LA CÁMARA DE SENADORES VOTÓ POR EL NO AL ABORTO LEGAL


En un escenario sin sorpresas, finalmente el Senado rechazó la media sanción al proyecto de Interrupción Legal de Embarazo proveniente de la Cámara de Diputados, por 38 votos contra 31, con dos abstenciones y una ausencia. Ahora la cuestión aborto no podrá volver a tratarse en el Parlamento al menos hasta 2019. Afuera en las calles, la movilización por el Sí volvió a superar ampliamente a la de los grupos antiabortistas.

Por Javier Slucki

La sesión comenzó a las 9:34 de la mañana con la Plaza Congreso dividida en dos por el vallado, dejando nuevamente una zona vacía en el centro para evitar potenciales encontronazos entre ambos sectores. Tal como sucediera en ocasión de la votación en la Cámara Baja, los pro legalización se ubicaron de Rivadavia hacia el norte, en una multitudinaria manifestación que por momentos cubrió toda la avenida Callao hasta Corrientes y se extendió por Avenida de Mayo hasta la 9 de Julio.

Los “celestes”, en un número mucho menor que los verdes pero mejor organizados que en junio último y envalentonados por el previsible triunfo, se congregaron otra vez sobre la calle Hipólito Yrigoyen hacia el sur.

La votación se produjo finalmente a las 2:44 de la mañana. La victoria del No por 38 a 31 se completó con las abstenciones de Lucía Crexell (MPN, Neuquén) y Omar Perotti (Justicialista, Santa Fe) y la ausencia de María Eugenia Catalfamo (Justicialista, San Luis). La sesión se levantó inmediatamente sin que hubiera espacio para la discusión de los proyectos de despenalización que cada uno de los senadores abstencionistas había presentado.

Mientras los legisladores dejaban el edificio, y junto con los festejos en la calle de los anti legalización, del lado “verde” un grupo muy minoritario produjo algunos incidentes que fueron reprimidos por la policía y dejaron un saldo de ocho detenidos.

En el recinto la jornada se había desarrollado con relativa tranquilidad. Entre los primeros oradores del día, de los 61 que hubo en total, estuvo el ex ministro de Educación Esteban Bullrich (Cambiemos, provincia de Buenos Aires), quien en su posición de rechazo afirmó: “Este proyecto es malo. No apunta a reducir el aborto, legaliza el fracaso”. Y pidió construir “una política de largo plazo para que no haya más abortos”.

Uno de los discursos que más polémica generó fue el de Rodolfo Urtubey, también opositor al proyecto. El justicialista salteño, al hablar de la necesidad de extender los causales de aborto no punibles, aseguró que estos debían abarcar también a los casos de violación porque “no tiene esa configuración clásica de violencia sobre la mujer”, poniendo como ejemplo los abusos intrafamiliares, en los que dijo “no se puede hablar de violación pero tampoco de consentimiento”. Más tarde debió salir a aclarar que quiso decir que “la violencia tiene formas sutiles que también deben justificar un aborto no punible”.

Los discursos de cierres de bloque comenzaron entrada la madrugada. La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner admitió, por su parte, que si tuviera la certeza de que rechazando la ley no habría más abortos que no hubiera tenido problema en votar contra la ley. Sin embargo, al confirmar su voto a favor, afirmó que quienes le hicieron cambiar su histórica postura anti legalización fueron “las miles de chicas que se volcaron a la calle”.

Como jefe del bloque de la bancada Justicialista, Miguel Ángel Pichetto brindó uno de los alegatos más festejados por los grupos abortistas, al aseverar que “el No seguramente ganará esta noche, pero el futuro no les pertenece”. El senador rionegrino criticó además a Mauricio Macri al considerar que  “la opinión del presidente no puede ser abierta frente a una decisión de esta naturaleza” y que el jefe de Estado “debería haberse comprometido a que esta ley saliera”. Pero también envió un tiro por elevación a Cristina Kirchner: “[durante el Gobierno pasado] votamos por la ampliación de derechos y el matrimonio igualitario, pero este tema [de la legalización del aborto] se nos pasó. Debemos hacer una autocrítica”.

Cambiemos dividió su tiempo de exposición de cierre de bloque en dos, con una alocución en contra y otra a favor de la ley. La primera corrió por cuenta de la radical tucumana Silvia Elías de Pérez, quien manifestó que “legalizar el aborto es admitir lisa y llanamente el fracaso del Estado. Es desentenderse de prevenir embarazos adolescentes y de cuidar a la mujer durante el embarazo”.

Luego fue el turno del formoseño Luis Naidenoff, último orador de la jornada. Como uno de los únicos tres radicales que votaron a favor del proyecto (de un total de 12), Naidenoff afirmó que “hay que asumir la sociedad patriarcal”. Y, aunque se reconoció católico, aseguró que “un Estado laico siempre es más fuerte que una creencia individual”, para  pronosticar que la legalización del aborto “es solo cuestión de tiempo”.

Los votos, bloque por bloque:

Cambiemos: 17 negativos – 8 afirmativos

Argentina Federal (Partido Justicialista): 11 negativos – 12 afirmativos – 1 abstención

FPV: 1 negativo – 8 afirmativos

Peronismo Disidente: 3 negativos – 1 afirmativo -1 abstención

Unidad Justicialista (peronismo San Luis): 1 negativo – 1 ausente

Frente Progresista (UNEN): 2 afirmativos

Partido de la Concordia Social (Misiones): 2 negativos

Frente Cívico por Santiago: 2 negativos

Frente Popular (Santiago del Estero): 1 negativo

Your email address will not be published.