EL PRIMER “ESCRITORIAZO” MUNDIALISTA


Hace más de 80, México y Estados unidos jugaron el primer enfrentamiento, entre ambos, en una cancha de fútbol. Fue en Roma y el resultado dejó al “tri” sin participación en el Mundial.

Por Lucas Carballo

“¡Sentía una vergüenza enorme al sólo pensar en el regreso a nuestra Patria!”, dijo Rafael Navarro Corona, arquero del seleccionado mexicano en ese partido, en el libro “Recuerdos de un Futbolista”. La Selección de México había logrado el boleto para jugar el Mundial Italia 1934 tras vencer a Cuba en los tres partidos clasificatorios. Pero Un dirigente federado estadounidense, de apellido Campbell que vivía en La Habana, logró convencer al máximo organismo la Federación Internacional de Fútbol Asociados (FIFA) que aceptara la inscripción tardía del Seleccionado de EEUU a la Eliminatoria.
La excusa era que aún no se desarrollaba la fase preliminar en el área de Norteamérica (Canadá no estaba inscripto) y los tres países participantes eran centroamericanos y caribeños. Convencieron a la entidad máxima de que México no era parte de Norteamérica y para mantener la representación regional, Estados Unidos tenía que participar en la eliminatoria. La FIFA aceptó fuera de tiempo la inscripción de la federación estadounidense para participar en la eliminatoria. Para resolver la polémica, el presidente Jules Rimet decidió que el pasaporte para acceder a la Copa del Mundo debería decidirse a partido único entre México y Estados Unidos.
Para jugar el partido la delegación mexicana viajó a Roma en un buque alemán “Orínoco” y en tren, tardó quince días en llegar a Italia. “Por las mañanas hacíamos ejercicios en cubierta, por las tardes jugábamos a la brisca y por las noches dormíamos como 14 horas al hilo”, recordó Corona en el diario La Afición. Debido al largo trayecto los jugadores mexicanos arribaron sin condiciones físicas y mentales para afrontar el desafío que tenían por delante.
Un 24 de marzo de 1934, a tres días del inicio de la competencia, jugaron el partido ante 10.000 espectadores en el Estadio Nacional del Partido Facista con la presencia del dictador Benito Mussolini. El “Tri” arrancó mejor y se puso en ventaja a los 25 minutos del primer tiempo con gol de Manuel Alonso. Pero el estado físico de los norteamericanos fue superior. Cinco minutos más tarde cayó el empate de la mano del italoestadounidense Aldo Donelli quien marcó cuatro tantos en ese encuentro. Dionisio Mejía anotó el descuento. El partido finalizó 4-2.
Los dirigentes mexicanos habían sacado pasajes de vuelta una vez finalizado el torneo, pero no lograron clasificarse, jugaron cuatro partidos amistosos en tierras europeas. El regreso a su país no fue el mejor porque se cruzaron con el desencanto y el olvido de la gente que les dio la espalda tras la derrota.

Your email address will not be published.