HOMENAJE AL HUMOR


En la porteña avenida Corrientes se destaca por sobre otras una imponente marquesina. Es la cuarta edición teatral de “Bossi Máster Show”. Convergen en esta obra la cultura, los estilos musicales más variados, y viajes a través del tiempo. El humorista Martín Bossi lleva la puesta con emoción y un intacto profesionalismo, a la vez que rinde homenaje a sus colegas que han hecho historia de la comedia nacional en los años 70 y 80.

Por José Acuña

En “Bossi Máster Show” sos un actor minucioso con cada detalle. ¿Qué lugar hay en la obra para la improvisación?

Depende de los momentos. Si es un musical, no hay lugar. En el stand up generalmente hay poca improvisación, es técnica. Si sucede algo en escena con el público, apelo a la improvisación. Yo soy un improvisador nato, pero ese momento no puede durar cinco horas.

En la obra homenajeas a comediantes como Olmedo, Porcel, Minguito, Calabró. ¿Por qué?

Porque en realidad en esta etapa de mi vida necesitaba mostrarlos; se han perdido tantas cosas, tanta identidad cultural, creo que la batalla de la cultura está perdida.  Por lo menos que algunas personas nos hagan acordar lo que fuimos.

Cuando termina la obra, ¿qué te llevas de estos personajes?

La tranquilidad de haberlos mostrado a la gente, que los hayan visto a través mío en este juego teatral.

¿Con cuál de ellos te hubiera gustado trabajar?

Hacer teatro, con todos, pero más con Olmedo y Minguito. Hubiese querido cenar con “El Negro”, para irme de joda con él. En esa época había más destape y mucho rock.

¿Te reunís a cenar con tu elenco después del show?

A comer sí, aunque soy más medido. Tengo una vida un poquito más tranquila en ese sentido. Los humoristas de antes eran lindos, eran de atar la luna con el sol de verdad.

¿Por qué en la obra con la música recordás a grandes ídolos nacionales fallecidos?

Me parece que el teatro tiene que educar. A veces me dicen que a Spinetta y a Cabral no los conocen los pibes, tampoco sé si escucharon “The Wailers” y Bob Marley pero está bueno que los pibes vean; es mi función también enseñar y mostrar.

En la obra sos muy crítico con las redes sociales. ¿Cómo las manejas en tu vida personal?

Las uso a favor mío y soy medido, pero no estoy todo el día colgado mirando las redes, ni mirando You Tube en el teléfono. Twitteo cuando tengo que twitear y pongo mi material.

¿Qué se viene después del cierre de “Bossi Máster Show” en calle Corrientes este año?

Con esta obra no vuelvo a Buenos Aires, hago Mar del Plata y gira por el interior del país y después me voy a España.

Vas a España con “Máster Show”.¿Se van a hacer cambios en la obra?

Sí, aunque en realidad hay mucha colonia argentina allá; entonces vamos a ir con este espectáculo. Vamos a adaptarlo un poco ya que es bastante universal, en vez de “Miguel Abuelo” haremos a algún español que ya está en el cielo.

¿Después te vas con la obra a Estados Unidos?

Si, voy a estar un mes para Univisión, una cadena estadounidense. Mucho laburo en Los Ángeles y Miami, es lo que yo quería hacer, teatro en el off de Broadway.

 

El reencuentro de su Cristina con Tinelli

Su estallido popular fue hace más de 15 años de la mano de Marcelo Tinelli, con quien se reencontró hace semanas en una controvertida entrevista transmitida por Facebook de la que aseguró: “Hice un personaje político; me vestí de mujer  y di mi opinión de Cristina”, en alusión a la ex primera mandataria a quien caracterizó en un filoso ida y vuelta con su “amigo”. Sobre una nueva propuesta de humor coyuntural ironiza: “No voy a decir que no, hice a Cristina así que haría a Macri. Ya estoy metido en el problema”. Y aclara: “Hay que ver el contexto y el momento”. Su perfeccionismo en el escenario es la marca que permite a este artista dejar propia huella por donde pasa, ser el “Máster” en lo que hace.

Your email address will not be published.