El local le ganó a España por penales y consiguió el pase a los cuartos de final de la Copa del Mundo. Akinfeev fue la figura atajando dos ejecuciones. Sigue la maldición en España: perdió los cuatro enfrentamientos contra anfitriones en mundiales.

Por Francisco Gaudiano

El anfitrión aguantó todo el partido con una determinación impresionante, se bancó los constantes ataques españoles y logró llegar hasta la definición desde los 12 pasos. Ahí se hizo gigante la figura de su arquero Akinfeev, desviando dos remates y desatando la locura en el estadio Olímpico de Luzhnikí. Ahora deberá esperar por el ganador del partido entre Croacia y Dinamarca para seguir alimentando la ilusión.

El partido empezó con España moviendo la pelota por todo el ancho del terreno y buscando espacios para atacar, aprovechando el buen pie de sus mediocampistas y defensores. Con Iniesta en el banco, el encargado de la generación de juego desde la última línea fue Koke. Por su parte, la estrategia de Rusia fue replegarse y buscar la contra rápida, tanto con sus laterales como con Dzyuba (1,96 metros) mediante pelotazos aéreos para que éste bajara el balón a los volantes que se sumaban al ataque. La primera emoción llegó a los 11 minutos: un tiro libre de Asensio desde la derecha cayó cerca del área chica de Akinfeev, buscando a un Sergio Ramos que forcejeaba con su marcador Ignashevich. Eso provocó que ambos cayeran, la pelota pegó en el taco del defensor ruso y se metió dentro del arco. Una ventaja merecida por lo mostrado en la cancha.

El partido se mantenía igual. Rusia no perdía el orden y seguía cediéndole la pelota a España, buscando un error para sacar el contraataque. La Roja dominaba la pelota, ahora también con la tranquilidad de la ventaja en el marcador. Algunos centros del anfitrión alertaron a los defensores españoles, pero sin peligro para De Gea, aunque era una muestra de que Rusia estaba saliendo a buscar el empate. Así el local se fue animando y empezó a merodear con más frecuencia el área rival. El toqueteo del visitante, cuando recuperaba la pelota, le sacaba ritmo a esos ataques y planchaba el partido. Salvo Diego Costa, quien se posicionaba entre los dos centrales rivales, todos participaban del armado de la jugada: ataques muy elaborados pero sin profundidad.

La primera clara de Rusia fue recién a los 35’. Golovin recibió entrando al área, enganchó para adentro y sacó un remate que pasó cerca del palo izquierdo de De Gea. Ese ataque le dio un envión enorme al anfitrión y cambió la dinámica del juego. Los laterales se soltaron, y eso provocó que Fernandes recibiera cerca del área rival y lanzara un centro que terminó en un saque de esquina. Precisamente de ese envío, Dzyuba cabeceo y la pelota pegó claramente en la mano de Piqué. Después de unos segundos de protesta, el árbitro Kuipers cobro penal para Rusia. El propio centrodelantero se encargó de patearlo y decretar el empate, con un buen remate al palo izquierdo. La Roja sintió el golpe y salió a buscar nuevamente la ventaja. Isco le daba más verticalidad al ataque, y Diego Costa empezó a participar más del juego. Un desborde de Nacho por derecha fue lo más claro de España antes de la finalización del primer tiempo.

España salió en el segundo tiempo decidida a buscar el gol. Al minuto, Jordi Alba entró al área y no pudo conectar bien un centro desde la derecha. A los 5’, Diego Costa cabeceo un envío de Koke que pasó por encima del travesaño. Los ataques del visitante tenían otro sentido, más pensando en el arco rival que en el dominio de la pelota. Aun así, los jugadores se mantenían muy estáticos y no encontraban los caminos para penetrar el muro blanco. No movían con criterio y velocidad la pelota como en la primera parte. La desesperación y el nerviosismo empezaban a aparecer. Rusia se mantenía firme en su esquema 5-4-1 y aguantaba prolijamente los ataques rivales. Animada por su gente, se animaba a salir de contraataque y evidenciaba problemas defensivos de España por los laterales. Faltando 10 minutos, los rusos empezaron a sentir el desgaste y España cada vez llegaba más claro al área. A los 84’, Iniesta remató en la medialuna del área y exigió a Akinfeev contra su palo derecho, en lo que fue lo más claro de La Roja en todo el partido. Los últimos minutos fueron pasando, entre los centros desesperados de España y algunas contras rusas, y los 90 minutos terminaron 1 a 1. Por primera vez en este Mundial, el partido seguía en el alargue.

El encuentro continuó siendo el mismo. España cada vez más cerca de conseguir el gol y Rusia agazapada, aguantando como podía. Ya el cansancio hacia mermar el rendimiento de los dos equipos y todo se hacía más desprolijo. Isco y Asensio trataban de desbordar por los costados, Iago Aspas se juntaba con Iniesta en el medio para entrar con combinaciones por el centro, Alba y Carvajal jugaban prácticamente de extremos, Koke probaba de afuera, pero nada modificaba el resultado. El local definitivamente dejo de atacar, y todo parecía dirigido en un solo sentido. La última del primer tiempo fue un tiro libre de Koke que Piqué apenas pudo desviar, sin problemas para el arquero ruso. El segundo tiempo vino con una clara de España: Rodrigo se sacó de encima su marca y desbordó por derecha, remato cruzado y Akinfeev respondió de gran manera para dejar con vida a su equipo. La Roja seguía atacando y estaba al borde del gol. A los 114’ parecía que mediante el VAR cobraban un penal por agarrón a Ramos en el área de Rusia, pero el árbitro decidió que continuara el juego. Para agregarle un condimento más épico al juego, un diluvio empezó a azotar Moscú. Akinfeev se quedó con la última de España, un remate incómodo de Iago Aspas que no tenía complicaciones. Finalmente, el partido se iba a decidir por penales.

Penales:

España: Iniesta (G) – Piqué (G) – Koke (X) – Sergio Ramos (G) – Iago Aspas (X)

Rusia: Smolov (G) – Ignashevich (G) – Golovin (G) – Cherishev (G)

España (1) (3): De Gea; Nacho, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Sergio Busquets, Koke, David Silva, Isco, Asensio; Diego Costa

DT: Fernando Hierro

Rusia (1) (4): Akinfeev; Mario Fernandes, Kutepov, Ignashevich, Kudryashov, Zhirkov; Samedov, Zobnin, Kuzyaev; Dzyuba, Golovin

DT: Stanislav Cherchesov

Estadio: Olímpico Luzhnikí

Arbitro: Bjorn Kuipers

Goles: 12’ Ignashevich (e.c.) (ESP), 41’ Dzyuba (pen) (RUS)

Sustituciones: 45’ Granat x Zhirkov (RUS), 60’ Cheryshev x Samedov (RUS), 64’ Smolov x Dzyuba (RUS), 66’ Iniesta x David Silva (ESP), 69’ Carvajal x Nacho (ESP), 79’ Iago Aspas x Diego Costa (ESP), 97’ Erokhin x Kuzyaev (RUS), 103’ Rodrigo x Asensio (ESP)

Amonestados: 39’ Pique (ESP), 53’ Kutepov (RUS), 70’ Zobnin (RUS).

Your email address will not be published.