EZEQUIEL FERNÁNDEZ MOORES: “QUE LA PALABRA NO SEA TAN LIVIANA, QUE NO SE LA LLEVE TAN FÁCIL EL VIENTO”


 

Tras publicar su nuevo libro en el que recopila su labor de 40 años en 55 artículos, el reconocido periodista cuenta los detalles del proceso creativo y analiza la actualidad del deporte en Argentina, en el mundo y la influencia en las sociedades contemporáneas: “Tenemos un presidente que llega desde un club de fútbol, Macri llegó a ser Mauricio gracias a Boca, este tipo de cosas también explican de qué forma es utilizada la pelota”. Su labor periodística lo llevó a recibir el reconocimiento nacional e internacional gracias a un estilo propio donde mezcla el conocimiento del periodismo y la docencia.

Por Agustín Palmisciano

Originalmente publicada en Globalonet

fernandez_moores_foto_1_2

¿Qué te motivó a escribir tu nuevo libro “Juego luego existo”?

Es una vieja propuesta que no había cumplido. La editorial, con quien tengo muy buen vínculo, propuso trabajar en conjunto con alguien para poder hacerlo. Ahí aparece Alejandro Wall, que es un gran amigo, como compilador. Son 40 años de laburo y no es que yo no quería hacerlo, pero había cierta resistencia por pensar en quien lo podría leer. Seleccionar el laburo de uno mismo es muy difícil y por eso elegí que lo haga otro.

¿Cómo fue ese período de recopilación que delegaste?

Yo le pasé un bolso con casi mil artículos escritos a Alejandro y le marqué 4 o 5 cosas que quería que figuren y él se encargó del resto.

¿Cuánto duró ese proceso?

Varios meses, no recuerdo muy bien pero prácticamente 4 o 5 meses.

Una vez finalizado el libro ¿Te encontraste con un deporte distinto al de hace 40 años?

Sí, como va cambiando todo. A la vez, vi que mi forma de escribir también fue modificándose, no estaba mal, no digo eso, pero sí veo que los textos los escribía distinto y en relación al deporte también, cambió mucho en líneas generales de lo que era antes a lo que es hoy.

¿Qué te parece hoy el deporte?

Primero me parece un deporte más mediático, como en la vida, responde más a las redes sociales y demandas de tiempo de las redes donde todo es más corto e intenso. A la vez mucho menos profundo.

¿El fútbol argentino escapa a esta dinámica?

Es como elegir la mitad de un vaso, el otro día jugó Boca con Defensa y Justicia, del lado de Defensa es extraordinario lo que está haciendo, es la demostración del deporte colectivo por excelencia, esas cosas me atraen más que las individuales, me gustan, pero lo grupal tiene otro sentido. Del lado de Defensa tenemos jugadores que no conocía nadie y lo que hicieron el otro día, en el primer tiempo fue un baile que pocas veces vi. Pero a la vez, es un equipo semigerenciado, no es lo que más me gusta como modelo de fútbol argentino con un tipo como Bragarnik que parecería tener buen gusto futbolístico y banca proyectos muy interesantes, pero a la vez leí que en una entrevista que dijo que los socios poco aportan al club y si vemos clubes con 100 años de historia creo que si cuentan algo.

Por otro lado tenemos a Boca ¿a qué juega? ¿qué es? ¿chequera? ¿chequera sin proyecto? Algunos pueden decir que bancó mucho a un técnico en un fútbol donde eso no ocurre. Pero pareciera ser que el poder tan intenso de quienes imponen los nombres y los negocios son los que te imponen los que juegan.

¿Los proyectos duran poco en el fútbol argentino?

Boca bancó mucho al mellizo, para lo que es la media del fútbol argentino. Pero cada 6 meses fue cambiando el equipo. Es como ocurre con las redes sociales y todo el deporte, los tiempos se acortaron y en los nombres más marketineros son de día a día. Te va comiendo.

¿Cómo evaluás el desempeño de la AFA?

La AFA que va a estar discutiendo el tema de las sociedades anónimas en el fútbol. Se presentó como una trinchera contra eso pero todas las señales que vamos viendo es que van a habilitar esa discusión. Con la cuestión de proyectos, hay cosas que no son creíbles,  por ejemplo la Selección, presentaron un técnico como el mejor del mundo y después del mundial lo echaron, algunas cosas se pueden entender pero se tienen que hacer de una forma más seria. Que la palabra no sea tan liviana, que no se la lleve tan fácil el viento.

Es cierto que hay un intento de hacer algo más serio a lo que se venía dando con las juveniles, pero bueno, vemos que si la AFA tuvo 3 técnicos en la Selección en 3 años y que en los clubes ya cambiaron 21 técnicos de 26 en este torneo entonces da para pensar en que difícil situación está el fútbol argentino.

Además están las urgencias económicas de los clubes ¿Cómo golpea a los equipos este proceso de formación de equipos?

Hay cosas que se pueden entender y que los clubes argentinos tengan que vender es una. Ahora Boca, que está bien económicamente ¿necesitaba vender a Balerdi en 15 millones? Buscan zaguero año a año gastando 4 o 5 millones en cada uno y de golpe aparece uno del club, no lo hacen ni jugar y lo venden. Si hablamos de equipos con mayores urgencias puedo entenderlo pero Boca no la tiene. Esas son cosas que tampoco se terminan de entender en el fútbol argentino, no sé si son negocios del fútbol o de pocas personas.

