ENTRENADORES ALEMANES, LOS MÁS BUSCADOS


Alemania aportará al mundial Brasil 2014 cuatro directores técnicos y será el país que más tendrá en la competencia. Diego Klimowicz, Rodolfo “Pelusa” Cardoso y Javier Pinola, jugadores argentinos con experiencia en la Bundesliga, indicaron las diferencias entre los entrenadores argentinos y los alemanes. 

Por Leandro Xabier Maimó (@leanmaimo)

El fútbol alemán está pasando un momento fabuloso, no sólo por su Selección y por su liga, sino también por el desempeño de sus directores técnicos. El país europeo, además de ser uno de los grandes candidatos al título, será el que cederá más entrenadores. Los cuatro afortunados serán Joachim Low (Alemania), Jurgen Klinsmann (Estados Unidos), Ottmar Hitzfield (Suiza) y Volker Finke (Camerún). Cualquiera podría decir que es pura casualidad que hayan cuatro alemanes en este mundial, pero no es el caso. Alemania tiene una liga muy nacionalista como la Bundesliga, en la que la mayoría de las plantillas está formada por jugadores locales y en la que compite uno de los mejores equipos de Europa, Bayern Munich, que cuenta con varios integrantes del seleccionado.

Javier Pinola, lateral izquierdo argentino surgido en Chacarita y que milita desde el 2005 en el Nuremberg, destacó el nivel de juego de la Bundesliga: “Se intenta jugar con la pelota al piso, todos salen a atacar y se arman muy lindos partidos. Es una liga competitiva. Incluso siempre digo que no le dan bola a la liga alemana, pero Alemania en los mundiales termina siempre entre los cuatro primeros y la mayoría de los jugadores que están en la selección juega en la liga”.

Por otra parte, para que la esencia del fútbol alemán se cumpla, debe haber técnicos que sepan inculcar ese estilo para que el equipo funcione dentro del campo de juego. Rodolfo Cardoso, ex jugador de Boca y Estudiantes, es el primer entrenador argentino en dirigir en la máxima categoría alemana y trata de hacer lo que sacó de cada profesor que tuvo durante su larga carrera en la liga: jugó en Friburgo, Werder Bremen, Hamburg 08 y Hamburgo, club que luego de su retiro lo contrató como DT. Cardoso marcó una gran diferencia entre los técnicos argentinos y alemanes al señalar que los de nuestro país dejan hacer picardías, trabajan la pelota parada y les enseñan a los defensores a tener mañas. En cambio, expresó que los de Alemania ponen mucho énfasis en la táctica, que es la faceta que más valora de ellos. Como contracara de la cantidad de jugadores nacionales que tiene el país europeo, “Pelusa” concluyó en que el crecimiento de la Bundesliga se ha producido en gran parte por cómo se abrió culturalmente con la llegada de futbolistas turcos y polacos, entre otros. “Eso ayudó para cambiar un poco la mentalidad del fútbol alemán, que era correr y meter. Ahora hay un poco más de talento y plasticidad, y eso se lo debe a los jugadores extranjeros”, sentenció.

Diego Klimowicz, delantero argentino que pasó entre 2002 y 2010 por Wolfsburgo, Borussia Dortmund y Bochum, describió al fútbol alemán como muy ofensivo y muy frontal: “Se juega a pocos toques pensando siempre en el arco rival. Eso es algo que para un delantero es muy lindo porque tenés mucho contacto con la pelota y siempre hay oportunidades por los carriles tirando centros o pases en profundidad. Entonces hay muchas alternativas y es por eso que hay tantos goles”.

Alemania, Estados Unidos, Camerún y Suiza, los seleccionados que comandarán Joachim Low, Jurgen Klinsmann, Volker Finke y Ottmar Hitzfield en Brasil 2014, son muy distintos, desde sus culturas hasta sus formas de jugar. Pero todos tendrán ese toque que los caracteriza. Se impondrá el estilo de querer atacar al rival y de tomar riesgos en defensa, además de jugar con la pelota pegada al césped para aprovechar la velocidad de los jugadores. Alemania demostró ser no sólo una escuela de talentos en cancha, sino también una escuela técnica que enseña un modelo de juego y una identidad propia a sus entrenadores.

Leave a Comment


Your email address will not be published.