IRÁN, UNA CULTURA FUTBOLERA DISTINTA


Mohammad Farhad Koleini, representante del país islámico en la Argentina expresó cómo se preparan para la Copa del Mundo.

Por Christian Barbagallo, Dana Gómez y Franco Rossi

A pocos días de que ruede la pelota en Rusia, la selección de Irán se está preparando para enfrentar a equipos llenos de figuras mundiales como España y Portugal, que además son candidatos a llevarse el título a casa. “El Mundial es una oportunidad para conocer un poco el arte del fútbol”, aseguró el embajador, Mohammad Farhad Koleini, en exclusiva para ETER Digital.

Pese a formar parte de un grupo complicado, el pueblo iraní no pierde las esperanzas y apuesta a la experiencia de Carlos Queiroz (ex DT del Real Madrid y Portugal, entre otros) para que este año puedan llegar más lejos que en la última edición. Esa misma confianza se vió reflejada en Koleini, quien expresó: “Creo que estamos mucho más preparados que para el Mundial de Brasil, además llegamos invictos”. Pero detrás de todo el entusiasmo persa por la Copa del Mundo, hay toda una cultura futbolística que para el argentino es desconocida. El aspecto deportivo se ve opacado ante la magnitud de lo cultural.

“Durante el Mundial instalamos pantallas gigantes en los parques y plazas. La gente canta y baila mientras alienta a Irán”, afirmó Farhad Koleini. El ritual de los islámicos para ver los partidos consiste en reunirse en algún bar, casa o parque para comer y disfrutar con la familia o amigos para luego ver el duelo. Si la Selección cae derrotada, cada cual vuelve a su hogar y sigue con sus actividades como si nada hubiera pasado, pero si ganan, el ambiente es de puro júbilo. “Cuando el equipo iraní gana en el Mundial al día siguiente es como un feriado. La gente sale a la calle a festejar y bailar toda la noche”, destacó el embajador con una sonrisa.

En cuanto a la cultura del deporte en general, aclaró que en su país las prácticas deportivas no son tomadas como un negocio, sino que “están más relacionadas a la unidad humana y moral”. Pese a no concebir el fútbol como una inversión, muchos hinchas de la selección persa estarán presentes en Rusia, debido a la cercanía de ambos países. Koleini, como buen embajador aprovechó la ocasión para invitar a los hinchas argentinos a visitar Irán “para aprender un poco de sus tradiciones”.

Los hábitos iraníes parecen despertar interés en más de un país, principalmente por su sistema de gobierno teocrático más que por su juego táctico. Las limitaciones en torno a lo deportivo son uno de los temas más llamativos. Por su cultura, las mujeres y los hombres practican deportes en lugares distintos; en los partidos de fútbol está prohibido el intercambio de camisetas; y el chador, que utilizan las mujeres, debe ser usado hasta en la práctica de los mismos. Las restricciones no son únicamente en éste ámbito dado que son propias de la firme religión que se impone en el territorio iraní.

No obstante, el fútbol no es un asunto tan relevante en Irán. Mismo el embajador diferenció al declarar que Argentina se caracteriza por ser deportiva e Irán por ser mucho más “literaria”. En el país de Oriente Medio, el mundial es una tradición breve que sólo se presenta durante la participación de Irán. Asímismo, Farhad Koleini sentenció: “El Mundial es una cultura que tiene un tiempo corto y luego, desaparece”.

Your email address will not be published.