GRACIAS AL REPECHAJE


Croacia selló su lugar para el Mundial 2018 en el repechaje ante Grecia. Un hincha radicado en Argentina repasa las Eliminatorias y se esperanza con lo que harán los balcánicos en Rusia.

Por Ayelén Florella y Florencia Orellana

Luego de una actuación regular en las Eliminatorias de UEF, en la que escoltó a Islandia en el Grupo I luego de ser derrotado en la fecha final por Ucrania por 2-0, se dudaba de la posibilidad de Croacia para acceder al Mundial de Rusia 2018. Pero la selección balcánica, con espíritu de sobreviviente, tenía una última posibilidad: tras quedar entre los ocho mejores segundos, debía jugar un repechaje frente a Grecia. “Uno no pierde las esperanzas, quedaba una chance y sabíamos que se podía aprovechar. Es raro porque yo no nací allá, pero tengo a mis papás que sí lo hicieron y ellos me transmiten el amor por la bandera” cuenta Adrián Cuckovic, argentino hijo de croatas que reside en Capital Federal.
Croacia se jugaba su quinta clasificación al Mundial, tras haber participado en Francia 1998, Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014. El jueves 9 de noviembre de 2017, el equipo de Zlatko Dalić estaba preparado para recibir a la selección helénica en el Estadio Maksimir de Zagreb, la capital del país. Un gol de penal de Luka Modrić a los 13 minutos le abrió el camino; seis minutos más tarde Nikola Kalinić logró darle más tranquilidad a los suyos con el segundo. Los visitantes lograr achicar la luz a los 30 minutos, gracias a Sokratis Papastathopoulos, pero no sirvió de mucho, ya que Ivan Perišić marcó el tercero sólo tres minutos más tarde. Andrej Kramarić, apenas comenzada la segunda parte, selló el tranquilizador 4-1.
“No voy a mentir, vimos el partido todos juntos, no importó mucho el horario. En Argentina el fútbol mueve todo y en el Mundial esperábamos a las dos selecciones. La goleada nos dejó tranquilos pero como todo, se podía dar vuelta”, admite Cuckovic mientras mira la bandera croata que tiene colgada en la cocina de su casa.
Los croatas no se relajaron porque tres días más tarde tenían la revancha en el Stadio Georgios Karaiskáki de Atenas, con la gran ventaja del resultado como local. Durante el encuentro, los locales fueron superiores pero carecieron de la capacidad para ganarlo. El empate sin goles le bastó a Croacia para lograr lo que tanto deseaban, convirtiéndose así en el 28º país clasificado. Con futbolistas destacados del Real Madrid y Barcelona, el rival de Argentina tiene como norte en Rusia aquel mítico tercer puesto de 1998.
Croacia tendrá en Rusia su quinto compromiso mundialista. Debutará el sábado 16 de junio ante Nigeria, pero los Cuckovic tienen señalado en rojo la segunda fecha, cinco días más tarde: en el Estadio de Nizhni Nóvgorod será el duelo ante Argentina. “Para que no hayan líos y quedemos todos contentos, ojalá igualemos 1-1”, explica Adrián. El plan de juego marca como último partido clasificatorio el enfrentamiento ante Islandia, el martes 26. “Ojalá que tanto Argentina como Croacia pasen la fase de grupos y lleguen lo más lejos posible para disfrutar los partidos junto a la comunidad croata. Y, si se puede, que vuelvan a encontrarse en la final. Ahí, que sea lo que Dios quiera”.

Your email address will not be published.