“EL ROL DE LA MUJER EN EL DEPORTE ES REVOLUCIONARIO”


Evelina Cabrera, presidenta de la Asociación Femenina de Fútbol Argentino (AFFAR), creó su propia escuela de fútbol femenino como herramienta de inclusión y organización social.

Por Emilia Rojas 

Se fue de su casa a los 13 años y vivió en la calle durante su adolescencia. Allí buscó  el respeto de los demás y aprendió a ganarse la vida repartiendo volantes, cuidando autos y prostitutas. Su pasión por el deporte surge a través de un desafío: demostrarle a las personas que ella es capaz de superar cualquier obstáculo. Hoy con 31 años, es presidenta de la Asociación Femenina de Fútbol Argentino (AFFAR) y dirige su propia escuela de fútbol junto a la Fundación Boca Social.

-¿Sentís que desde chiquita había algo que te motivaba a conseguir cosas para todos?

-Creo que influyó que creciera y que viviera rodeada de gente que quiere marcar que “tu destino es esto” y no tenés posibilidad de crecer o desarrollar nada. Por el hecho de vivir en un lugar humilde o por estar en la calle, la gente te marca como que no tenés ninguna otra posibilidad. Entonces creo que sale esa fuerza de querer demostrar que se pueden hacer cosas. Diciendo, ¿por qué no? Todo lo que hago ahora lo soñaba, como buena soñadora y no lo contaba por miedo a que me dijeran que estaba loca.

Evelina llega al fútbol a través de una compañera de trabajo en un local de colchones. “Una chica me dijo que jugaba al fútbol y yo insistiéndole me metí, el equipo era horrible. Yo dije que de fútbol no sabía nada, pero sí de entrenar y que hiciéramos físico o que por lo menos corriéramos la pelota. La capitana del equipo se enojó y me echó. Me armé mi propio equipo y me di cuenta de lo lindo que era el fútbol”, cuenta entre risas. Allí emprendió su camino ayudando a las mujeres desde un costado deportivo.

-¿Cómo surge AFFAR?

-AFFAR surge por una necesidad que teníamos las chicas de querer mejorar la situación del fútbol, creíamos que del lado social podíamos hacer muchas cosas, sacar esa mala creencia de que ayudar en lo social es dar una pelota y listo. La idea de AFFAR es brindar herramientas para ayudarlas a crecer en lo que quieran.

-¿Y qué rol ocupan las mujeres en el deporte?

-Yo creo que es revolucionario. Antes siempre te limitaban y ahora la mujer al buscar oportunidades, lo que hace es involucrarse. Me pasa con Las Ramonas, cada una de ellas tiene su pelota, y la pelota para el fútbol ciego sale muy cara. Eso te habla de voluntad: “no tenemos esto, vamos a buscarlo nosotras”. Y eso es lo que revoluciona, no esperamos nada lo buscamos.

-Ahora que sos conocida, ¿Viviste hechos en donde te dijeron que no podías lograrlo?

-Ahora ya no tanto. De mis colegas femeninas es como que ahora tengo más apoyo más que nada en lo dirigencial, porque viste que hay todo un tema de recelos y esas cosas que siempre pasan. En cualquier ámbito, pero sucede. Acá no se trata de quién es mejor o peor, estamos en la misma. Cada una se desenvuelve a su manera, con su rol, pero haciendo lo mismo.

-¿Y cómo lograste romper esos estigmas, de decir yo puedo dirigir, puedo ser presidenta?

-Más que nada resistiendo. Hay que resistir. Yo me pongo en un lugar y sé que me van a hablar mal. Pero esta es la realidad, en cualquier ámbito. Siempre va a haber un por qué, nunca por tus méritos propios. Entonces a mí al principio me dolía, lloraba todo el tiempo porque trataba de demostrar que realmente era porque me estoy preparando, porque todo el día trato de aprender cosas nuevas, estudiar.

-¿Desde qué lugar te le plantas hoy a la sociedad?

-Sigo siendo la misma de siempre. Yo soy la piba común de siempre que, si una piba tiene un problema y yo me tengo que meter en el medio del barro, me meto y la voy a ayudar y si tengo que hablar en el super hotel Sheraton les hablo igual a todos.

-¿Por qué el deporte como herramienta de inclusión?

En realidad es cualquier deporte. A mí me gusta el fútbol. Ahí tenes el aprendizaje, te enseñan a manejarte en equipo, las estrategias, involucrarte con el equipo, hábitos nuevos de vida, saber lo que es una rutina, respetar los horarios, al compañero. Hay un montón de cosas recontra válidas que sirven para trasladarlas a la sociedad. A veces no están vistas por estas cosas que suceden mediáticamente, pero creo que, si sabemos trasladarlos de manera positiva a las chicas, va ser redituable para la sociedad y para ellas.

-¿Qué te pasa cuando te encontrás con grandes personalidades masculinas como Tévez y reconocen tu trabajo?

-Me rio, me ha pasado por ejemplo en lugares que me dan un reconocimiento y me saludaban y no sabían quién era yo. Lo que cuenta son todas las personas que pensaron en vos y que eso quizás sirve para sumar puntos a tu acción. Eso que me dicen a mí, yo lo deposito en otros. Me dieron esta distinción, pero eso refuerza en todo lo que hacemos de manera positiva.

-¿Qué creés que significó Evelina Cabrera para todas las mujeres que tenían miedo de mostrarse y se sentían menos en el deporte?

-No tomo conciencia, yo creo que el no tomar conciencia, hace que siga plantada en el lugar en el que estoy, haciendo cosas. De lo que sí me pongo contenta es de poder hacer cosas para que las mujeres tengan sus herramientas. Que se comprometan y se tomen el trabajo y juntarlas para que se unan para potenciar lo que hacen, eso para mí es un premio. Ese es un premio que tengo en la vida. Y creo que entonces Evelina sirvió para algo.

Your email address will not be published.