.

EL PARO SUMA LA ADHESIÓN DE UN SECTOR DEL PERIODISMO


En varias redacciones, como la de Clarín o Télam, votaron adherir al paro. En la TV Pública y Telefé se sumaron a la huelga, pero garantizando la cobertura de la jornada de lucha. De todos modos, los referentes gremiales reconocen que en muchas redacciones se trabajará con cierta normalidad.

Por Augusto Morel

Comenzó el “6A”, el primer paro a nivel nacional convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) contra el gobierno actual en oposición a las políticas económicas. En ese contexto, los trabajadores de los medios de comunicación tomaron la postura de al menos adherir a la huelga desde la concepción ideológica.
El principal gremio de periodistas, el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), se sumó al paro y llamó a sus representados a que hagan lo mismo. Argumenta que el sector sufre precarización laboral, 1300 despidos en la Ciudad de Buenos Aires y alrededor de 3000 a nivel nacional, sin contabilizar los “retiros voluntarios”, que en muchos medios oficiaron como un mecanismo de ajuste en las redacciones. Además cuestionan la falta de intervención por parte del Ministerio de Trabajo de la Nación, que permite los vaciamientos de empresas como Grupo 23, de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel; y actualmente de Radio del Plata. Esos son algunos de los argumentos que hacen que el gremio considere necesario cesar las actividades.
Sin embargo, la adhesión al paro no implicará un freno total de la actividad, una medida que en el sector sigue siendo difícil de practicar. Francisco Rabini, periodista y delegado en el diario Clarín, explicó: “Es muy difícil lograr una unidad con los jefes, inclusive como para que los diarios no salgan”. En la previa al paro, planteó: “La idea es que no venga todo aquel que pueda hacerlo. Mientras que aquellos que no puedan eludir el compromiso, realizaremos un cese de tareas por dos horas en ambos turnos, durante la mañana y la tarde”.
En varios medios han hecho asambleas en las que los trabajadores resolvieron adherir a la medida de fuerza, como en los casos de Editorial Atlántida, Clarín, Página 12, Tiempo Argentino, Radio Nacional, Télam, Telefé, Canal 7, Mercury Express (edita la revista Pronto), El Argentino Zona Norte y la Agencia DIB.

En el caso de la agencia nacional Télam, los periodistas emitieron un comunicado en el que cuentan que la empresa les rechaza el pago de viáticos y no posee presupuesto para recategorizar o realizar un aumento de sueldo a los empleados. No obstante, y según cuentan, momentos antes del “6A” intentaron hacerlos desistir de a medida al ofrecerles todo lo negado anteriormente. Además pretendieron contratar colaboradores por un día para reemplazarlos.
Desde su página web, el Colectivo de Trabajadores de Prensa (CTP) dio cuenta que “en la TV Pública se resolvió adherir garantizando únicamente la cobertura de las cuestiones ligadas a la jornada de lucha y el paro general”. Y dio cuenta que “lo mismo se realizará el portal cooperativo Infonews, que emitió un comunicado de adhesión en el que anunció que mañana (por hoy) el sitio informará exclusivamente sobre el paro general”, aclarando que “en la misma línea se expresó la asamblea de trabajadores de prensa de Telefé”.
También es cierto que en muchas redacciones el clima laboral será similar al de un día más de trabajo. De hecho varias empresas, para romper con la huelga, dispusieron de taxis o remises para movilizar a los periodistas o incluso propusieron que trabajaran desde sus casas. Clarín, en tanto, comunicó que a todo periodista que haga uso de su derecho a huelga se le descontará el día.
Previo a la medida de fuerza, Rabini dijo: “Nosotros estamos satisfechos con el avance del proceso de recuperación gremial desde 2012 hasta la fecha. Hoy es la primera vez que logramos unirnos a un paro”.
En relación a las negociaciones paritarias de prensa, el que tiene la representación formal frente al Estado sería la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA). Tomás Eliaschev, periodista de la Revista 23 y delegado de SiPreBA dijo: “Es un sindicato cuyo padrón es completamente trucho porque solamente se realizaron las presentaciones en el Ministerio de Trabajo. No tienen prácticamente ninguna representación en ningún lado ni vínculo con los trabajadores reales”. SiPreBA, en tanto, logró la inscripción gremial pero carece aún de personería jurídica, lo que hace que el Ministerio pueda prescindir de ellos en la mesa paritaria.

Your email address will not be published.