EN LOS MICROS, LOS CHICOS VIAJAN EN EL “AIRE”


La mayoría de los chicos menores de cinco años viaja a “upa” en los micros de media y larga distancia y paga un seguro que varía entre $10 y $25, según la empresa. Esto ocurre porque no existe una ley o disposición de ningún ente que obligue a los menores a ocupar la butaca del micro y a contar con la seguridad correspondiente.
“Desde lo normativo, la Ley de Tránsito 24.449 especifica que en los vehículos no deben viajar más pasajeros que las plazas declaradas. No puede existir el ´te llevo a upa´, pero pasa porque no hay una regulación específica de las empresas de transporte”, explicó uno de los encargados del área de la Dirección Nacional de Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y ex trabajador de la CNRT, quien prefirió mantener su nombre en reserva.
Los accidentes representan una de las primeras causas de muerte en menores de cinco años. Luchemos por la Vida cuenta con la última estadística del 2016 sobre los accidentes de tránsito y sus víctimas en Argentina e indica que el 6% de muertes corresponde a menores de 0 a 12 años. En el 2015 siendo el total de 7.472 muertos, incluyendo todas las edades.
El organismo de control y fiscalización de la seguridad para el viaje es la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT). Ninguna voz oficial pudo explicar esta irregularidad. Desde la CNRT se derivó a la Agencia de Seguridad Vial. Pero las respuestas son esquivas de ambas entidades y se traspasaron las responsabilidades. Mientras que a los micros no le exigen un sistema de silla retención infantil e incluso no todos cuentan con el espacio disponible.510ac6da175b1_1105x736“Hay un problema técnico al instalar la silla para menores de cinco años. En el auto tenés el cinturón de seguridad donde te aferra al asiento. En cambio, el cinturón que tiene el colectivo solo te agarra la cintura. Por lo tanto, se necesitaría un sistema especial, el cual no todas las empresas lo poseen”, reconoció la fuente consultada del Observatorio y agregó: “Aunque si se respetan las normativas de velocidad impuestas a estos transportes, no es algo que evite los siniestros, pero sí minimiza la probabilidad de un accidente mayor”.
Para que el menor viaje seguro se debe abonar el pasaje completo y, si la empresa dispone, se incorpora la silla correspondiente. Pero por cuestiones económicas a las familias les conviene pagar dicho seguro, ya que es mucha la diferencia en plata. Un pasaje solo de ida desde la terminal de Retiro a Salta cuesta aproximadamente $2500, a Posadas $1200, a Río Gallegos $2500 y a Mar del Plata $700. Estas tarifas varían según la fecha y época del año.
En la página web de Grupo Plaza, una de las empresas de transportes de media y larga distancia más contratadas, explican: “Los niños menores de 5 años (presentando DNI) no pagan pasaje pero deben pagar un seguro en boletería al momento de viajar. No tienen derecho a ocupar asiento ni reclamar servicio abordo”.
Los seguros que otorgan las empresas se regulan por la Superintendencia del Seguro de la Nación (SSN). Según publicó en Página 12 en 1996 la SSN detectó que las aseguradoras ocultaban gran parte de los juicios que tenían entablados en su contra por los siniestros sufridos por chicos que viajaron solo abonando el seguro. El diario daba cuenta que los damnificados no cobraban nunca lo que ellos decían indemnizar ante un siniestro en un medio de transporte de larga distancia. Elena Guarriello trabaja hace ya varios años en la SSN, se encuentra en el área de atención al asegurado y advirtió: “Los seguros que otorgan las empresas de transporte son solo de responsabilidad civil”.
Según la misma nota publicada en Página 12, sobre el conocido accidente de los estudiantes del colegio Ecos, “buena parte de la responsabilidad en el diseño de este sistema de seguros que no resguardan a nadie fue realizado por Claudio Moroni, quien en los noventa era el Superintendente. Moroni buscó una solución para los seguros de las empresas de transportes y la plasmó en la Resolución 25.429 de la SSN del el 6 de noviembre de 1997”. Esta resolución indica que los transportados pagan un seguro pero en realidad no están resguardados. La asegurada sería entonces la empresa. Esto desemboca en un desamparo a los pasajeros y a cualquier víctima de un accidente provocado por un colectivo o un micro.
Al hacer una consulta como cualquier ciudadano, una empleada de la mesa de entrada del área de calidad y prestaciones de servicio de la CNRT explicó que por usos y costumbres los menores de cinco años, en recorrido nacional, y menor de tres, si es trayecto internacional, no pagan pasaje pero tampoco tienen derecho a un asiento. En los micros, comentó, que no es como los autos, ya que éstos no cuentan con el asiento correspondiente para instalar los Sistemas de Retención Infantil (SRI). Además indicó que el seguro es solamente para acreditar que la persona estaba en el viaje, aunque no pudo especificar cuál es la cobertura de estos seguros.
Luego de presentar una carta formal a la CNRT en busca de la respuesta o alternativa a la seguridad de los menores, Pablo Javier Moreno, del área de calidad, se limitó a enviar la Ley de Tránsito Nacional 24.449, donde solo se especifica que “los vehículos que se destinen al servicio de transporte estarán diseñados con las mejores condiciones de seguridad de manejo y comodidad del usuario”.
“Lo que tendría que pasar es que no permitan viajar menores en brazos”, explica el encargado del Observatorio y agrega: “Las compañías utilizan los grises de la ley. Prácticamente no es un pasaje el que venden, sería como una constancia”. La falta de detalles de la ley donde no específica el caso de que un chico viaje en brazos o cómo tendría que ser la seguridad hace que no exista un control sobre esto. Desde el área de Seguridad Vial, en tanto, se indicó que están “trabajando sobre el tema”.

Your email address will not be published.