GROOMING: UNA TENDENCIA QUE VA EN AUMENTO


El grooming está en aumento y las cifras son contundentes: el 85% de los ciberdelitos está vinculado a la pornografía infantil.

Por Paola Fernández Mayorales (@Paocfm87)

Los casos de contacto virtual con fines sexuales entre un adulto y un menor -o grooming- aumentaron un 35% en la Ciudad de Buenos Aires entre 2014 y 2017. Y, desde 2012, se abrieron 20.000 investigaciones, según informó el Poder Judicial porteño.

Conforme a las estadísticas de la Fiscalía especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad de Buenos Aires, arrojaron que el 35% de los casos de grooming ocurrieron en el ámbito porteño. En tanto que el 60% de los casos restantes sucedieron en la provincia de Buenos Aires, y el 30% de ellos corresponden al conurbano bonaerense. Y, en los primeros meses de este año, la Justicia ya abrió 110 causas por este delito.

Por su parte, entre enero y septiembre de 2016, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, recibió 1360 casos vinculados a la pornografía infantil, lo que constituye el 85% de los delitos informáticos denunciados.

Pero el problema no es sólo una cuestión local: a nivel nacional, se produjeron un promedio de 11 hechos por día y, entre 2013 y 2016, el aumento fue de un 1600%.

Además de las denuncias realizadas en la Fiscalía correspondiente, en el país existen distintas ONG que abordan esta problemática y que también reciben denuncias de víctimas. “Entre 2013 y 2015 recibimos 11.000 reportes de denuncias relacionadas al grooming”, informó Sebastián Bortnik, experto en seguridad informática y presidente de la ONG Argentina Cibersegura.

“Por un lado las tecnologías son necesarias y el control parental para limitar el acceso a sitios peligrosos. Al mismo tiempo hay aspectos que la tecnología no puede cubrir y que es necesario hacerlo con educación, es fundamental que los chicos adquieran buenas prácticas en sus hábitos de navegación, para ello hay que meter estos temas en el diálogo familiar”, dijo Bortnik y graficó que “cuando tu hijo está frente a una computadora, está conduciendo un auto, hay peligros, pueden chocar y tener un accidente”.

“El grooming es una problemática que está creciendo a nivel nacional”, indicó Hernán Navarro, abogado, director y fundador de la ONG Grooming Argentina y agente en la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires.

“Este aumento está atribuido a varios factores, el más importante es la ausencia de la discusión, tanto en el ámbito público y privado, sobre el correcto uso de las redes sociales”, señaló Navarro, ya que es un “delito silencioso”, porque va de lleno en la intimidad de los chicos.

En tanto que el 80% de las denuncias que recibe Grooming Argentina, es realizada por los propios menores, y la franja más afectada es la de los preadolescentes de entre 8 a 13 años”, indicó Navarro.

El término inglés grooming o acoso virtual a menores de edad, refiere a una serie de acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el fin de abusar sexualmente de él. En algunos casos puede llevar a la introducción del menor en el mundo de la prostitución infantil o de la producción de material pornográfico. En Argentina está incorporado como delito desde 2013, mediante la ley 26904, incluida en el artículo 131 del Código Penal. Y condena con prisión de seis meses a cuatro años, a todo aquel que contactare a un menor de edad por medio de comunicaciones electrónicas, con el propósito de cometer cualquier delito contra su integridad física.

Gustavo Talavan, periodista de Nuevas Tecnologías e Internet, explicó que con el auge de las redes sociales, los chicos argentinos con un promedio de cinco horas de navegación por día, “viven una vida virtual que no es la real”, y aconsejó a los menores: En internet, comportarse igual que en la vida real”.

Asimismo señaló que cada vez baja más el rango etario en que los niños empiezan a acceder a internet. “Hoy hay chicos de 9 y 10 años que usan teléfonos celulares, motivados por un tema de seguridad, para que los padres tengan un control sobre ellos”, concluyó el periodista.

Los principales objetivos de Grooming Argentina Y Argentina Cibersegura, se basan en llevar a la práctica la participación activa ciudadana, a través de la prevención, educación, capacitación y promoción para crear un espacio digital seguro para los niños y adolescentes.

Your email address will not be published.