FRANCIA IMPUSO SU MISTICA Y DERROTÓ A BÉLGICA


La cita era en San Petersburgo: Mbappe, Hazard, Griezman, Lukaku, Giroud, De Bruyne; eran algunos de los protagonistas de la primera semifinal de Rusia 2018. Con esos nombres el espectáculo estaba más que asegurado y así fue.

Por Diego Jutinico

Bélgica venia inflado después de haber derrotado con argumentos de sobra al pentacampeón Brasil. Francia fue inteligente y esperó. Los belgas siempre fieles a su estilo lograron arrinconar con ímpetu a los franceses, allí fue donde apareció la figura, Hugo Lloris. El arquero francés fue determinante para que los galos lograran contener los certeros ataques belgas . Los Diablos Rojos empezaron el partido haciendo honor a su apodo y “endemoniados” remataban sin cesar a la portería defendida por Lloris, pero ningún remate lograba vulnerar el arco, Francia además de tener un excelente arquero contaba con la famosa, “suerte del campeón”, o eso está por verse.

La primera mitad fue dominada por Bélgica y Francia apenas pudo acercarse en un par de ocasiones sin mucho riesgo. Por momentos la calidad era tanta en ambos conjuntos que en su apuro por tener el dominio del balón el partido se tornaba chato, pero rápidamente alguna jugada desequilibrante devolvía las emociones al encuentro. En la segunda parte los Galos se tomaron un poco más de confianza y aprovecharon los enviones Belgas para inquietar su defensa desprotegida en algunos contragolpes. Sobre el minuto 51’ llegaría  Samuel Umtiti quien decretaría el 1-0 para los franceses después de ganarle sorpresivamente un cabezazo en un tiro de esquina a Fellaini, uno de los jugadores más altos del conjunto Belga. A partir de ahí Francia encontró mas espacios pero no lograba capitalizar los contra golpes que se le presentaban y desaprovechaba cada oportunidad para cerrar el marcador, a su vez Bélgica no renunciaba y sus ataques eran constantes pero poco efectivos, el desespero era evidente y no podían ser claros en sus avances.

Un partido ajustado en el marcador pero que dejó ver en la cancha un gran espectáculo futbolístico, para muchos una “final anticipada”. Llegó el pitazo final y con él, un tiquete directo a la final para la selección francesa que supo ser paciente y sacó a relucir su mística en los mundiales, llegando así, a su tercera final del mundo en 20 años. Ahora los dirigidos por Didier Deschamps esperan conseguir el título como lo haría en 1998 Zinedine Zidane y compañía, tienen grandes nombres en su plantel y sobre todo un gran juego colectivo, argumentos de sobra, que los pone como grandes favoritos a levantar la copa. Francia ya está pensando en el domingo 15 de julio y solo espera su rival que saldrá del choque en la segunda semifinal entre ingleses y croatas.

Your email address will not be published.