EL YOGA: UN RECURSO FUNDAMENTAL EN LA SELECCIÓN DE ALEMANIA


Desde 2005, el yoga es una herramienta en la rutina diaria de la Selección alemana de fútbol. Jürgen Klinsmann la integró en un plan de trabajo, que el actual entrenador y fiel seguidor de la disciplina, Joachim Löw, se encargó de continuar hasta actualidad.

Por Santiago Squivo

“Los futbolistas trabajan otros músculos diferentes a los que cargan durante un partido. El yoga te permite estirar músculos que estuvieron sometidos a un gran esfuerzo”, decía Jürgen Klinsmann, seleccionador alemán entre 2004 y 2006. Joachim Löw, actual entrenador y asistente en esos años, es un apasionado seguidor de la disciplina. En un principio, la inclusión de la actividad y del instructor, Patrich Broome, fueron motivo de risa para la prensa germana. No obstante, eso no impidió que sus resultados se vieran reflejados en un proyecto a largo plazo que permanece hasta la actualidad.
Hoy, a pocos días del comienzo del Mundial de Rusia 2018, Alemania es la defensora del título obtenido en Brasil 2014 y el yoga aparece como uno de los recursos que hace posible el alto rendimiento de los jugadores dirigidos por Löw. ¿Cómo funciona la disciplina aplicada a un equipo de fútbol?
El yoga combina la fortaleza del cuerpo y el desarrollo espiritual y mental, en la que se aprovecha la resistencia y la tolerancia. La Selección alemana la incluyó en sus entrenamientos en 2005, cuando el ex delantero germano, Oliver Bierhoff, fue nombrado manager e integró al cuerpo técnico a Broome. “Es un ejercicio estupendo para relajarse. Todos los jugadores se quejan de que no pueden dormir en los grandes torneos porque hay mucha tensión. El yoga va muy bien para tomar cierta distancia y volver a sosegarse”, le declaró el instructor a FIFA.com en 2016.
Löw, que continuó el proyecto de Klinsmann a partir de mediados del 2006, sostiene que el equipo tiene que estar al máximo, tanto físico como mentalmente y explica que con el yoga se mejora la concentración y eso puede derivar en buenos resultados en el terreno de juego.
Rafael Pros, director del Centro de Profesores de Yoga en Argentina, explicó para Éter Digital cómo se vuelca la disciplina en el funcionamiento de la Selección teutona: “Es la ventaja que tuvo, por eso ganó el último Mundial. Un jugador que logra intensificar los factores físico, energético y mental tiene una gran diferencia a favor sobre otro que no lo hizo”. Ademas, agregó: “En la parte física del yoga se trabaja mucho la elongación y la respiración. La elongación te permite tener más flexibilidad en los músculos, reducir el margen de lesiones y ganar más velocidad. La respiración, una de las bases fundamentales del yoga, provocará una mejor respuesta física. Al tener más capacidad pulmonar, los músculos tienen una gran reserva de oxígeno. Y en el aspecto mental, a través de la meditación, desconectas tu mente de cualquier otra situación”. Pros cree que cuando un jugador está mal de ánimo, genera una descoordinación en el estado del grupo. “Si todos están con una actitud positiva y van hacia un mismo lugar, hay una buena preparación mental del grupo. Por eso, si ves a los alemanes, los tipos pueden ir ganando o perdiendo y juegan igual. Parecen máquinas. Sucede que están más liberados de emociones porque meditan y ganan más concentración. En cambio, los jugadores argentinos se desgastan mucho emocionalmente. Los alemanes mucho menos que cualquier equipo”, explicó el director.
Thomas Müller, Mario Götze, Bastian Schweinsteiger y Per Mertesacker, estos últimos tres sin formar parte del actual plantel, son algunos de los jugadores que se convirtieron en seguidores de la disciplina desde que se comenzó a implementar en 2005 hasta la actualidad en el seleccionado.
A pesar de superar los prejuicios y reafirmar el uso del yoga como un ingrediente fundamental dentro de la receta que determinó el éxito de Alemania en Brasil 2014 junto a una numerosa sucesión de podios, muchos planteles de clubes o selecciones no implementan la disciplina en sus rutinas de entrenamiento. “Tengo constancia de que clubes alemanes, ingleses y españoles la usan, pero cuando viajo con la Selección y hablo con miembros de otras delegaciones, algunos todavía se sorprenden de que haya un profesor de yoga en nuestra expedición”, contó Broome. Por su parte, Pros dijo: “Pocos la tienen en cuenta. En general, los entrenadores no utilizan la respiración profunda que ofrece el yoga, están más preocupados en ganar más potencia y fuerza. Tampoco perciben algunas situaciones como el estado de ánimo del jugador”.
En vísperas de un nuevo Mundial, con un proyecto que arrastra más de una década de trabajo que contempla tanto lo futbolístico como lo extra futbolístico, no es casualidad que Alemania se posicione, una vez más, como uno de los candidatos a llevarse la Copa del Mundo que se jugará en Rusia.

Your email address will not be published.