LA LEGIÓN DE TURNER


La nueva televisación del fútbol, en su presentación, convirtió a los jugadores en protagonistas de un cómic. La Superliga les puso sus trajes y los sacó a la cancha. ¿Qué opinan ellos, los superhéroes, acerca del nuevo formato? ¿Cómo ejecutarán el papel que les tocó?

Por Juan Pablo Francia, Juliana Vargas Martínez, Cristian Resquín, Federico Sánchez Sosa y Cristian Corbalán

No la integran Batman, Superman, ni Spider-Man, y no la editan Marvel ni DC Comics. En la Argentina, el multimedios Turner -uno de los flamantes dueños de los derechos televisivos del fútbol de Primera División-, mediante su señal TNT Sports, eligió el lanzamiento de una legión de superhéroes nacionales, futboleros y neutrales, como primera medida de comercialización de su nuevo producto: la Superliga. En representación de sus respectivos clubes, los futbolistas fueron seleccionados para probarse un traje que, como alguna vez dijo el tío de Peter Parker, “implica un gran poder” y, por ende, “una gran responsabilidad”.

Jonás Gutiérrez, reciente incorporación de Independiente, soltó las primeras impresiones: “La Superliga va a favorecer a Boca y River por dos motivos: son los que más plantel tienen y les van a pagar más por televisación”. Y continuó: “Estuve varios años en Inglaterra y, más allá de cómo terminé con Newcastle, allá la cosa era pareja para todos, más equitativo”.

Juan Cruz Komar, de Talleres de Córdoba, prefirió ser más cauto en relación a la competitividad del nuevo campeonato: “Está claro que hay muchas suspicacias. Pero lo cierto es que para confirmar si el nuevo modo de la Superliga afecta o no a la paridad entre los grandes y el resto, habrá que esperar que transcurran los partidos y varios torneos. Recién ahí podremos confirmar o descartar esa hipótesis”.

Así como Stan Lee, reconocido escritor de cómics, imaginó y realizó hasta el más mínimo detalle del universo de Marvel en el que actúan sus superhéroes, la Superliga les prometió lo mismo a los suyos. Nereo Fernández, arquero de Unión de Santa Fe, indicó: “Está muy bueno que estén los partidos, fechas y horarios ya pautados, así los equipos se pueden organizar”. Por su parte,Paulo Ferrari, de Rosario Central, señaló: “Tenemos la expectativa de que se hagan las cosas bien. Que no haya que realizar reuniones ni existan problemas por no saber si arranca el torneo o no”. Y remarcó: “Espero que la Superliga sea algo mucho más organizado, más transparente y que no haya problemas económicos con los clubes”.

A la hora de identificar a los villanos, los protagonistas de este cómic no dudaron. Las deudas y los atrasos salariales son algunos de los mayores enemigos del fútbol argentino desde hace tiempo, y la Superliga les propuso vencerlos. “Ser jugador de fútbol es un trabajo para nosotros, y como todo trabajador, a fin de mes, uno espera cobrar”, argumentóLeonardo Sánchez, defensor central de Unión de Santa Fe. En tanto, Renato Civelli, referente de Banfield, sostuvo: “La AFA no estaba pagando. Ahora, si se maneja bien el marketing de la liga y se puede vender al extranjero, entraría más dinero por los derechos televisivos y se podría ganar más plata”.

En principio, la reciente normativa pretende sancionar a aquellas instituciones que no cumplan con los pagos en tiempo y forma. A propósito de esto, Luciano Pocrnjic, arquero de Newell’s Old Boys, manifestó: “Ojalá que todos los problemas económicos que atravesamos nosotros y otros equipos queden en la historia, y que sirva para reorganizar el fútbol argentino, que había llegado a un momento de crisis”. Y concluyó: “Si cada club presenta sus pagos mes a mes, eso también va a potenciar la liga y permitir que se compita en igualdad de condiciones, con todos los clubes ordenados, como corresponde”.

La Legión de Turner ya salió a la cancha y el primer número del cómic todavía no dio indicios de lo que vendrá. Por ahora, el fútbol argentino deberá esperar. Esta historia continuará.

Your email address will not be published.