquetado en el 4% de los más de mil productos envasados analizados.

”Hay envases que tienen datos falsos o erróneos y otros que utilizan la letra chica de la normativa para engañar al consumidor”, dijo Sebastián Oddone, decano de la Facultad de Ingeniería en UADE.

Un ejemplo es el “aceite CON oliva” y que el comprador compra creyendo que es aceite de oliva barato, pero en realidad es una mezcla de los dos productos.

La UADE publicó sus resultados a través de una aplicación para dispositivos Android llamada Know your Food, que escanea aproximadamente 1.500 alimentos ofrecidos en supermercados. La app lee las grasas, azúcares, sodio, conservantes y aditivos que tiene el producto y avisa si su consumo es recomendado o no a través de un semáforo.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica  (ANMAT) determina que la función del Rótulo Nutricional es brindar al consumidor información sobre las características particulares de los alimentos. Además prohíbe toda información o mensaje que aparezca en las etiquetas o el rotulado de los alimentos que no sea adecuada y veraz, o que induzca al engaño o error al consumidor.

Una de las repercusiones tras el estudio de la UADE fue el retiro del producto Mermelada de Aloe de la marca Radaloe en todo el país por incumplir la legislación alimentaria vigente ya que resulta ser un alimento falsamente rotulado.

Desde la División de Prensa y División de la ANMAT remarcaron: “Resulta sumamente importante tomarse el tiempo necesario para leer los rótulos y aprender a interpretarlos”.

La Asociación para el Cuidado de la Diabetes en Argentina (CUI.D.AR) a través de sus nutricionistas enseñan a padres en un supermercado Jumbo, en Martínez. Desde la fundación señalaron: “Brindamos información sobre los alimentos, enseñando a leer las etiquetas y elegir saludablemente”. Pero aclararon: “No es fácil concientizar a las personas en particular en lo relacionado a la alimentación”.

En Chile, por ejemplo, una normativa reciente prohibió que los productos para menores de edad tengan de regalo un juguete o dibujos animados “inviten” a comer algún producto altos en azúcar, calorías y sodio. Incluso se agregaron tres sellos, como signos de stop en negro, que señalan si el alimento es Alto en Azúcares, Alto en Grasas Saturadas, Alto en Sodio y/o Alto en Calorías. Significando que mientras más sellos tengan es más dañino a la salud de las personas.

“En Argentina todos los datos falsos no necesariamente son perjudiciales a la salud, algunos solo tienen cambios por marketing”, agregó Sebastian Oddone.

Alicia Rovirosa, coordinadora de Alimentos de la Sociedad Argentina de Nutrición, comentó: “El marketing seguramente afecta el consumo y las preferencias alimentarias, por algo la industria alimentaria invierte mucho dinero en publicitar sus productos”. Rovirosa agregó: “Los niños son especialmente vulnerables a la influencia de la publicidad de alimentos y bebidas, debido a que no tienen la capacidad para comprender las intenciones persuasivas del marketing”.

Es importante agregar que los mismos padres o todos los consumidores pueden realizar consultas y denuncias ante el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) que a través de su Departamento de Vigilancia Alimentaria investiga cada caso.

Your email address will not be published.