LA TERCERA FUE LA VENCIDA


Además de despedirse del Mundial de Rusia, la derrota de Brasil ante Bélgica en Kazán, tercera caída desde la asunción de Tité como DT, cortó una racha de la Canarinha de 29 partidos sin recibir dos goles.

Por Maximiliano Guzmán Herrera

Dos años y tres meses pasaron hasta que un equipo le volvió a marcar más de un gol a Brasil. La selección de Tité hilvanaba 29 partidos sin recibir dos tantos en su arco, desde el empate 2-2 frente a Paraguay por la sexta fecha de eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Rusia. La cuenta volvió a cero con la derrota del Scratch por 2-1 contra Bélgica en los cuartos de final de la Copa del Mundo, que se quedó sin representantes latinoamericanos.

Cuando llegó Tité, el equipo se encontraba en la sexta posición de la tabla de las eliminatorias que organiza Conmebol. Brasil terminaría clasificándose varias fechas antes y con diez puntos de diferencia sobre su escolta, Uruguay, el otro eliminado de la jornada. El crecimiento tendría como virtud colateral una racha que, en números e incluyendo amistosos, arroja que la Canarinha ganó 22 partidos, empató cinco y perdió dos. Una de esas caídas fue ante la Argentina de Sampaoli en Melbourne.

Con Neymar como bandera, el DT pudo armar un equipo sólido en el fondo y cómodo para el crack en la ofensiva. Alisson Becker se afianzó en el arco, luego de la hegemonía de Julio Cesar. Los laterales Marcelo y Dani Alves, que no participó del Mundial de Rusia por lesión, fueron garantía siempre. Thiago Silva y Miranda, integrantes de la zaga central, fueron lo suficientemente buenos como para relegar a Marquinhos a la espera de una oportunidad.

En la mitad de la cancha, el proceso empezó con tres jugadores con más características defensivas que ofensivas, Renato Augusto, Casemiro y Paulinho. Esto fue mutando hasta la inclusión de jugadores más propensos a llegar al gol: Philippe Coutinho y Willian se transformaron en piezas claves para la creación y finalización de las jugadas de ataque. En la última línea, Neymar y Gabriel Jesús fueron los nombres propios que más tantos rubricaron. Además, para el puesto también están Roberto Firmino, de gran temporada en Liverpool, y Douglas Costa, recambio constante en Juventus.

El planteo del DT de Bélgica, Roberto Martínez, anuló cualquier posibilidad de creación y sobre todo de finalización para Brasil. Aunque en el segundo tiempo llegó al descuento por un cabezazo de Renato Augusto. Con el empuje de la desesperación por quedarse fuera de la Copa, logró complicar al rival, pero no le alcanzó para seguir en el torneo ni para estirar su racha.

Your email address will not be published.