HORUS DIJO PRESENTE EN RUSIA


Durante casi noventa minutos, el favoritismo uruguayo en el primer partido de la Celeste en el Mundial se topó con Ahmed El-Shenawy, el arquero endiosado de Egipto que frustó a los grandes nombres de la delantera sudamericana, Cavani y Suárez.

Por Leonardo Scolaro

Tras la lluvia de goles del partido inaugural, el Mundial de Rusia 2018 mostró otra cara a través del cerrado encuentro entre Uruguay y Egipto. Pese a que la Celeste rompió el cero y se llevó el triunfo sobre el final, el arquero del conjunto africano Ahmed El-Shenawy se ganó el rango de figura del partido. El jugador de 27 años le tapó un disparo a mano cambiada a Edinson Cavani, con gran destreza, y ofuscó en reiteradas ocasiones al mejor jugador del conjunto sudamericano, Luis Suárez.
Los reflejos del egipcio fueron claves en las tapadas al atacante de Barcelona, que incluyeron un mano a mano a los 24 minutos del primer tiempo. El-Shenawy, que por momentos pareció tan halcón como el dios Horus, logró tapar esa, la ocasión más clara del 9 uruguayo, tras mantenerse firme y no dejar ningún hueco para la pelota, que contuvo con su mano derecha.
La titularidad del arquero del seleccionado que dirige el argentino Héctor Cúper estaba en duda para el comienzo del certamen mundialista. El 17 de Abril, había sufrido una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda mientras disputaba un partido de su equipo, Zamalek Cairo, de la primera división del fútbol egipcio. En tiempo récord, El- Shenawy se recuperó y, ante la ausencia de Mohamed Salah, fue el mejor jugador de Egipto en el debut en Rusia.
El gol del defensor uruguayo José María Giménez en el minuto 89 no opacó la gran actuación del arquero africano, que frenó las pretensiones de una de las mejores duplas delanteras del certamen y fue reconocido al ser el elegido para acompañar a Cúper en la conferencia de prensa post partido.

Your email address will not be published.