GIRLS SCOUTS


El escultismo es un movimiento internacional que busca educar a chicos y jóvenes con base en actividades educativas y servicio comunitario, y cuenta con 40.000.000 miembros en todo el mundo. En sus inicios se regía por el manual “Escultismo para muchachos” escrito por su fundador, el militar, escritor y músico Robert Baden-Powell, y al primer campamento, en 1907, asistieron únicamente niños. Si bien en 1912 ingresó al movimiento Vera Barclay, quien se terminó convirtiendo en la primera jefa mujer de una tropa scout, los varones siempre predominaron en cantidad dentro de la organización. Iara y Florecia son miembros de Scout Argentina y formaron junto a un grupo de compañeras la agrupación “Scouts Feministas”: se definen como un colectivo nacido en las redes sociales para reunirse en torno a un tema que las convoca y conmueve, con el objetivo de generar un vínculo entre el movimiento scout y el feminismo desde una oferta educativa alternativa.

Por Cloé Srulevich

Las chicas scouts consideran que en machismo está igual de presente en el escultismo como en cualquier otro sector de la sociedad, por eso decidieron militar desde adentro: “Nuestra propuesta intenta llegar a niñes y jóvenes; también a educadores a modo de llamado a la reflexión para que repiensen su praxis como tales, sean capaces de construir vínculos más igualitarios y logren derribar prejuicios y prácticas instauradas por el patriarcado”. En su facebook oficial -actualmente cuentan con 600 likes– recolectan frases machistas y homofóbicas escuchadas dentro del movimiento a través de los inboxs de sus seguidorxs: “En mi grupo gays no” y “No sos bisexual, a vos te falta una buena pija”, son algunas de las placas que las chicas suben a su muro. “Queride educadore: a pesar de todo esto, después te preguntás y cuestionás las razones por la que necesitamos hermanar y sororear al scoutismo con el feminismo”, comentan con el hashtag #LxsScouts(Machistas)AndanDiciendo.

Las chicas sumaron a sus filas grupos que replican la propuesta de pensar el escultismo y el feminismo en diferentes partes del país como Córdoba, Neuquén y San Miguel: “Mucha gente nos dijo ‘por fin se creó un espacio como este’, muches jóvenes contentos de encontrar el respaldo de un colectivo que les representen. También nos contactaron desde otro medio para hacernos una entrevista y sinceramente no esperábamos tal alcance de nuestra propuesta”, reconocen Iara y Florencia. Asimismo obtuvieron repercusiones negativas por algunos sectores del escultismo: “Nos llegaron a criticar por el logo que nos identifica -la flor de lis original del escudo Scout y en el medio un puño en alto-, y nos intimidan porque usamos el pañuelo verde de la campaña por la legalización del aborto”, manifiestan Iara y Florencia.

Las Scouts Feministas piensan a la educación como un campo abierto y en constante movimiento: “Esperamos pueda alojar a todes desde sus particularidades para generar un proyecto colectivo que mejore nuestras vidas y amplíe nuestros derechos”.

Your email address will not be published.