LA DUPLA BRASILEÑA QUE VALE MÁS QUE TODO EL GRUPO


A mediados de agosto del año pasado, París Saint Germain compró el pase de Neymar por 222 millones de euros. Este año, Barcelona adquirió a Philippe Coutinho por 190 millones de dólares. Los pases de los dos brasileños, que fueron los más caros adquiridos en la historia de ambos clubes, superan los de los planteles completos de Costa Rica, Suiza y Serbia, los compañeros de grupo de la Canarinha.

Por Lucas Agüero

Brasil debutará en el Mundial de Rusia ante Suiza el 17 de junio, a las 8 de la noche, en Rostov. En la boca del túnel, cuando ambas selecciones se dispongan a salir al campo del juego, la pentacampeona estará a la expectativa de iniciar el camino rumbo a su sexto título mundial. Y no es para menos: su plantel multiplica varias veces en valor al de sus rivales. Los suizos intentarán romper su mejor marca, los cuartos de final alcanzados en 1934,1938 y 1954. Aunque, como les ocurrirá a Suiza y Serbia, será a sabiendas de la cotización millonaria del equipo de Tité.
El plantel sudamericano está cotizado en más de 600 millones de euros, sus jugadores están en la mejores ligas y varios son las máximas figuras de sus equipos, como Neymar, que es el jugador que más caro se vendió en toda la historia del fútbol, superando la cifra que Manchester United había pagado por el francés Paul Pogba. Con PSG, el delantero convirtió 28 goles esta temporada. Es decir, se podría tasar cada gol en 7,928,571 euros.
Por otro lado, Coutinho acumuló siete goles por Liga Española y dos por Copa del Rey en Barcelona. En función del valor de su pase, cada anotación equivale a 21,111,111 dólares.
Las cifras que se desprenden de las figuras brasileñas no son comparables con las de sus rivales. Suiza, por ejemplo, cuenta con una figura muy conocida en el fútbol inglés, Granit Xhaka. El volante, que juega en el Arsenal, tiene un pase que vale 35 millones de dólares, monto que no alcanza a los “precios” de los dos goles que Coutinho hizo en la Copa del Rey.

La selección sudamericana enfrentará a Costa Rica el 22 de junio, en San Petesburgo. Los Ticos fueron la revelación, justamente, en Brasil 2014, competencia en la que alcanzaron los cuartos de final. Entre sus filas está Keylor Navas, arquero de Real Madrid. Para el guardián del arco de la Tricolor, la última Copa del Mundo le cambió la vida: su gran desempeño le valió el interés del club de la capital española, que compró su pase en 10 millones de euros. Hoy, Navas está tasado en 18 millones. Es el valor individual más alto de todo el plantel de Costa Rica, que tiene el presupuesto más bajo del grupo (44,580,000 euros).
El último rival de Brasil será Serbia el 27 de junio en Moscú, capital rusa. El equipo serbio, cuyo presupuesto asciende a 255,450,000 euros y ostenta a la figura de Sergej Savic, jugador de Lazio, es el que menos distancia tiene con el brasileño. Además de Savic, que tiene 21 goles en la temporada, Matic, volante de Manchester United, revaloriza la cifra: el valor de su pase es de 40 millones de euros.

La diferencia de Brasil se remarca incluso pese a las ausencias de dos jugadores de mucho valor: Daniel Alves y David Luiz. El lateral de París Saint Germain, que se perderá Rusia 2018 por lesión, tiene un pase de seis millones de dólares, pero que cotizaba tres veces más años atrás, cuando estaba en Barcelona. Por otra parte, Luiz, zaguero de Chelsea, cotiza en 28 millones de euros. Ambas cifras no hacen mella en un valor de plantel de Brasil que marca de antemano su candidatura con las diferencias exorbitantes de numerosas estrellas.

Your email address will not be published.