ENSEÑA, RESISTE, SUEÑA


El conflicto entre el Gobierno y los gremios docentes se centra en la apertura de paritarias a nivel nacional pero también abarca reclamos relacionados a la falta de infraestructura.

Por Emilia Rojas

“¡Muchas gracias por esta lucha, no bajen los brazos!”, grita un hombre al pasar por la escuela itinerante. Con la fachada azul, frases que invitan a resistir y varios docentes orgullosos de vestir sus delantales blancos y planchados, se ha instalado, de manera creativa, la “escuela que le enseña a la sociedad”.
Luego de aquel violento episodio que se vivió el domingo 9 de abril, cuando la Policía Federal reprimió bajo la lluvia a los docentes que intentaban montar la estructura, los maestros y voluntarios decidieron plantarse y hacerle frente a la crisis educativa que atraviesa el país. No importaron los golpes ni los palos, duele mucho menos que una escuela sin bancos o que un comedor sin platos. No importó la lluvia ni el sol, ellos llegaron, sacaron unas sillas y cuadernos y se pusieron a dar clases en medio de una plaza, de la calle y de las paradas de colectivos.
“Ser un maestro itinerante es poder conversar con la sociedad, exponer y visibilizar al común de las personas nuestras problemáticas y que puedan entender porque peleamos” asegura Raquel Dalves, maestra en la provincia de Chaco que llegó a Buenos Aires para respaldar la lucha de sus compañeros.

La discusión entre el gobierno y los gremios docentes se centra en la apertura de paritarias que no contempla solo un aumento salarial, sino también los múltiples reclamos en cuanto a infraestructura y dignidad que se han denunciado desde los últimos años. “Nosotras venimos de provincias muy castigadas porque el gobierno nacional se ha retirado absolutamente del sostenimiento de la escuela pública”, aseguraba Norma Pucheta, docente de la provincia de Formosa.
Los maestros que ya están instalados frente al Congreso Nacional, remarcan sonrientes la gran alegría que sienten al recibir cálidos mensajes de transeúntes, estudiantes y docentes jubilados que se han acercado hasta el lugar para participar de alguna actividad, dejar su firma en apoyo o simplemente para darle un abrazo a aquellos héroes que visten de blanco y que han dejado la conformidad de sus hogares, para luchar por una educación igualitaria, inclusiva y de calidad.
“Ayer vino Pérez Esquivel, es el nobel de la paz y tenemos apoyo de todos los intelectuales de la educación, también vinieron Flavia Terigi, Roxana Perazza, Patricia Redondo, Sandra Carli y muchos más. Todos entienden que es la escuela pública la que está en juego”, señalaba Laura Vilariño, docente. “Todo el apoyo que recibimos, son caricias al alma”, agregó.
La escuela Itinerante seguirá de pie hasta el 5 de mayo gracias a la negociación que realizaron los docentes; el defensor del pueblo, Alejandro Amor y funcionarios del gobierno. Las actividades destinadas para cada día pueden verse a través de la página de Facebook: Escuela Itinerante.

Your email address will not be published.