¿En el fútbol mundial se prioriza más ese negocio y la economía que el juego en sí?

Siempre hay un equilibrio entre las dos cosas. Hay una vieja frase que me gusta mucho que dice “el deporte es circo y templo” y entre ellas conviven. Por un lado el templo es la institucionalidad y las reglas junto a prácticas centenarias. El circo es la tele, el dinero y el negocio. En esa convivencia, si vos sacas el templo estás arruinando cierta parte de lo que se representa como circo. Todo eso hoy está cada vez más desequilibrado, el mundo cada vez es más injusto. Los poderosos son más poderosos y los débiles cada vez más débiles. En el fútbol pasa lo mismo, vemos cosas extraordinarias pero casi siempre en los que tienen la chequera, que son los que tienen la posibilidad de dominar y a la vez de hacer cosas maravillosas.

¿Cómo influyó la aparición de los medios de comunicación y los magnates?

La tele ha inflado de manera clara los dineros del fútbol. Antes uno se manejaba con un dinero de 100 y llegó la tele y pone 300 y el presupuesto se va a 400. Para competir, los que no están en ese presupuesto tienen que inflar como sea su presupuesto para poder competir. Entonces todos van inflando su capital y se ingresa en un circuito de inflación como vemos hoy en el fútbol. También apareció gente que paga y como resultado vemos ciertas cifras que se manejan por un jugador donde no podemos creer lo que valen, algunos sin haber debutado en primera división. Es insólito pero son los valores que pone gente que no se sabe si son los valores lógicos o si simplemente lo hacen para responder a esa carrera inflacionaria.

¿De qué manera se puede explicar el presente del deporte argentino con las modificaciones que se quieren llevar a cabo, las sociedades anónimas, el traspaso de Secretaría de Deportes a Agencia, la venta de predios, entre otras?

Hay una política del Gobierno que quiere un estado muy chico. En esa política, cuanto más se achique mejor y el deporte forma parte de ese achicamiento y entonces todo esto que está pasando con el Cenard y los predios deportivos que están queriendo ser subastado y cedidos a manos privadas para hacer un buen negocio inmobiliario no son exentos a esta política. El deporte forma parte de esta realidad que es bastante dura.

¿Con las SAD en el fútbol ocurre algo similar?

En un sentido ya llegaron, de alguna manera son las excepciones que confirman la regla y el debate que se propone es que justamente sea la regla. El debate está por darse y los socios deberían debatir en asamblea si realmente quieren eso, en algunos clubes se hizo y las cifras son más del 90% de rechazo a esa figura. A mí me gusta debatirlo, porque también entiendo que ciertos clubes chicos quieren competir y no tienen recursos y ¿de dónde pueden sacarlo? Porque a diferencia de los clubes grandes que tienen el aporte de los sponsors, la televisión y el marketing los clubes menores no lo tienen y de golpe viene alguien que les ofrece capital que le puede servir para ganar competitividad. El tema tiene algunas aristas a tener en cuenta y debe darse el lugar para los más chicos porque si no los equipos grandes siempre marcan todo y no quieren romper con ese estatus quo.

¿La injerencia política en el deporte ha progresado con el correr de los años?

Siempre existió, pero si lo trasladamos al fútbol precisamente nos damos cuenta más fácil porque es un deporte vidriera, hace más ruido y es inevitable que todos los tiburones se quieran tirar a esa pileta. Ahora tenemos un presidente que por primera vez en la historia llega desde un club de fútbol a la popularidad. Todos sabemos que era Macri y pasó a ser Mauricio gracias a Boca, esas cosas también explican en muchos casos la inflación del fútbol donde la pelota es utilizada para algunas cosas.

¿Estas cosas ocurren en otros países?

Sí. Puede ser que en Argentina seamos más exagerados y por eso lo vivamos de esa forma pero en líneas generales en mayor o menor medida ocurre. Si pensamos en distintos aspectos podemos encontrar ejemplos desde la política vemos Presidentes subiéndose al carro de campeones deportivos. No creo que seamos una excepción a la regla, esa es la regla.

¿Cómo ves el rol del periodismo hoy?

En muchos casos vemos como la televisión es socia de la explotación comercial del fútbol y compra derechos. Para comprarlos tenes que negociar con la patronal y para eso se establecen ciertos acuerdos. La tele, cuando tiene que negociar esos derechos es muy difícil, también ocurre en radios y medios gráficos, pero a la vez cada vez hay más censuras. Mientras más se comercializa el fútbol más difícil es. Por ejemplo, en España estuvo la protesta de los clubes y no fue ni si quiera televisada. Sino la filma alguien y las publica por las redes no nos enteramos y eso se debe a los arreglos que hay con los medios por los derechos. Otro ejemplo, si uno quiere entrevistar a Messi quizá sea necesario pasar por la Liga y el club para poder hacer la entrevista, porque si yo me llevo bien con ambos quizá tenga más suerte en conseguir esa entrevista y como uno necesita a Messi porque con él vendes más cantidad y además que es una gran nota pero a la vez pareciera que para llegar a él primero tengo que hacer ciertos deberes y esos están habitualmente lejos del mejor periodismo.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.