LA PENSIÓN DE ARGENTINOS JUNIORS


En el barrio de Villa del Parque, en la esquina de Epidio González y Lavallol, hace tres años que Argentinos Juniors brinda un hospedaje a más de treinta jóvenes del interior del país que practican fútbol masculino en las divisiones inferiores del club de la Paternal.

Por Lucas Alfieri

Frente al comando vecinal de la Policía de la Ciudad, una casa de dos plantas tiene todas sus persianas bajas, pero se escucha el ruido de un noticiero y se percibe que se está cocinando algo. Adentro, en la mesa de la cocina, un jóven mira el programa deportivo a la espera de que sus compañeros vuelvan del entrenamiento para almorzar todos juntos. Trabajando con el horno industrial se encuentra Raúl con su esposa, ambos encargados de cobijar a los jóvenes de la pensión, que ya preparan un guiso de lentejas para combatir el frío del mes de junio.

Lautaro Molina, jugador de la quinta división, mira el televisor sentado en la mesa palpitando la presencia de sus colegas que están por llegar. El joven tiene un forúnculo en su rodilla derecha y se perdió el primer entrenamiento de la semana en el centro de entrenamiento que se encuentra en Villa Soldati.

Molina, que jugaba en Godoy Cruz, es parte de Argentinos hace dos años y asegura que dejar Mendoza para venirse a Buenos Aires no fue fácil: “El primer año fue muy difícil, jugar en Godoy me permitía estar más cerca de mis familiares, acá me tuve que acostumbrar a otra forma de vida”.

Respecto a su relación con el titular de la pensión,el joven remarcó que “el año pasado tuvimos discusiones con Raúl que eran normales en cualquier convivencia del día a día, pero eso ya quedó atrás y ahora nos llevamos muy bien”.

Por otro lado contó que con los otros dos mendocinos que viven en la pensión formaron un grupo inquebrantable: “Vamos juntos a todos lados y compartimos mucho tiempo en la casa, somos muy unidos”. Los tres sufrieron mucho el primer año, situación que los llevó a afianzar sus vínculos por tener en común el lugar de origen y las vivencias pasadas en Mendoza. “Ahora estoy más tranquilo que antes, pero en las vacaciones voy a ver a mi familia porque estar con ellos una o dos veces por año es fundamental para mí”, señaló.

A veces la contención en la pensiones no es efectiva y el papel de los entrenadores aparece. “Al cordobés Raúl Sanzotti lo llevábamos a comer a una pizzería con mi compañera para que no se deprima. El se sentía muy solo en la pensión y entonces era una forma de contenerlo”, cuenta Carlos Balcazza sobre el rol que cumplió a cargo de juveniles en la década del 90. Actualmente es subcoordinador de inferiores en el club y entrenó a Diego Armando Maradona en la quinta división y a Fernando Redondo en la séptima.

“Generalmente cuando son muy chiquitos hay problemas de adaptación, pero en catorce años de trabajo en en el club no hemos tenido grandes inconvenientes”, resaltó Rolando Niro que coordina el hospedaje donde efectúa un seguimiento al encargado y se acerca semanalmente a la casa de Epidio González para establecer contacto con los que habitan el lugar.

Argentinos sostiene su pensión a partir de un convenio poco convencional en el fútbol argentino: la tercerización. Los clubes de mayor envergadura como Boca, River, Racing, Independiente, San Lorenzo, Vélez y Huracán cuentan con edificio propio.

En este caso, el bicho firma un contrato con un tercero que es dueño de la casa y que se responsabiliza por los juveniles cuando los mismos se encuentran en el hogar.

La idea inicial era tener un predio propio a metros del Estadio Diego Armando Maradona, pero no se concretó: “Tuvimos el proyecto en 2015 de convertir un espacio tercerizado en un proyecto más estructural de pensión definitiva, pero no hubo acuerdo de ambas partes. Era un lugar estratégico ya que estaba a dos cuadras de la cancha”, contó Niro respecto a la oportunidad de pegar el salto de calidad y no estar con un modelo de terceros que rige en la institución hace nueve años y tiene lugar en Villa del Parque hace tres.

Las inferiores en su mayoría juegan de forma oficial los días sábados, por lo tanto, las noches de ese día están libres. “Está hablado con la mayoría de los padres que el sábado ellos tienen permitido salir. El permiso lo gestionamos caso por caso”, explicó el coordinador y remarcó que “cuando estalló el tema de abusos en las pensiones los padres estaban muy tranquilos por cómo llevamos adelante el hospedaje”.

Claudio Vivas, ex ayudante de Marcelo Bielsa en la Selección Argentina, cuando tomó las riendas de las inferiores de Boca Juniors en 2017 destacó en La Nación: “Para tener jugadores más inteligentes hay que hacer que los chicos estudien. Eso es innegociable: el chico que no va a la escuela, no puede jugar en Boca”.

En este sentido, el papel de la institución consta en controlar que los jóvenes asistan al entrenamiento, al gimnasio y a la escuela. Y según Molina, una vez por mes se acercan representantes de la institución, los agrupan y les recalcan que el estudio es fundamental y que se tiene que priorizar. Mientras se desarrolla futbolísticamente en Argentinos y convive con sus compañeros día a día en la pensión, el mendocino está por terminar la secundaria y anhela seguir con una carrera universitaria más adelante.

Your email address will not be published.