ESTRELLA SUBURBANA


Kylian Mbappé, el joven de 19 años que forma de la delantera del París Saint-Germain, es una gran estrella del futbol actual y el jugador más joven de la actual Selección Francesa.

Por Agustina VazVázq

Fue en 1998 cuando Les Bleus consiguieron su única Copa del Mundo y seis meses después de ese hecho, un bebe nacería en Bondy, al noreste de París. Uno que se convertiría en el debutante más joven del Mónaco y también, quien anotó su primer gol a más temprana edad, rompiendo los records de Thierry Henry. Rápidamente se transformaría en la revelación de la Ligue 1.

Desde muy chico llevó su cabeza rapada al cero en un intento de parecerse a su ídolo Zinedine Zidane, y su sueño fue el mismo que muchos otros jóvenes de su edad: poder debutar y defender la camiseta de la selección de su país. Sin embargo, la fama y el dinero no le hicieron olvidar sus raíces. Esas que crio mientras crecía en un suburbio de París, donde podía distinguir que había muchas personas menos afortunadas que él. De descendencia camerunesa y argelina, sus padres Wilfried y Fayza siempre le inculcaron que debía ayudar al prójimo. Es por ello que a pesar de su corta edad es consciente de lo que pasa a su alrededor y quiere hacer algo distinto.

Todos aquellos equipos que llegaron a los octavos de final de la actual Copa del Mundo recibirán una suma de 12 millones de dólares, los cuales se repartirán dentro de cada plantel. El más pequeño del equipo ya decidió que no quiere ese dinero, pues prefiere donarlo a entidades benéficas que le sacaran más provecho que él.

Este joven que ha amasado una fortuna, jugando en el Mónaco y PSG, no olvida sus orígenes que fueron marcados por la violencia y los disturbios que se vivían en las calles bajas de París. Con su objetivo principal de jugar en la selección estando ya cumplido solo le queda seguir ayudando a quienes más lo necesitan.

Your email address will not be published.