“ES IMPORTANTE LA PARTICIPACIÓN DE LOS VARONES DENTRO DEL FEMINISMO”


Ingrid Beck es periodista, impulsora del colectivo Ni Una Menos y directora estratégica del proyecto “Argentina cuenta la violencia machista”.

Por María Belén Ancarola

“Las marchas sirven para visibilizar la violencia machista, para que esté en la agenda pública y para que funcione como acompañamiento de muchas mujeres que piensan que sólo ellas están pasando por este tipo de situaciones”, explica mientras revisa su computadora en su oficina de la Escuela TEA Arte, donde es directora. La convocatoria que surgió de la necesidad de decir “basta de femicidios” se realiza todos los 3 de junio desde 2015, y desde ese entonces, las denuncias por violencia machista aumentaron: “Es un problema de hace miles de años, pero la problemática empezó a visibilizarse más. Cada vez hay más víctimas que se sienten acompañadas y se enteran de los recursos que hay para denunciar”, dice.

Además de ser una de las impulsoras de la marcha, Beck realiza consultorías en organizaciones y empresas sobre comunicación con perspectiva de género y es directora estratégica del proyecto “Argentina cuenta la violencia machista”. Más allá de este relevamiento, no hay muchos registros de este tipo de violencia, y menos sobre femicidios: “No hay números oficiales, solo el registro de la Corte Suprema que está armado en función de lo que le informan los poderes judiciales provinciales, por lo cual no es muy fiable la información”, aclara la periodista.

-En 2015 se calculaba que una mujer moría cada 30 horas y este año cada 26, ¿crees que el número crece porque cada vez se reconocen más a estas muertes como femicidios, o el índice de estos realmente está aumentando?

-Es complicado responder sin datos comparativos. Esos cálculos son de los revelamientos de los medios de comunicación. A veces parece que lo que aumenta es la crueldad de los femicidas y algunas colegas especulan una reacción más violenta de los machos después de las movilizaciones y empoderamiento de mujeres, pero como no hay información es muy difícil calcular.

-¿Percibís cambios en la sociedad desde la primera marcha?

-Sí. Creo que hay muchísima menos tolerancia con algunas cuestiones. Lo que cambió, sobre todo, tiene que ver con la circulación del sentido social. Hay un monitoreo mucho más fuerte sobre algunas cuestiones que tienen que ver con los lenguajes, los mensajes, con lo que está bien y mal. Incluso hay marcas que tuvieron que cambiar o bajar sus publicidades por ser machistas.

-¿Y en ámbitos políticos?

-No. No soy optimista en la reacción de la dirigencia política y los que gobiernan. Veo más cambios positivos en la sociedad civil.

-¿Cuál crees que es el rol del hombre dentro del feminismo?

-Si las mujeres estamos redefiniendo nuestro rol en la sociedad, los hombres también tienen que hacerlo.  Se trata de pelear contra los estereotipos: La idea del hombre proveedor que tiene que ocuparse de ciertas cosas, que no comparte las tareas domésticas, es algo a cambiar. Lo que tiene que hacer el varón feminista es acompañar en la lucha por la igualdad de derechos.

-¿Por qué pensas que su participación es importante?

– Es una pelea transversal y creo que no puede ser sólo de mujeres porque los cambios sociales se realizan entre todas y todos. Es importante la participación de los varones y que haya cada vez más hombres feministas.

-Como mamá, ¿de qué forma opinas que se pueden criar a hijos feministas cuando a los chicos se les impone un rol de género que deben cumplir apenas nacen?

– Hay un libro muy interesante que se llama “Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo”, que tiene una serie de sugerencias muy importantes a tener en cuenta con respecto a cómo criar hijos e hijas feministas y con la toma de conciencia de madres y padres para no transmitir estereotipos a sus hijos. Yo intento, no es fácil y no siempre me sale. Es un trabajo.

Your email address will not be published.