JAPÓN PASÓ POR BUENA CONDUCTA


El seleccionado nipón cayó 1-0 ante Polonia por la última fecha del Grupo H, pero dada la igualdad de puntos y goles con Senegal, consiguió el pase a octavos de final gracias a recibir menos tarjetas amarillas que los africanos. Ahora tendrá como rival en la siguiente instancia a Inglaterra.

Por Agustín Britez

El estadio Volgograd Arena vivió hoy la victoria polaca ante Japón, por la mínima, con gol del defensor Jan Bednarek en el segundo tiempo. Pocas diferencias se sacaron durante el juego. El conjunto asiático, aprovechando la rapidez de sus volantes ofensivos, tuvo las primeras situaciones para abrir el marcador mediante disparos fuera del área. Sin embargo, cuando transcurría la primera media hora, un cabezazo polaco, cruzado y certero, que llevaba destino de gol, fue interceptado con una estirada espectacular del arquero nipón Eiji Kawashima, lo que significó la ocasión más clara de gol hasta ese momento. Así, culminó la primera mitad: Polonia manejando la pelota en el medio campo y buscando a Robert Lewandowski, y Japón jugando al contraataque veloz.

En el segundo tiempo no hubo diferencias con la primera parte. El gol polaco llegó a los 14 minutos, a partir de un tiro libre ejecutado por Rafal Kurzawa, cuyo centro aprovechó Bednarek y puso el 1-0. Hasta ese momento, con la derrota y el empate sin goles entre Senegal y Colombia –las otras dos selecciones del grupo-, Japón quedaba tercero y sin chances de clasificación. Pero la alegría llegó a los rostros japoneses cuando Jerry Mina marcó el 1-0 colombiano un cuarto de hora más tarde, con el que la selección cafetera vencería a Senegal.

Con ambos resultados en juego, el grupo lo tenía a Colombia como primera del grupo con 6 puntos; mientras que Japón y Senegal, que habían empatado 2-2 entre ellos, compartían el segundo y tercer puesto con la misma cantidad de unidades (4) e igual diferencia de gol (4 tantos marcados para cada uno y diferencia en 0). De esta forma, hubo la necesidad de recurrir al último criterio de desempate que implementó la FIFA: el fair play (La cantidad de tarjetas amarillas y rojas recibidas por un equipo en el Mundial). Aquí es donde se vio favorecido Japón por su mejor conducta, ya que la selección asiática recibió cuatro, mientras que Senegal acumuló seis.

Por ello, en un Mundial lleno de sorpresas y definiciones ajustadas, esta es la primera vez en la historia que este criterio de clasificación define una clasificación. Y fue por ello, que la última parte del encuentro transcurrió con un espectáculo de toques por parte de unos japoneses que no llevarse amonestaciones, y unos polacos que, ya eliminados, convencidos con el 1-0 como despedida de un pobre Mundial.

Your email address will not be published.