LA DIFÍCIL MISIÓN DE JUGAR SIN MESSI


Ese encuentro frente a la Roja no fue el único que el jugador del Barcelona se perdió en la era Martino: antes se ausentó en la derrota con Ecuador 2-0, triunfó 1-0 sobre Colombia e igualó en cero con Paraguay y en uno con Brasil, todos por las Eliminatorias Sudamericanas. En estos casos se ausentó como consecuencia de la rotura del ligamento colateral interno en un partido frente a Las Palmas.
Los únicos dos partidos que Lío se perdió por cuestiones deportivas y no por lesiones fueron ambos por decisión de José Pékerman, en los partidos del Mundial 2006 en Alemania: en el debut contra Costa de Marfil y en los cuartos de final frente al local, partido en el que la albiceleste quedó eliminada por penales.

En este último tiempo en el que Messi tomó el papel de líder del equipo, la Selección obtuvo mayor cantidad de victorias. En cambio, en los últimos cinco partidos en los que el rosarino se ausentó, Argentina solo logró el 40% de triunfos. Tras su renuncia luego de la final perdida en Estados Unidos y con la asunción de Edgardo Bauza como nuevo técnico, la Pulga cambió su decisión y estuvo en el último encuentro contra Uruguay el jueves pasado, en el que marcó el gol de la victoria.
El rival de hoy es una de las selecciones a las que Messi más le ha convertido, con cuatro goles. Junto a la Vinotinto se encuentran Brasil, Paraguay y Uruguay. El último grito del actual capitán de Argentina ante Venezuela fue en la Copa América Centenario, tanto que le permitió alcanzar a Gabriel Batistuta como máximo goleador histórico de la selección.
Su reemplazante para esta noche será Erik Lamela, quien también sabe lo que es convertirle a Venezuela: lo hizo en la última edición de la Copa América, por los cuartos de final, partido que la Selección, que por entonces dirigía Gerardo Martino, ganó por 4-1. Según Bauza, sin Messi, el equipo tratará de asumir el protagonismo y de mantener la misma idea de juego.

Your email address will not be published.