INGLATERRA, EN LA ÚLTIMA BOLA


Atrás quedó el fracaso sufrido en el Mundial de Brasil 2014, cuando Inglaterra no logró pasar de fase de grupos. Con dos goles de Harry Kane, los británicos sufrieron pero pudieron derrotar por 2-1 a Túnez en el debut en el Mundial.

Por Ramiro Farías

Con un plantel sumamente renovado, con futbolistas que militan en la Premier League, la joven escuadra comandada por Gareth Southgate pudo cortar el maleficio, luego de no ganar en todo el Mundial 2014, y consiguió la victoria ante Túnez en tiempo de descuento, gracias a su estrella y capitán Harry Kane.

El conjunto inglés salió a jugar en Volgogrado con un gran ritmo y determinación. Apenas empezado el encuentro, Inglaterra apuró desde el inicio, intentando penetrar la dura defensa africana. Luego de un control absoluto por parte de los europeos y las ocasiones generadas ante un equipo que no pasaba la mitad de cancha, pudo llegar a la red luego de una genial tapada de Mouez Hassen, que para su mala fortuna, dejó el rebote servido a Kane, quien abrió el marcador en el minuto 11 del primer tiempo. Tras esa atajada, el portero africano abandonó la cancha con una lesión en el hombro.

Sin embargo, verse abajo no desanimó a los tunecinos que intentaron jugar en el campo contrario SIN grandes jugadas de peligro, hasta que en una jugada polémica y dudosa que el árbitro colombiano Wilmar Roldán marcó como penalti, ante un posible codazo de Kyle Walker a Be Youssef, que Ferjani Sassi no desaprovechó y convirtió, a los 35.

En el segundo tiempo, Inglaterra intentó quebrar la igualdad sin demasiadas ideas. Cuando todos firmaban un empate, el juego aéreo de los ingleses dio su frutos en el primer minuto recuperado. Tras un tiro de esquina izquierdo, un milagroso cabezazo de Kane sentenció el match. Inglaterra sueña y aspira a un nuevo triunfo, ante Panamá, que la ponga en octavos de final. Túnez, que se quedó con las manos vacías, aspira a mejorar ante Bélgica.

Your email address will not be published.