ESCOLTAS PRESIDENCIALES


Florencio Randazzo y Axel Kicillof son dos de los funcionarios nacionales con mayor exposición. El miércoles acompañaron a Cristina Fernández de Kirchner durante su discurso en la Bolsa de Comercio. El Ministro del Interior y Transporte no oculta sus aspiraciones presidenciales y el titular de Economía es una de las voces que más escucha la Presidenta. Alumnos de ETER cubrieron el acto y cuentan cómo vivieron la jornada estos dos dirigentes políticos.  

Intimista y a la izquierda de Cristina

De pie para aplaudir y festejar los chistes de Cristina

Cobertura: Augusto Lares / Texto: Clara Paz Rapaport

Llegó junto con la Presidenta a las 18.50 y se sentó a solo tres personas de distancia de ella y cerca de Alejandro Vanoli, presidente de la Cámara Nacional de Valores. Vestido de traje y con cara seria, Florencio Randazzo ocupó un lugar central en el escenario principal del acto por el 160º aniversario de la Bolsa de Comercio.

Se mantuvo de brazos y piernas cruzados durante todo el acto, con la mirada fija hacia adelante, prestando siempre mucha atención. Sólo se puso de pie para aplaudir cuando Cristina Fernández de Kirchner subió al estrado a dar su discurso, y sonrío únicamente cuando la Presidenta hizo un chiste sobre el turismo interno.

La recuperación de los trenes ayudaron a Randazzo a posicionarse como pre candidato presidencial por el Frente para la Victoria.

El ministro del Interior y Transporte hizo oficial su candidatura presidencial en enero. En aquel momento declaró: “Soy un hombre de la política, no está mal que aspire a un cargo mayor más allá de la carga que eso implica”.

Serio, atento y prestando atención sobre todo a los gráficos que se proyectaban, que daban detalles sobre el abastecimiento energético y las diferencias entre las ganancias de quienes habían invertido en la Bolsa y quienes habían especulado con el dólar.

Al finalizar el acto, a las 20:50, Randazzo abandonó el recinto sin brindar declaraciones y por un acceso contrario al de la Presidenta de la Nación.

——————————————- 

Intimista y a la izquierda de Cristina

Cobertura: Daniel Castaldo / Texto: Leila Lobos

Despreocupado, sin corbata y con una sonrisa, Axel Kicillof llegó 25 minutos después que la Presidenta. Ocupó la silla ubicada a la izquierda de Cristina Fernández de Kirchner, compartiendo el centro de la escena con Adelmo Gabbi, quien sería el primer orador. Cinco minutos después de su llegada comenzó el discurso del titular de la Bolsa de Comercio. Kicillof movió sin cesar sus pies y habló con la Presidenta hasta que se detuvo para aplaudir con vehemencia la frase dirigida a los ahorristas: “Dejen de pensar en moneda extranjera y apuesten por las empresas, las acciones, los cheques”. 

La popularidad de Kicillof creció con las negociaciones por la deuda argentina que encabezó personalmente.

Más tarde, durante el discurso de la Jefa de Estado, Kicillof miró varias veces a los costados y asintió con cada frase. Al momento de explicar que la rentabilidad de invertir en la Bolsa es mejor que la moneda extranjera desplegó una serie de gráficos hechos por el economista. En ese momento, una empleada debió ayudar a la Presidente a encontrar el referido a las PyMes, a lo que Kicillof le respondió con un orgulloso pulgar hacia arriba y una sonrisa cómplice. Lo que más festejó del discurso fue la crítica a los gobiernos municipales y provinciales que crean impuestos y el pedido por la Ley de Hidrocarburos. Al finalizar gritó: “Vamos Cristina” y se retiró entre los aplausos.

Your email address will not be published.