EL PODER GOLEADOR RUSO


Rusia desplegó el poderío de sus atacantes para vencer por 3-1 al Egipto de Mohamed Salah. Los locales ya llevan ocho goles en apenas dos partidos del Mundial y tienen casi asegurado el pase a octavos de final.

Por Juan Manuel Gil

El primer tiempo comenzó parejo. Mas que parejo, aburrido. Pelotazos al gigante Artem Dzyuba y algunos contragolpes mal ejecutados por Egipto fueron lo más importante de la primera mitad. Un Mohamed Salah flojo, por debajo de las expectativas, no ayudaba a comandar a su selección; que necesitaba (y mucho) del delantero del Liverpool. Los rusos, en cambio, apostaron a las recuperaciones y se guardaron los goles para el segundo tiempo.
Quince minutos le bastaron al conjunto ruso para sentenciar la historia. Todo comenzó al minuto de la segunda etapa, cuando el capitán egipcio Ahmed Fathi quiso despejar una pelota en el área y termino como un gol en contra. Durante unos minutos, el partido pareció suspendido: ninguno atacaba y Salah intentaba, aunque no podía, tomar las riendas del partido para lograr el empate. Doce minutos más tarde del primer gol, llegaría el segundo. Un desborde del lateral brasileño (nacionalizado ruso) Mario Fernández culminaría con un pase atrás y la llegada al gol de Denis Cheryshev, quien venía de convertir dos tantos en la goleada 5-0 sobre Arabia Saudita en el debut.
Los africanos sufrieron el golpe anímico y dejaron de atacar. Tan sólo tres minutos más tarde, el tanque Dzyuba controló de pecho y definió para el 3-0. Rusia sentenciaba el partido a falta de 30 minutos para su finalización. Un par de cambios por parte del DT argentino Héctor Cúper lograron que Egipto comenzara a atacar nuevamente. Amr Warda por Mohamed Elneny y Ramadán Sobhi por Trezeguet buscaban darle desequilibrio al encuentro. Unos minutos más tarde, a los 71 precisamente, la polémica llego a San Petersburgo. El árbitro cobró falta afuera del área a favor de Egipto. Los jugadores reclamaron que fue adentro y el árbitro paraguayo Enrique Cáceres, pidió el VAR. Desde el control le avisaron que había sido penal. Salah pateó soberbiamente y puso el descuento para los africanos.
Faltando diez minutos, el árbitro paraguayo no cobró un claro penal a favor de Egipto y el equipo se cayó anímica y futbolísticamente. Los ataques eran cada vez más flojos y las llegadas eran sin claridad. Finalmente, Rusia sumó la segunda victoria al hilo y está a un paso de los octavos de final. El próximo partido de los rusos será frente a Uruguay, mientras que Egipto buscará la epopeya frente a Arabia Saudita.

Your email address will not be published.