HEUNG MIN SON, LA ESTRELLA QUE DESLUMBRA A COREA


Heung Min Son es la esperanza coreana para Rusia 2018. Ya tuvo su primera aparición mundialista en Brasil 2014, donde pasó desapercibido. Cuatro años después, y con posibilidades de hacer el servicio militar luego de la Copa del Mundo, es una de las grandes promesas del fútbol asiático

Por Tomás Bazán

La historia de Heung Min Son, el mejor jugador de Corea para esta Copa del Mundo y futbolista del Tottenham. A los 16 años se fue solo a Alemania con el apoyo de su padre, ex futbolista. Allí jugó en el Hamburgo, luego en el Bayer Leverkussen. En los dos equipos alemanes tuvo buenas actuaciones, que le permitieron pasar a Inglaterra, tras llamar la atención de Mauricio Pochettino. Esta temporada terminó como el segundo máximo goleador de los Spurs y se espera que pueda llevar sus goles a Rusia.
Heung Min Son es la figura de la selección coreana y estará presente en el Mundial. El mediocampista del Tottenham es una pieza clave en el equipo de Mauricio Pochettino. Pero a partir de junio será la esperanza del equipo asiático, que debutará el 18 del mes próximo ante Suecia.
Son viene de hacer una gran temporada con los Spurs. Marcó 18 goles en la temporada y terminó como el segundo máximo goleador del conjunto Londinense, detrás de Harry Kane, quien marcó en 41 ocasiones. El equipo londinense terminó tercero en la liga inglesa y terminaron primeros en su grupo de Champions, dejando segundo al Real Madrid, aunque luego fueron eliminados por Juventus en los Octavos de Final.
Llegar a ser una de las figuras del fútbol mundial no le fue nada fácil. Hoy en día se lo ve a Son en uno de los mejores equipos de la actualidad, que juega Champions League y pelea la Premier con los dos equipos de Manchester o como el goleador de Corea en las Eliminatorias de Asia rumbo al Mundial con 7 goles. Todo esto le costó.
A los 16 años dejó Corea, para mudarse a Alemania. Su padre, exfutbolista, le recomendó que se vaya. Lo esperaba el Hamburgo, a él y dos compatriotas más. Son fue seleccionado para jugar en el conjunto germano pero sus dos compañeros se volvieron a Asia. Se quedó solo y poco entendía el idioma. Tras buenas actuaciones en las divisiones inferiores y la reserva, dos años después de su llegada, tuvo su oportunidad con el primer equipo como extremo derecho, en la pretemporada de 2010. Allí marcó 9 goles en 11 partidos. Esto le permitió firmar su primer contrato con el conjunto alemán, con tan solo 18 años. Lamentablemente sufrió una lesión en un amistoso ante el Chelsea y esto retraso su debut en la Bundesliga.
Una vez recuperado, hizo su debut en la primera división del Hamburgo, ante el Colonia, con solo 18 años. Se convirtió en el jugador más joven del club en jugar la Bundesliga. El coreano solo necesito 24 minutos para anotar su primer gol en la liga alemana. Una primera aparición soñada. Desde ese momento empezó a llamar la atención de los clubes. Terminó la temporada 2010/2011 con 3 goles en 13 encuentros y su equipo finalizó octavo.
La siguiente temporada fue distinta, su equipo luchaba por no descender y el se lesiono al principio de la Bundesliga. Perdió su estado físico y le costó volver a las canchas para ayudar al Hamburgo. Pero en el momento mas difícil, Son volvió al campo de juego y marcó 5 goles, uno de ellos muy importante contra el Hannover, que significó la victoria y la permanencia.
La temporada 2012/2013 fue la mejor. Son pasó a ser una de las figuras del equipo. Terminó la misma con 12 goles y 2 asistencias. Brilló ante el Borussia Dortmund, el último campeón alemán, equipo al que le marcó 2 goles en la victoria por 3 a 2. Sus grandes actuaciones llamaron la atención del Tottenham, su club actual, pero el coreano decidió pasar al Bayer Leverkusen, por 10 millones de euros, la compra más cara del club hasta ese momento. Eligió emigrar al otro equipo germano porque este jugaba Champions League y, además se sentía cómodo en Alemania después de una adaptación complicada.
Son llegó a Leverkusen para ser el nuevo Cha Bum-kun, el primer jugador surcoreano en jugar la Bundesliga. Este ganó la Copa de Europa con el Frankfurt y el Leverkusen. En su paso por el fútbol alemán, marcó 98 goles en 301 partidos.
Rápidamente Son demostró sus condiciones en su nuevo club. El entrenador empezó a ponerlo por izquierda, no solo por derecha como lo hacía en el Hamburgo, debido a que controlaba muy bien la pelota con ambas piernas. La promesa se convertía en realidad. No le peso la camiseta de un equipo grande como el Leverkusen. Durante sus dos temporadas en el club, anotó 21 goles por liga y aparecieron sus primeras anotaciones en la Liga de Campeones. En la Champions League 2014/2015, Son anotó 5 goles y pasó a ser visto por los clubes mas grandes del viejo continente.
Finalmente, en 2015 se mudó a Londres para vestir la camiseta del Tottenham, donde hoy es uno de los pilares del conjunto dirigido por Mauricio Pochettino. Juega como extremo o mediocampista izquierdo y en las tres temporadas que estuvo en el club, fue titular en la mayoría de los partidos.
Son le agradece su presente a su padre. El fue quien lo entrenó desde muy chico y lo hizo mejorar. Desde que era pequeño lo hizo entrenar todos los días, doble turno. Que hoy en día maneje la pelota de la misma manera con la izquierda que con la derecha, es gracias su papá, que lo mantuvo trabajando.

Your email address will not be published.